scorecardresearch
Rafael Monje

DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


García-Gallardo toca ‘los meloni’ a Igea

28/09/2022

La última sesión plenaria de las Cortes de Castilla y León ha propiciado la constatación de lo peor de la política autonómica, en la que parece que importan más los egos y el prurito personal que las preocupaciones de los ciudadanos y el interés general. El rifirrafe entre el actual vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), con quien lo fuera en la anterior etapa, Francisco Igea (Cs), a propósito de los insultos proferidos por el primero contra el segundo en sede parlamentaria, han dado juego hasta en las televisiones nacionales. Todo ello sin la mayor inmutación del presidente de la Junta, cuya apelación al diálogo y a las buenas formas es síntoma de un galopante síntoma de pusilanimidad que nada bueno puede traernos. Todo un sainete que revela la escasa altura intelectual de quienes nos representan.

Pero, créanme, de todo ello hay un claro ganador: el procurador de Ciudadanos, quien ha ocupado más minutos mediáticos en el panorama nacional en lo que va de mes que ya quisiera para sí incluso el propio Fernández Mañueco. Todo ello, además, con la aquiescencia del presidente de las Cortes, también de Vox, y los gestos contrariados de la bancada 'popular' del Ejecutivo (basta sólo con ver el gesto corporal del consejero de Presidencia para que corriera más el aire entre él y García-Gallardo, como diciendo: "A mí que no me toquen ni me comparen").

Supongo que tener que gobernar antes con un lugarteniente como Igea, de carácter explosivo y proclive a los cánticos litúrgicos, y hacerlo ahora con otro no menos locuaz y más pizpireto, se las trae. Pero gobernar es eso: tomar decisiones, gestionar y si hay que dar un golpe en la mesa, pues darlo. Lo contrario ahonda en ese perfil de un jefe de filas más pendiente de lo propio que de lo común, que transita entre charcos, pero sin mojarse siquiera el dobladillo del pantalón. Porque lo sucedido en el Parlamento regional es vergonzante y, mucho me temo, que, si nadie lo remedia, asistiremos a nuevos capítulos interminables, cuál serie televisiva venezolana.

Y ahora, con el resultado electoral en Italia, ¿quién es el guapo que le va a decir a García-Gallardo que deje de tocar 'los meloni' a un Igea envalentonado y camino de los juzgados a querellarse contra quien haga falta?

Los egos, ¡qué poco bien hacen a esta tierra!