Virginia Barcones

"En el PSOE de Soria vivimos un momento dulce"

Nuria Zaragoza - sábado, 9 de febrero de 2019
"En el PSO de Soria vivimos un momento dulce" - Foto: [[[Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez
Cuando asumió su cargo como delegada del Gobierno en Castilla y Léon el pasado mes de junio, la soriana Virginia Barcones aseguró: «Prefiero que me vayan conociendo por mis hechos más que por mis palabras».

Le hemos visto bailar la jota en San Leonardo de Yagüe, ponerse el delantal en la Alubiada de La Bañeza, subirse a la moto en Pingüinos 2019... pero, también, defender los Presupuestos del Gobierno, las nuevas líneas de reindustrialización, las ayudas del Plan de Garantía Juvenil, los refuerzos policiales, presentar la operación Tanatorio... 
El cargo no le ha robado la cercanía y sigue pisando calle. Tanto, que en siete meses y medio de delegada acumula más de 360 actos públicos (y ahí no se cuentan las reuniones, encuentros... privados). Tiene una agenda frenética pero, asegura, no olvida por qué está ahí. 
Autovías, Banco de España, cárcel, centro de referencia, travesías, comisaría, pasarelas… la lista de obras pendientes del Gobierno con Soria es larga, ¿cuáles su prioridad?
Resolver todo lo que lleva empantanado muchos muchos años para la provincia de Soria. Yo tengo la experiencia de haber estado en la Subdelegación del Gobierno de Soria hace siete años, volver y encontrar todo como quedó. Uno tiene que ser sincero y situar lo que hemos encontrado pero, también, consciente de que mirar atrás no resuelve problemas. Hay que avanzar y empezar a resolver problemas [...] Para mí y para el Gobierno de España es prioritario resolver todo lo que lleva empantanado años, bien sean infraestructuras más que necesarias, como puede ser la autovía del Duero; bien sea poner al servicio de la ciudadanía aquellas infraestructuras que estaban acabadas o con pequeñas partes por acabar, como puede ser la cárcel (donde nos encontramos todo caducado) o el centro de referencia estatal; bien sean cosas importantes para Soria que habían desaparecido de los presupuestos, como es el tren. 
Ha anunciado que el nuevo centro penitenciario abrirá en 2019. Queda terminar el colector, el equipamiento y dotarlo de plantilla. ¿El plazo no va demasiado ajustado? ¿Da tiempo? 
Sí, los plazos van muy ajustados, pero también ha sido así como lo hemos querido hacer. Es decir, la cárcel lleva muchos años acabada, sin ponerse en funcionamiento y, además, pagando unos contratos de mantenimiento, de conservación, muy importantes. Lo que planteamos fue que todo aquello que faltara se fuera tramitando en paralelo [colector, equipamiento y plantilla] para, a la mayor brevedad posible, dar una solución. Y la solución es la apertura. 
El lunes nos reunimos con los sindicatos y nos transmitieron que la mejor opción es la apertura de cuatro módulos inicialmente. Como me comprometí, lo he trasladado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. A partir de ahí, seguimos trabajando. Esa fecha del 31 de diciembre es un plazo que nos hemos querido autoimponer por esa necesidad que tiene Soria de resolver sus problemas de forma inminente. Sabemos que es ajustado, pero esperamos que no ocurra nada y que se pueda llegar. En cualquier caso, si no fuera el 31, sería 10,11,12 de enero. Pero esos son los plazos con los que estamos trabajando para no dejar pasar ni un solo día sin que se impulse el siguiente trámite. Este año van 18,8 millones en los presupuestos para colector, mobiliario y puesta en marcha. 
El mensaje del Gobierno es que mantiene el compromiso de ejecución en la A-11, con la apertura de dos tramos este año. ¿En qué medida depende que se cumplan estos plazos de la aprobación de los PGE?
Es importantísimo para la autovía del Duero, pero es importantísimo para los sorianos que se aprueben estos presupuestos porque suponen un incremento del 50% de las inversiones en Soria. Pero, también, supone que a sus bolsillos va a llegar más dinero por esa revalorización de las pensiones y el incremento del salario de los funcionarios, dos colectivos muy importantes en Soria. Y hay otras medidas como el incremento del salario mínimo interprofesional, la reducción de copagos… Por eso pido responsabilidad y lealtad con los sorianos a aquellos que representan en el Congreso y en el Senado a los sorianos. Porque estos presupuestos son objetivamente buenos para Soria. 
Y si no hay «lealtad» ni apoyos suficientes, ¿esas obras quedan colgadas?
Eso lo tendrán que explicar aquellos que con su voto dicen que no a mejores y mayores inversiones para Soria. 
En 2018 una enmienda logró introducir 20 millones para la A-15, que no se ejecutaron. Este año tampoco habrá obra porque, según apuntó el subdelegado, hay que actualizar los proyectos. El PP asegura que dejó el  trámite avanzado y no hay ninguna declaración de impacto ambiental caducada ¿Por qué esta disparidad de criterios y por qué no se logra impulsar la A-15?
Es que hay que readaptar los proyectos. Yo desde que he asumido esta responsabilidad me he esforzado por intentar hacer también pedagogía y que se entienda cuál el sistema legalmente establecido, es decir, para que podamos ver obra tiene que haber licitación de obra, y para que eso tiene que haber antes un proyecto aprobado, y eso exige previamente un estudio de impacto ambiental, y acomodar el proyecto a ese estudio. Sería engañar a los ciudadanos si ahora metiéramos 15, 20, 30 millones para una infraestructura que no tiene redactado el proyecto. Por los plazos establecidos legalmente, es inviable que dé tiempo en un ejercicio. Yel problema es que en un año es imposible resolver lo que se ha dejado de hacer en siete. 
¿El PP miente entonces cuando dice que dejó esos trámites avanzados?
Es que pueden estar las declaraciones de impacto ambiental pero no todo lo demás. Hay que adaptar ahora todos los proyectos porque, de hecho, no estaban aprobados técnicamente. Y lo que había hecho no vale prácticamente para nada porque ahora hay que ajustar los proyectos a la nueva DIA ya que, en algunos tramos, la DIA modificó hasta el trazado porque hubo alegaciones. 
Eso conlleva redactar nuevos proyectos, aprobar esos proyectos, nuevas expropiaciones… y, por tanto, decir que va a haber obra ya este año allí es engañar a los ciudadanos, y eso es algo a lo que no estamos dispuestos. Nos comprometidos a un ejercicio de honestidad y de decir en cada momento en qué situación estaban los proyectos y qué íbamos a ser capaces de avanzar. 
¿Cuál es su plan para mejorar la Soria-Torralba y hacerla competitiva? Por hacer memoria y situarnos, hay un proyecto de la Soria-Torralba de 2009. Han pasado diez años y ese proyecto hay que rehacerlo. 
En estos diez años se han acometido pequeñas obras. Pero hay que recordar que esa obra estaba adjudicada y en los últimos siete años la única inversión que ha habido es para rescindir ese contrato que había para hacer esa obra. Esto es lo que nos hemos encontrado. A mí lo que me llama poderosamente la atención es que quien ahora pide explicaciones o es súper reivindicativo con el tren, es quien resolvió la suspensión del contrato, quien dijo que no se iba a hacer esa obra y pagó porque esa obra no se hiciera. Además, en los anteriores presupuestos esta línea había desaparecido. 
Lo que hemos hecho es recuperar una partida suficiente para poder rehacer el proyecto y, si nos da tiempo, empezar a licitar algo de obra. Pero lo primero es rehacer proyecto porque han pasado diez año, insisto.
Entonces, ¿se va a retomar ese proyecto de modernización de vía para el tramo que quedó por hacer?
Claro, vamos a volver a estudiar cuál es la situación y cuál es la necesidad, es decir, qué obras hay que acometer ahora para que esa infraestructura sea competitiva y preste un servicio acorde a los años en que vivimos. 
En el tren miramos, en el corto plazo, resolver el problema de todas esas incidencias que venían ocurriendo a diario y que, de alguna manera, hemos conseguido atajar. En el medio plazo, mirar a la Soria-Torralba. Y en el largo, a la Soria-Castejón. 
¿Hay opciones reales de recuperar la Soria-Castejón? Hay quien acusa al alcalde de Soria, que es quien lidera esta iniciativa, de electoralista. 
Bueno, en los presupuestos que hemos presentado hay una partida para estudiar precisamente la viabilidad de este proyecto. Lo que hay es, por lo menos, voluntad política de estudiarlo de forma seria y rigurosa, de ver las opciones y las posibilidades que tenemos. 
Está pendiente también la estación intermodal en el Cañuelo.  La Junta ya ha dado su visto bueno y ahora la decisión está en manos de Adif, ¿se ha avanzado algo?
Ha habido reuniones, muchas. Yo misma he estado presente en algunas y yo misma he hablado con la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, y vamos avanzando. 
¿Avanzando en qué línea?
En todas las posibles para poder ofrecer entre todos un mejor servicio a los ciudadanos de Soria. Porque esto al final es un proyecto entre todas las administraciones y hay muchas partes implicadas y había muchas cuestiones por medio. 
¿Adif está a favor de la intermodal?
Adif encargó un estudio de necesidades de sus propias vía contemplando todos los escenarios, incluso el tramo que habría entre El Cañuelo y Valcorba e incluso la reapertura de la Soria-Castejón, para ceder lo que se pudiera ceder. Pero hay que fijar un convenio, porque esto es una permuta. Pero vamos avanzando y se está trabajando y la propia Isabel Pardo de Vera dijo que ahí no iba a haber ningún problema por parte de Adif.
Hay que tener en cuenta también que llevamos siete meses y medio. Hemos tenido que ir abriendo todos los frentes para ir planteando soluciones pero hay cuestiones, como esta, que son complejas y la solución no es inmediata. Eso no implica que el tema se haya dejado. Las cosas van avanzando y por buen camino. 
El Banco de España recupera el uso cultural y va a ser un Centro de la Cultura y Territorio. ¿Qué es realmente eso? ¿A qué se va a dedicar? 
Aquí queda todavía mucho que desarrollar, pero tiene dos partes importantes. Por un lado, la despoblación está haciendo que una parte de la cultura inmaterial, de las tradiciones, de los usos y costumbres… corran riesgo de desaparecer cada vez que desaparece un pueblo. De alguna manera tenemos que preservar ese legado que es parte de nuestra historia. 
Pero hay una segunda vertiente, que a mí me parece muy interesante, que es que tenemos que garantizar también el acceso a la cultura a los territorios de escasa población. Ahí tenemos que abrir un abanico de posibilidades en todas las artes escénicas, baile, teatro, música, pintura… y que acomoden su formato también a municipios de escasa población. 
Por lo tanto, tendría dos partes, una de preservar de alguna manera ese legado cultural de zonas despobladas, y otra de hacer un laboratorio, un centro, donde, desde las artes escénicas, se trabaje para dar acceso a formatos que se adapten a los territorios despoblados y se garantice así ese acceso a la cultura de todos. 
¿Una escuela de artes escénicas?
Me da miedo dar una denominación concreta pero la idea, el sentido en el que se está trabajando, es en el de garantizar el acceso a la cultura en los territorios menos poblados. Porque un teatro puede no ser accesible para esos territorios, pero sí que se puede trabajar en otros formatos que se adapten y que permiten que los ciudadanos que viven en ese mundo rural o en esa zona despoblada tengan acceso a ese formato que se ajuste a sus necesidades. 
En síntesis, un centro de cultura basado en la despoblación…
Para territorios que sufren un proceso de despoblación, pero que se les va a garantizar un formato que les permita acceder también a la cultura. 

Conocía usted la intención de Sánchez de crear la figura del «relator»? 
Bueno es que yo creo que muchas cosas no son exactamente como se cuentan. Además, ahí la vicepresidenta del Gobierno tuvo una intervención de lo más didáctica y, por lo tanto, me remito a lo dicho por ella. 
Dentro del propio PSOE ha habido gente que se ha sentido molesta...
Bueno, probablemente porque no han entendido bien de qué se trataba. Pero estoy segura de que en el mismo momento en que han oído a la vicepresidenta les habrá quedado meridianamente claro, como nos ha quedado al resto de españoles. 
Cuenta con la confianza del presidente y en ocho meses ha logrado proyectar la figura del PSOE en la Comunidad. Hay quien la ve ya más potente que Tudanca. ¿Cómo se siente en el cargo y qué aspiraciones políticas tiene?
Aquí en Soria me conocéis y sabéis que tengo una profunda vocación de servicio público. Yo me siento una privilegiada porque estoy haciendo algo que me hace profundamente feliz, que es servir a todos los ciudadanos. Estoy teniendo la posibilidad de trabajar por hacer cosas que van a mejorar la vida de los ciudadanos de la provincia. Eso es lo que me trajo a la política. Yo a la política no vine a cosas internas de partido... 
