Villa Amparo, la casa que fue el refugio de Machado

Ana Pilar Latorre - martes, 8 de enero de 2019
Villa Amparo, la casa que fue el refugio de Machado
El inmueble en el que vivió el poeta vinculado a Soria durante la Guerra Civil ya es de titularidad pública y se pretende garantizar su preservación y ponerlo en valor como uno de los principales enclaves machadianos

El Ayuntamiento de Rocafort (Valencia) anunciaba hace unos días que la Generalitat Valenciana ha adquirido Villa Amparo, la casa en la que vivió el poeta Antonio Machado durante la Guerra Civil. La Red de Ciudades Machadianas hablaba de la adquisición como «una gran noticia para finalizar el año», destacando la intención del gobierno regional de «poner esta propiedad en valor y garantizar su preservación». 
El inmueble consta de un indudable valor histórico, arquitectónico, artístico y patrimonial, subraya la Generalitat Valenciana en nota de prensa. «Gran parte de la relevancia del chalet reside en que sirvió de residencia al poeta durante la Guerra Civil, entre noviembre de 1936 y marzo de 1938, cuando el Gobierno de la República trasladó la capital de España en Valencia», explicó el presidente, Ximo Puig, sobre la decisión de recuperar este inmueble machadiano. 
«Durante su estancia en esta tradicional villa valenciana de estilo ecléctico y dotada de amplio jardín, Machado desarrolló una importante labor literaria y cívica», añaden. Igualmente, desde allí colaboró con diferentes publicaciones y en los actos culturales organizados por el gobierno republicano, por lo que el edificio recoge el testimonio de parte de la vida y obra del poeta. El edificio es bien de relevancia local y forma parte del Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano, consta de chalet, patio enlosado y jardín. Ocupa una superficie de 31 áreas, con una parte edificada de 350 metros cuadrados, y ha sido adquirido por la Generalitat por 1,4 millones. 
Rocafort forma parte de la Red de Ciudades Machadianas junto a Soria, Sevilla, Baeza, Segovia y Collioure. Se dice que fue el último lugar en el que el poeta sevillano fue feliz.   
capital de la república. En noviembre de 1936, la insistencia de Rafael Alberti y León Felipe consiguió que Antonio Machado, con parte de su familia, accediera a salir del Madrid asediado por las tropas de Franco. Una caravana, compuesta por científicos e intelectuales y escoltada por el V Regimiento, salió en dirección a Valencia, capital de la República en ese momento y después de un accidentado viaje, llegó a su destino en la madrugada del 25 de noviembre de 1936. Machado se alojó en el hotel Palace, convertido en Casa de la Cultura, según recoge la web de la Red de Ciudades Machadianas. 
«El ritmo de la ciudad, en ese instante, es frenético. Su estado físico y anímico, según su hermano José, debía de ser preocupante... Estos días fueron de tan difícil acomodación para el poeta que, agravado en sus dolencias y acabado de desarraigar de su vida normal, llegó a estar de una nerviosidad y extenuación realmente alarmantes», se añade. Ante ello, se le buscó otra residencia. 
A la puerta de Villa Amparo, la Asociación Cultural de Rocafort colocó una placa en 1979, en un acto en el que se dio lectura a poemas el gran poeta valenciano Vicent Andrés Estellés. La casa es uno de los cuatro lugares machadianos destacados en la localidad, junto a la Acequia Real de Moncada y su mural dedicado al poeta, la escultura de la misma zona de la localidad inspirada en la viñeta de Ramón Gaya -costeada por los vecinos en homenaje al escritor- y la estación del antiguo ‘trenet’, con vistas privilegiadas de la villa en la que residió Antonio Machado.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Soria se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol