scorecardresearch

5.600 hogares más necesitan el bono social térmico

SPC
-

89.000 personas se benefician del descuento de la factura eléctrica, casi 10.000 más que en 2018

Imagen de recurso de una factura de la luz. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El alza de los precios de la electricidad desde el verano, que se recrudeció a finales del año, ha provocado que el número de clientes acogidos al bono social de la luz en Castilla y León haya aumentado un 6,8%, con 5.666 beneficiarios más en el último año, después de cerrar 2021 con un total de 88.809. Un número de hogares que, previsiblemente, aumentará a lo largo de 2022 a la vista del coste de la energía a raíz de la invasión de Ucrania, salvo que estos consumidores opten por acudir al mercado libre ya que una condición para beneficiarse del bono social es tener contratado la tarifa en el mercado regulado, que es el más ha subido en los últimos meses. Algo que ha ocurrido en el conjunto del país, donde cayó un 0,2%, hasta los 1,2 millones de hogares.

El bono social es un mecanismo de descuento en la factura eléctrica fijado por el Gobierno de España para proteger a determinados colectivos de consumidores económica o socialmente más vulnerables. Es un descuento que se aplica sobre el precio voluntario para el pequeño consumidor a un límite máximo de energía en el periodo de facturación.

El beneficiario del bono social está destinado a los llamados 'consumidor vulnerable' (con un nivel de renta familiar que va de 1,5 a 2,5 veces el IPREM, en función del número de menores en el hogar), 'consumidor vulnerable severo' (nivel de renta inferior al 50% de lo requerido para el vulnerable) o 'consumidor vulnerable en riesgo de exclusión social' según los criterios legales, siempre que reúna algunas condiciones como que el titular sea una persona física, que resida en la vivienda habitual o que la potencia contratada no supere los 10kW. 

El número de clientes con la tarifa reducida ha aumentado en más de 10.000 entre 2018 y 2021 en la Comunidad, según los datos del Ministerio para la transición ecológica recogidos Ical. No en vano, de los 78.341 beneficiarios en 2018 se ha pasado a los 88.809 a finales del ejercicio pasado. En todo el caso, la cifra es inferior a los 94.284 registrados en 2019. 

Salamanca y Valladolid son las provincias que, a cierre de 2021, contaban con más hogares acogidos al bono social, con 16.729 y 16.563, respectivamente. Le siguieron León (13.581), Burgos (11.185), Zamora (9.294) y Ávila (8.602), Palencia (6.188), Segovia (3.843) y Soria (2.824). Todas las provincias experimentaron incrementos en el último año salvo en Soria, donde bajó un 1,7%. Eso sí, hay caídas en todos los territorios en la comparativa con el año 2019.

Los consumidores vulnerables tienen un descuento en la factura del 25% para los que excepcionalmente, hasta el 30 de abril, la rebaja es del 60%. En el caso de los severos, se ha fijado en el 40%, aunque de forma excepcional llega al 70% hasta finales del mes próximo. Si el beneficiario está en riesgo de exclusión social, al ser atendido por los servicios sociales que paguen al menos el 50 % de la factura, no tendrá que hacerle frente y se prohíbe interrumpir el suministro eléctrico. También se pueden acoger al bono las familias numerosas. 

El Consejo de Ministros del pasado martes aprobó el plan de choque de respuesta a la guerra de Ucrania, que, entre otras medidas, busca limitar las consecuencias de la invasión sobre el recibo de la luz de los más vulnerables. Así, el Ejecutivo central prevé que más de 600.000 familias adicionales podrán acogerse a este bono social, llegando a 1,9 millones de hogares. Además, el Real Decreto-ley de medidas urgentes recoge la renovación automática del bono para los beneficiarios actuales