2,5 millones al año para garantizar la movilidad rural

Nuria Zaragoza - domingo, 10 de febrero de 2019
2,5 millones al año para garantizar la movilidad rural - Foto: [Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez; Eugenio Gutiérrez
Es la cantidad que abona la Junta cada año. Hay un «complejo entramado» entre líneas regulares deficitarias que se subvencionan, transporte a la demanda, rutas escolares y líneas integradas

En Miñana viven tres personas, según el padrón que maneja el INE. En Mazaterón, quince;dieciséis en Ojuel; seis en Duáñez y 18 en Cubo de Hogueras. Son pequeños núcleos de población de la zona del campo de Gómara, donde el pueblo más habitado tiene 317 empadronados (Gómara), seguido de Almenar de Soria, con 236 censados.  
Los vecinos de estos siete núcleos (y los de otros diez más de la zona) disponen de un autobús de línea regular dos días en semana. Lunes y jueves los vecinos pueden acudir por transporte público a la capital o al pueblo cabecera de comarca para hacer sus compras, ir al banco, al médico... Es la ruta Cihuela-Soria, una línea de concesión administrativa que, al ser deficitaria, precisa de una ayuda económica de la Junta para mantenerse. Los viajeros que hacen uso de este servicio deben abonar el precio del billete, que depende del municipio donde suban y del trayecto que lo utilicen. 
Además, los miércoles y viernes entre Cihuela y Gómara disponen de transporte a la demanda, un servicio que también financia la Junta y que al usuario le cuesta un euro el viaje, si bien debe reservar previamente. El transporte a la demanda también hace las rutas Cardejón-Gómara, La Alameda-Gómara y Peroniel del Campo-Gómara en esa zona.
Además, Educación recoge a ocho alumnos de ESO de diferentes pueblos de la comarca para trasladarlos a la Escuela Hogar Madre de las Mercedes. Es la ruta escolar Deza-Torrubia-Gómara-Almenar-Carazuelo-Soria pero, además de los escolares, la pueden usar el resto de usuarios (previo pago del billete correspondiente) ya que se ofrece en prestación conjunta. Este tipo de servicio integrado permite que escolares y usuarios  comparten vehículo, de manera que se consigue optimizar recursos. 
«COMPLEJO ENTRAMADO». El ejemplo de los pueblos del campo de Gómara se puede trasladar al resto de la provincia, donde la Junta se ha visto obligada a diseñar -y financiar- un «complejo entramado» de líneas regulares, transporte a la demanda, rutas  escolares y rutas integradas para tratar de garantizar la movilidad de todos los habitantes que viven en el medio rural soriano. 
Esta estructura de transporte público rural cuesta anualmente al Gobierno regional más de 2,5 millones de euros entre los fondos que asume la Consejería de Fomento y los que sufraga la Consejería de Educación, según los cálculos elaborados por El Día de Soria en base a la información aportada por ambos departamentos.  Esta ayuda, no obstante, no es suficiente para sufragar los costes que supone el servicio, advierten los concesionarios, que desde hace años han visto cómo cae la rentabilidad de su negocio por la falta de viajeros. 
«Es complicado en una provincia como Soria» marcada por la despoblación y la dispersión de su población, y «muchas veces hay que hacer encaje de bolillos» para cuadrar horarios, rutas, itinerarios..., reconoce el jefe del Servicio Territorial de Fomento, Jesús Puerta, respaldado por la jefa de la Sección de Concesiones y Autorizaciones, María Luisa Pérez Angulo, y el jefe de la Sección de Inspección, Ángel Ceña. Los datos avalan sus palabras. 
Según el censo del INE se estima que en los pueblos de Soria viven unas 50.000 personas (el dato no es del todo real ya que los padrones de los pueblos suelen estar ‘hinchados’ y no todos los empadronados viven en la localidad). Esta población se reparte en 512 núcleos de población que se extienden en más de 10.000 kilómetros cuadrados de superficie. Algunos de estos núcleos (como Almazán, el más grande de Soria) aglutinan a más de 5.000 personas, pero los más numerosos no superan el centenar y hay muchos por debajo de la decena. Teniendo en cuenta estos datos, es evidente que llegar a diario a todos estos núcleos y ofrecer además varios horarios es imposible, máxime cuando los recursos económicos son limitados. 
Sobre esta base y en función de las necesidades, la Junta ha ido diseñando a lo largo de los años diferentes servicios que hoy en día se coordinan y compaginan. Suponen un esfuerzo económico «importante» para la Junta, coinciden los responsables de Fomento en Soria, aunque reconocen también que «es su obligación», admitiendo la responsabilidad de las administraciones en este sentido. 
líneas deficitarias:295.000. Todas las líneas y servicios de transporte público que se ofrecen en la provincia y que permiten vertebrar el territorio son deficitarias, reconocen desde Fomento. Por ello, apuntan, todas deben ser apoyadas económicamente desde la administración para poder mantenerse. 