En la medida de las posibilidades y el tiempo que llevamos, estoy poniendo mi granito de arena para cambiar las cosas, admitiendo que en todo esto podré cometer errores. Pero lo que no me voy a permitir a mí misma -porque eso sí que es una autoimposición- es trabajar lo máximo y hacerlo con la mayor honestidad. Y pensando siempre no en ningún tipo de aspiración o vocación política, sino en lo que me trajo, transformar la sociedad y mejorarla.  
¿Cree que el esfuerzo que está haciendo por dar visibilidad al PSOE tendrá un reflejo en las urnas?
Es algo que no lo haces pensando en eso, pero sí que creo que puede ser una muestra de cómo los socialistas entendemos las instituciones y gobernamos. Lo hacemos con la vocación de transformar, y en la provincia de Soria creo que se ha visto. Te podrá gustar más o menos, pero Soria, bajo los mandatos de Carlos Martínez, ha sufrido una evolución importantísima. Y creo que en estos cuatro años en la Diputación Luis Rey ha hecho un trabajo impecable. Y desde la Delegación y la Subdelegación lo que hemos hecho ha sido utilizar esa posibilidad de cambiar, de mejorar, de activar proyectos.
Yo soy soriana de nacimiento y de vocación, o sea, yo vivo y quiero vivir aquí; y quiero que, si mi hijo quiere, tenga la posibilidad de vivir aquí. Eso es al final lo que te inspira todos los días, y yo siempre intento recordar por qué vine aquí y para qué he venido. Espero que, en la medida en la que se vea cómo gestionamos los socialistas, pueda ayudar a tener la confianza ciudadana. 
Si el PSOE ganara las autonómicas, ¿se ve de vicepresidenta de la Junta?
Yo solo pienso en el día a día, dar lo mejor de mí misma al frente de la Delegación, y las cosas que tengan que ir pasando, pasarán.  
Pero, personalmente, ¿le gustaría?
Bueno, yo voy día a día centrada en lo que tengo que estar centrada, en resolver los problemas que tenemos. 
A nivel local, fue una fuerte defensora de Sánchez, incluso en contra de la Ejecutiva soriana. ¿Cuál es ahora el clima en el partido en Soria? 
Yo creo que estamos viviendo -lo digo con mucha sinceridad- un momento muy muy dulce, porque estamos teniendo la posibilidad de trabajar muy bien. A lo largo de estos meses hemos tenido un entendimiento perfecto con el alcalde de Soria y con el presidente de la Diputación, sabiendo muy bien las prioridades, los objetivos. La sintonía ha sido buenísima con ellos y con el resto de alcaldes de la provincia. 
Luego, a nivel interno del partido, el momento es de máxima cohesión, de estar muy centrados en hacerlo lo mejor posible. Además, yo no he tenido problema en hablar de esto. En un momento dado, en una cuestión que era de ámbito nacional, cada uno pensamos que la mejor opción era una y apostamos por una opción, pero es que nosotros dentro de Soria nunca hemos tenido discrepancias. Al día siguiente de acabar las primarias, seguimos trabajando tan normal, porque en el proyecto político para Soria no hay discrepancias.
Ahora que está en la primera línea en la toma de decisiones y ve el peso de Soria en el Gobierno, ¿por qué  siempre queda en el furgón de cola? ¿pesan tan poco los votos sorianos? 
Yo creo que es un análisis que nos podría llevar horas [risas]. Yo pertenezco a un partido y estoy en un Gobierno en el que la cohesión social y territorial es fundamental, es parte de nuestro ADN. Ninguna persona tiene que tener menos derechos o menos oportunidades por nacer en Madrid o por nacer en Soria. Igual que lo defiendo por el hecho de ser hombre o mujer. 
Independientemente de que en Soria podamos decir que hay menos capacidad de influencia política porque, al ser menos ciudadanos, eso representa menos votos, al final es la propia ideología y el propio proyecto político de cada uno de los Gobiernos el que debe garantizar esa igualdad, es la base de todo. 
En contra de los que piden a Sánchez que adelante las elecciones, ¿usted pide concluir la legislatura para desbloquear estos proyectos?
Yo creo que este es un Gobierno que está comprometido con la provincia e, insisto, el reflejo está en los presupuestos. Y no quiero acabar sin volver a pedir lealtad con los sorianos a aquellos que tienen que votar. Que pongan datos objetivos encima de la mesa porque, si no, se estará siendo profundamente desleal con los intereses de esta provincia. 


 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Soria se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD