El cardo rojo, en espera de ayuda pública hacia la IGP

Nuria Zaragoza
-

Conferencias, maridaje, visitas a las huertas, premios, master class... completan las jornadas del cardo rojo de Ágreda que arrancan el jueves

El cardo rojo, en espera de ayuda pública hacia la IGP - Foto: """""""Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez

El municipio de Ágreda se prepara para celebrar unas nuevas jornadas  en torno a su recurso más autóctono:el cardo rojo. Será a partir del próximo jueves, 5 de diciembre, y hasta el lunes, día 9, cuando se celebre esta nueva edición, que cumple ya once años. Según explica la concejala de Turismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ágreda, Beatriz Blanco, se ha diseñado un programa que combina las actividades tradicionales más demandadas con algunas novedades. El objetivo, insiste, «que vengan a visitarnos» ya que, recalca, «Ágreda es un pueblo acogedor» y habrá actividades para todos los gustos. El acto inaugural contará con una conferencia sobre ‘los diamantes de invierno: la trufa y el cardo’ y servirá de apertura de cinco días de intensa programación donde habrá maridaje de cardo rojo con vinos, cata de aceites, una máster class a cargo de David González, de La Fiterana, la entrega de los premios de poesía y fotografía, degustaciones, visitas al barrio moro y a las huertas... y todo ello acompañado por los establecimientos de la localidad, que citan también con su concurso de tapas. 
«La previsión es que pueda venir mucha gente a las jornadas y conocer el cardo rojo. Es una oferta tanto gastronómica como cultural en la que unimos todos los sentidos con los sentimientos, porque muchos de los que nos visiten podrán recordar el trabajo artesanal en las huertas (ya que el cardo rojo se cultiva de forma totalmente artesanal) y los más jóvenes podrán descubrir esta forma de elaboración tan propia», destaca la edil responsable de Turismo y Medio Ambiente. 
transformación. Ágreda sigue trabajando por la difusión y promoción del recurso pero sin olvidar la investigación y la consecución de un distintivo de calidad, lo que puede resultar clave para el crecimiento exponencial del producto en el futuro. 
En materia de investigación, destaca el alcalde de la localidad, Jesús Manuel Alonso, es necesario «dar un paso en la transformación» y encontrar la fórmula que permita «hacerlo más accesible al consumidor». El problema radica en que «es un producto altamente oxidante» y no se ha dado aún con el método que permita ponerlo en los lineales ya transformado, de manera que «por ahora la única posibilidad es venderlo en mata». 
«No hemos conseguido aún la transformación pero seguimos en ello y, de hecho, ahora estamos en contactos con otra empresa que planteaba la posibilidad de un envasado al vacío, aunque todavía no hemos encontrado la fórmula», resume Alonso sobre la situación actual. Al margen de las iniciativas privadas, insiste en que el objetivo es que se pueda buscar un encaje del proyecto de investigación con fondos públicos, al estilo de «los proyectos piloto que había en la Dirección General de Desarrollo Rural y que desaparecieron con la crisis». «Ahora el producto se está sustentando con la venta en fresco pero el reto es afrontar la transformación y hacerlo retomando esos proyectos piloto, es decir, no con un proyecto cofinanciado, sino financiado al cien por cien», resume. 
distintivo de calidad. En cuanto a la obtención de un distintivo de calidad que permita distinguir el producto agredeño, Alonso recordó que ya se cuenta con la marca promocional «cardo rojo» en exclusiva para Ágreda, si bien se quiere lograr la IGP, la Indicación Geográfica Protegida. «La Junta hizo ya un trabajo para la obtención de la IGP y elaboró un análisis de la evolución del producto en varias zonas:Tudela, Tarazona, Cervera y Ágreda. Se observó que, con la misma semilla, el cardo de Ágreda era diferenciador positivamente. Ese trabajo de dos años ya está hecho y ahora quedaría otro año de tramitación para la obtención de la IGP», resumió el regidor. En este sentido, también están «pendientes de una subvención para cumplimentar la IGP», indicó Alonso, que confió en que se «restituyan las ayudas»que había en este sentido. 
producción. Mientras se avanza en estas líneas de futuro, se sigue trabajando en la divulgación del producto, que cada vez tiene mayor incursión en el mercado nacional. En torno a una treintena de personas producen en estos momentos cardo rojo en Ágreda y, también, en municipios próximos como Dévanos y Añavieja, lo que permite mantener la demanda. Juan Pablo Omeñaca es uno de estos productores y, además, compra a otros productores para vender el producto en su frutería local, así como para distribuirlo en tiendas de pueblos próximos (Tarazona, Ólvega...), en Soria, y en algunos restaurantes de Valladolid, Madrid o Logroño. Prevé una buena temporada ya que, recalca, la gente está «entusiasmada» y «cada vez se conoce más».