Desde la Consejería de Fomento hay «fundamentalmente dos líneas de subvención». La primera de ellas es la ayuda a líneas de transporte regular deficitarias. En Soria hay 24 líneas que reciben una aportación económica de la Junta para mantenerse. En realidad, especifican desde Fomento, hay 25 líneas activas, si bien una no es subvencionada. 
Según las cifras del último ejercicio cerrado, en 2018 las ayudas a líneas regulares se elevaron hasta los 294.846,6 euros. Un año antes la ayuda fue de 287.833 euros, y en 2016 se quedó en 267.833 euros. 
El pasado año utilizaron las líneas de transporte regular un total de 140.333 viajeros. Este dato, cabe advertir, es aproximado, ya que las cifras del último trimestre aún no se conocen y se han extrapolado con el dato del año pasado. Las empresas concesionarias tienen obligación de comunicar los datos pero disponen de plazo hasta el 20 de febrero, motivo por el que aún no se dispone de esa cifra. Aún teniendo en cuenta este matiz, los datos apuntan a un crecimiento de usuarios, ya que en los dos ejercicios anteriores rondaron los 114.000 viajeros en líneas regulares. 
No obstante, cabe apuntar que estos datos afectan solo a 22 de las 25 líneas regulares activas ya que hay tres líneas ya que esas empresas las facilitan directamente al Ministerio porque comparten Comunidad Autónoma. 
Teniendo en cuenta que la Junta aporta a estas líneas cerca de 295.000 euros de ayuda, la contribución por viajero es de 2,1 euros, de media. No obstante, cabe apuntar, aquí cada viajero paga su billete. 
transporte a la demanda. La otra línea de financiación es el transporte a la demanda. Comenzó a funcionar en Soria en 2005 en las zonas de Ágreda, Almazán y Arcos de Jalón. Hasta 2010 fue incorporando nuevas zonas, de manera que 2011 fue el primer año en el que funcionaron las once zonas activas en Soria. El transporte a la demanda llega a 416 entidades de población a través de 80 rutas. Se hacen cerca de 300 expediciones semanales para cubrir las necesidades de los 83.000 sorianos a los que llega. 
La única zona de la provincia donde no alcanza el transporte a la demanda es la de El Burgo de Osma, reconocen los responsables de Fomento en Soria. Allí llegan otros servicios regulares aunque, admiten, hay algunas pequeñas poblaciones que han quedado en un vacío de servicio y no cuentan con ningún tipo de transporte público. 
En 2018 el transporte a la demanda costó a la Junta de 742.728 euros, es la misma cantidad asignada en años pasados. 
A 31 de diciembre de 2018 el transporte a la demanda acumulaba en Soria 345.656 viajeros desde su puesta en funcionamiento, apunta Puerta, poniendo así en evidencia el éxito de este modelo que, aun siendo el más costoso para las arcas autonómicas, es también el más eficaz. 
Los datos de viajeros, no obstante, evidencian una caída de usuarios progresiva. En 2018 utilizaron el transporte a la demanda en Soria 20.414 viajeros. Un año antes fueron 23.347 y en 2016 sumaron 25.830. «Lleva un camino descendente y tiene su sentido porque cada vez hay  menos población en el medio rural de Soria y cada vez se concentra más en los núcleos más grandes», apunta el jefe de Inspecciones. 
Teniendo en cuenta el coste del servicio y el número de usuarios, cada viaje de transporte a la demanda en Soria costó el año pasado 36,38 euros. Es un dato a tener en cuenta, ya que en este cantidad se incluye viajes de apenas unos kilómetros, como puede ser Ólvega-Ciria (18 kilómetros), o Los Rábanos-Soria (cinco kilómetros), por ejemplo. No obstante, cabe advertir, en estos servicios la Junta asume la mayor parte del coste, ya que el viajero solo aporta un euro por viaje.  
RUTAS ESCOLARES. A los datos facilitados por la Consejería de Fomento habría que sumar la aportación que asume la Consejería de Educación en concepto de transporte de alumnos. A fecha 31 de enero de este año había en Soria 89 rutas escolares activas que llegaban a 150 localidades y transportaban a diario a 1.177 alumnos. El presupuesto del transporte escolar durante el curso vigente (2018/2019) se eleva a los 1.420.100,41 euros. Así las cosas, esta cifra, sumada a los 1,037 millones que aporta Fomento, asciende a cerca de 2,5 millones mencionados. 
combinado. Para optimizar recursos, desde el año 2015 funciona también en Soria el denominado transporte combinado. Se trata de rutas de línea regular o de transporte a la demanda que coinciden en horario e itinerario con rutas escolares y, por tanto, se pueden integrar. Dado que en ningún caso los vehículos se llenan, la Dirección Provincial de Educación reserva un número determinado de plazas en cada línea en función de las previsiones de alumnado facilitadas por los centros. El resto de plazas, se pueden ocupar por usuarios regulares. Actualmente hay 22 líneas integradas en Soria que llegan a 47 localidades. Trasladan a 228 escolares. 
Esta estructura, no obstante, cambiará previsiblemente en unos meses, cuando se apruebe el nuevo mapa concesional. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Soria se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD