scorecardresearch

El autoconsumo de luz duplica en un año la potencia instalada

P. Velasco
-

El sector vive un boom en la Comunidad impulsado por los elevados precios de la energía y las nuevas ayudas para este fin de los fondos europeos cuyo plazo empezó el 17 de enero

Uno de los edificios municipales con placas solares de la localidad soriana de Castilfrío de la Sierra. - Foto: Eugenio Gutiérrez

Las placas solares se han convertido en parte del paisaje habitual de las tierras castellanas y leonesas, ya no solo en grandes extensiones de terreno, sino encima de viviendas unifamiliares y cada vez más en las urbes. Los elevados precios de la energía, principalmente de la luz, así como las nuevas ayudas para su instalación que se han convocado a través de los fondos europeos han provocado que el sector viva un boom y reciba muchas más peticiones para instalación de placas.

Tanto desde cooperativas energéticas como desde el cluster de energías renovables y soluciones energéticas de Castilla y León (Cylsolar) confirman este «crecimiento exponencial», que también ratifican los últimos datos facilitados por la Consejería de Economía y Hacienda en los que se refleja que la potencia instalada en la Comunidad para el autoconsumo –la mayor parte destinado a uso residencial y principalmente en el medio rural– se ha duplicado en un año.

En concreto, Castilla y León cerró 2020 con 29,2 megavatios (MW) de potencia instalada para autoconsumo, una cifra que se ha incrementado a 59,75 a finales de 2021, lo que supone un aumento de más de treinta MW. Las provincias con un mayor número de instalaciones son Burgos, seguido de Soria y Valladolid, mientras que en el otro extremo se sitúan Zamora y Palencia.

De momento, la potencia instalada a 31 de diciembre de 2021 ascendía a 59.750 kilovatios. Una cifra que desde la Junta espera incrementar en más de 45,1 megavatios hasta 2023 con las nuevas líneas de ayuda incluidas en los fondos europeos y que comenzaron a concederse el pasado 17 de enero.

Desde Cylsolar, su manager María Jesús Jiménez, afirmó que se ha experimentado «un crecimiento exponencial» del autoconsumo energético, «sobre todo a raíz de la pandemia». La experta reconoció que la mayor evolución se ha producido en el autoconsumo residencial, principalmente en el caso de unifamiliares, ya que es más complicado alcanzar un acuerdo en un bloque de viviendas.

Tal y como les han trasladado las empresas de instalación de placas solares, que se encuentran «desbordadas», están recibiendo muchísimo interés mucho antes de la convocatoria de ayudas de la UE: «El autoconsumo es rentable en sí mismo, mucha gente no ha esperado a las subvenciones». Jiménez apuesta por esta modalidad en Castilla y León, porque «hay mucho potencial tanto de empresas instaladoras como de oportunidades de trabajo en la región», concretó.

cooperativas. Desde Energética, una de las dos cooperativas que funcionan en la actualidad en Castilla y León, Eva Otero, uno de los miembros de su junta directiva, destaca también que en la actualidad existen muchísimos proyectos en constitución, tanto a iniciativa de ayuntamientos como de particulares. Reconoce que la convocatoria de las ayudas europeas han supuesto un boom en el número de solicitudes: «Se ha acelerado poner en marcha el autoconsumo».

Y pone como ejemplo que su cooperativa instaló durante 2021 un total de 30 sistemas de autoconsumo solar, mientras que solo en el mes de enero ya han recibido 100 peticiones. «Hay un gran incremento en viviendas unifamiliares, que decrece en los que respecta a nivel urbano, aunque cada vez hay más bloques de vecinos que intentan ponerse de acuerdo entre ellos», comenta Otero, ya que recuerda que el ahorro en el término de energía de la factura de la luz puede ser hasta de un sesenta por ciento.

Otras de las cooperativas de la Comunidad, Megara Energía, gestiona junto al Grupo Red Eléctrica, Hacendera Solar, la primera comunidad energética rural de España ubicada en Castilfrío de la Sierra, en Soria, que cubre parte de la demanda eléctrica del municipio y ayuda a reducir las emisiones de carbono y el gasto energético.

Nuevas ayudas

La delegada en Castilla y León de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), Amaya Gómez Panedas, ratifica dicha demanda dentro del sector residencial, es más explica que los más de 39 millones de euros asignados con ayudas europeas han recibido muchísimas solicitudes y se han podido tramitar unas 5.000, por lo que desde el EREN les han confirmado que se solicitará una nueva línea de subvenciones con las condiciones y cuantía económica.
«Se ha empezado a fomentar el autoconsumo porque la gente lo ve como una inversión», recalca Gómez Panedas, que además resalta que Castilla y León tiene de las mejores condiciones para el aprovechamiento de esta energía: «mucha extensión y buena radiación solar».