scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Ignorancia y desprecio

02/12/2022

Dos astronautas han puesto León en el mapa y a la mayoría de los españoles los ojos se les velaron a cuadros. De asombro. También a muchos castellanos y leoneses, porque ya se sabe que en esta comunidad, en la que sobran lloros e inquinas personales y territoriales, faltan dosis de autoestima, generosidad y conocimiento. Mucho conocimiento. De 23.000 aspirantes han sido dos leoneses, Pablo Álvarez y Sara García, los únicos elegidos por la Agencia Aeroespacial como astronautas, el primero titular y Sara en calidad de suplente. Ambos han estudiado en la Universidad de León, como ingeniero aeroespacial en el caso de Pablo y titulada en Biotecnología Sara. Recibo pronto la llamada de un colega periodista de Madrid con afanes indagatorios y me muestra su asombro porque no sabía que en León existiera la titulación de Ingeniería Aeroespacial, incluso con ironía que no despejaron mis dudas de una mayor ignorancia, si en esta ciudad existía Universidad. El egocentrismo de otros lugares de España, no digamos el espoleado por personajes como Ayuso reduciendo la Nación a Madrid, no explican por sí mismo la ignorancia y el desprecio. Alguien con conocimiento de causa me comenta, por ejemplo, que son muchos los hijos de profesores de la Universidad leonesa que mantienen a sus hijos matriculados en otros lugares.
Ignorancia también la manifestada el pasado martes en las Cortes. La explosión mediática de los dos astronautas leoneses y su apoyo a la opción leonesa de albergar el futuro centro español de la ESA, motivó que el presidente Mañueco aparcara su inicial equidistancia de las tres sedes propuestas por la Junta, para centrarse en la opción de León. Eso sí, como perdedora. Descubrió al culpable. Acusó a Pedro Sánchez de mala intención al exigir en las bases la condición de que el lugar elegido disponga de aeropuerto internacional a menos de 100 kilómetros. Un patinazo. Resulta obvio pensar que el presidente confunde la capacidad operativa de las instalaciones, la infraestructura, con los vuelos regulares programados, cambiantes en función de la demanda. El aeropuerto de León tiene categoría internacional y así consta en la página oficial de AENA. Habrá otros motivos. Y también más culpables.