El Día de Soria
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Judith Villar

«Hay que hacer discriminación positiva para el medio rural"

Nuria Zaragoza - domingo, 28 de octubre de 2018
«Hay que hacer discriminación positiva para el medio rural" - Foto: Eugenio Gutiérrez; Eugenio Gutiérrez Martínez.
La diputada de Juventud admite que hay que esforzarse más por llevar servicios a los pueblos y trabaja ya para reforzar el asociacionismo juvenil en la provincia y poder atender así las demandas reales de los jóvenes rurales

Es la ‘era’ de la lucha contra la despoblación y buena parte de las estrategias van dirigidas a fijar y atraer jóvenes, especialmente en el medio rural. Desde la institución más cercana a los pueblos, la Diputación, intensifican sus esfuerzos. La diputada de Juventud, Judith Villar, repasa la situación con El Día de Soria


Según los datos del INE, Soria ha perdido la mitad de sus jóvenes, especialmente en los pueblos. Hablar de volver a atraer a los jóvenes al medio rural, ¿es un objetivo real o es una utopía dada la situación?
Yo soy optimista. Pero tenemos que partir de un hecho, muchos jóvenes salen a estudiar a las provincias de alrededor y mucha de esa gente, cuando vuelve, no tiene lugares donde trabajar. Si hubiera más oferta de trabajo, posiblemente se quedaría. Pero también es verdad que la gente que tiene intención de volver al pueblo, al final, yo creo que sí que lo hace. Yo misma soy un ejemplo en este sentido, yo he estado de maestra en la zona de Aragón y, al final, he vuelto al pueblo. Era una ilusión que yo tenía, venirme a mi pueblo, a Ólvega, y quedarme a vivir y tener a mi familia. Yo lo he conseguido y conozco a mucha gente que lo está intentando. Que se está viniendo, está rehabilitando viviendas, y se está buscando la vida. 
Para que los jóvenes no se vayan es necesario dar respuesta a sus necesidades. A grandes rasgos, ¿qué tiene Soria y qué le falta para que los jóvenes encuentren en el medio rural las condiciones adecuadas para desarrollar su proyecto de vida?
Creo que, como en algunas otras provincias que también tienen el problema de la despoblación, fundamentalmente lo que necesitamos son servicios. 
Hay gente que te comenta que el tema de internet no es tan importante. Yo creo que sí que lo es porque el mundo está conectado, y para la mayoría de los trabajos, y sobre todo cuando uno es autónomo, necesitas internet. Desde la Diputación estamos trabajando y es verdad que es costoso y nos estamos encontrando con barreras, pero se sigue trabajando intensamente. 
El que se sigan manteniendo las escuelas abiertas también es fundamental. No puede ser que a lo mejor con dos-tres alumnos te cierren un aula o, como en Ólvega, tener una clase de cuatro años con 25 niños. Quizá la administración podía hacer un esfuerzo y poner más profesores. 
El tema de los médicos también. Creo que en zonas donde tenemos este problema lo que hay que hacer es que las administraciones en general prioricen los servicios en estos sitios, porque es la única manera de que la gente se quede. Es lógico. 
¿Falta colaboración entre las administraciones a la hora de afrontar el problema y cubrir esos servicios?
Aquí voy a dar mi opinión personal, no como política. Creo que las administraciones, cada una en lo suyo, están intentando y haciendo lo más que pueden, pero sí que es verdad que podría haber un poco más de coordinación. Al final si hubiera un poco más de comunicación sería más fácil. 
Aproximadamente la mitad de los jóvenes de la provincia están empadronados en los pueblos. ¿Es real?, ¿viven realmente en el medio rural?
Lo que estoy viendo en el departamento de Juventud es que nos está costando mucho trabajar a nivel de asociaciones juveniles. 
Es verdad que hay jóvenes empadronados en los pueblos pequeños               -porque es su pueblo familiar y les hace ilusión-, pero a lo mejor luego viven en pueblos más grandes. Y a la hora de realizar actividades en el área de Juventud y Cultura en esos pueblos más pequeños nos resulta más difícil trabajar con esas asociaciones, salvo que sean grandes. Por ejemplo, con la Juve de Ólvega o con pueblos más grandes, no es tan complicado porque enseguida los localizas; pero en los pueblos más pequeños los jóvenes que hay se juntan en fiestas, verano, fines de semana y algún festivo y es más difícil trabajar con ellos. 
¿Hay que trabajar más el asociacionismo juvenil? Al final en muchos pueblos acaban siendo meras comisiones de fiestas... 
Sí, ese es uno de los objetivos de legislatura. Nos ha resultado complicado pero ya estamos trabajando en sacar una serie de actividades de cara al año que viene para trabajar precisamente el asociacionismo con chavales más jovencitos, de 12-14-16 años que son los que pueden tirar, y darles una formación para que luego puedan ellos llevar adelante las asociaciones juveniles y haya más dinamismo en la provincia. Porque está comprobado que en los lugares donde hay asociaciones juveniles hay cantidad de actividades y los jóvenes vuelven, y no solo para las fiestas, sino también para hacer otras cosas. 
El empleo es la clave para que los  jóvenes se puedan quedar y, también, para atraer pobladores. ¿Por dónde debemos trabajar para crear empleo juvenil en los pueblos de Soria?
Es complicado. En Soria tenemos el ejemplo de muchos pueblos que lo están haciendo muy bien, pero creo que hay que trabajar por un empleo de calidad, que no sean contratos temporales, que sean empleos que den más seguridad... Lo hemos visto con la línea de ayudas para vivienda joven, que ha funcionado muy bien en las tres líneas pero ha sido en la de alquiler donde ha habido más interés. Y quizá es porque los jóvenes no nos atrevemos a comprar una vivienda porque tampoco sabemos cuánto nos va a durar el trabajo... Por eso yo creo que hay que trabajar por generar empleo de calidad y duradero.  Nosotros a nivel nacional ya estamos trabajando en ese enfoque en el Gobierno nacional. Yo nunca he creído en el trabajo a cualquier precio.
Otra alternativa es el autoempleo. La Diputación y la Cámara acaban de renovar su convenio para el semillero de proyectos y el programa de pre-emprendimiento. ¿Harían falta más espacios empresariales como el que funciona en San Esteban ¿Y más programas de formación, orientación y motivación emprendedora? 
Cuando se ve que está funcionando en Soria capital y en San Esteban... creo que podría ser interesante que ese modelo se aplique en otros lugares. Lo que pasa es que en Soria tenemos lo que tenemos, pero yo soy optimista y creo que al final la gente que se queda en la provincia consigue tirar con sus trabajos adelante y se queda. A lo mejor cuesta un poco más, pero se consigue. 
¿Y más programas? Pues todo lo que se haga es bienvenido, y nos viene bien. Nosotros, por ejemplo, ahora estamos desarrollando un programa de empleo en Piqueras y nos está funcionando bien. Se está haciendo formación y, además, les va a capacitar, con el objetivo de que esa gente pueda tener su empleo. 
Menciona Piqueras, la Diputación también tenía otro programas de empleo juvenil, el Valle del Razón. ¿En qué punto está ese proyecto?
El de Piqueras está funcionando bastante bien pero el del Valle del Razón lo iniciamos pero, al final, no funcionó como esperábamos. Se inició y se dejó de trabajar en él porque no salió. Nosotros ponemos toda la voluntad del mundo pero es verdad que no siempre todo sale bien. 
¿Y hay opción de reorientar de algún modo ese programa? Al final iba dirigido al sector agroalimentario que en la provincia es puntero. 
Les daremos una vuelta a todos y, de cara al año que viene, intentaremos sacar adelante esos proyectos u otros en los que los jóvenes estén interesados. Estos proyectos vienen financiados por la Unión Europea y por eso optamos a ellos. Porque nosotros cuando llegamos a la Diputación teníamos muy claro que íbamos a intentar sacar fondos de todas las administraciones que ofreciesen dinero para hacer proyectos de este tipo, y hemos tirado a todo. 
El II Plan Provincial de Juventud recoge la puesta en marcha de ayudas para la contratación de jóvenes. ¿Qué convocatorias hay ya en esta línea?  
Este año hemos tenido una veintena de jóvenes trabajando en la casa y en estos momentos hay nueve, dentro del programa de Garantía Juvenil.  
Y hemos tratado de favorecer la contratación de empleo juvenil pero, sobre todo, que los jóvenes tengan la posibilidad de buscarse la vida a través del autoempleo. Pero no es solo a través del área de Juventud. El objetivo con el que estamos trabajando en la Diputación es que no solo el área de Juventud y Cultura trabaje con los jóvenes, sino que se trabaje de manera transversal. Por ejemplo, en Agricultura han salido líneas para jóvenes ganaderos. Se han sacado también líneas desde Desarrollo Económico... Se ha trabajado a todos los niveles en toda la casa. Luego, por ejemplo, también desde Juventud hemos desarrollado dos cursos de monitor de ocio y tiempo libre, donde pueden tener un enfoque hacia trabajos más vinculados a la educación. 
También se ha apostado por segundo año consecutivo por la línea del Erasmus y ha funcionado muy bien. Han entrado jóvenes de la provincia de Soria pero, también, de diferentes países de Europa. Y ha habido gente que ha tenido intención de quedarse en la provincia de Soria.  Desde la Diputación tiramos a muchas cosas... 
Empleo, pero también vivienda es clave para asentar juventud. 73 jóvenes obtuvieron ayudas el año pasado en la convocatoria del Plan Soria para vivienda rural joven, pero se quedaron 48.000 euros sin asignar por falta de peticiones. ¿En qué falló y por dónde se van a orientar este año las convocatorias para atender realmente las demandas juveniles?
Nosotros sacamos tres líneas, una destinada a subvencionar los honorarios técnicos de construcción o rehabilitación de viviendas unifamiliares, otra para financiar los seis primeros meses de intereses devengados, y luego unas subvenciones para el pago del alquiler durante los seis primeros meses consecutivos de 2018. Esta fue la que más solicitudes recibió y lo que se está haciendo este año es intentar dar una vuelta a las bases para hacerlas más ágiles, más rápidas, y pulir las cosas que no funcionaron el año pasado. Estamos trabajando en ellas y esperamos aprobarlas antes de fin de año. 
Para ser el primer año estamos satisfechos. Ha funcionado. Además, cuando una línea no se cubría, el dinero que quedaba pasaba a otra; pero es verdad también que nos ha sorprendido porque ha habido solicitudes donde la gente no ha justificado lo que se le pedía, o no ha presentado toda la documentación... y eso que nuestros técnicos han llamado personalmente a la gente. Se ven cosas que hay que pulir, y en ello estamos. 
El Plan de Juventud también incluye la puesta en marcha de una bolsa de vivienda de alquiler joven. ¿Cuándo estará en funcionamiento?
Se ha abordado desde otras áreas. Se ha hablado con los ayuntamientos, se ha intentado saber las viviendas que hay en los diferentes pueblos, se han sacado líneas de ayudas para la rehabilitación porque la realidad es que algunas estaban en mal estado...  En esta legislatura ha sido el inicio y, de cara a la siguiente, ya tendremos vivienda rehabilitada y se podrá hacer algo en ese aspecto. Vamos a buen ritmo porque se ha hecho una base. 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Soria se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol