«La despoblación tiene que ver con los estereotipos rurales»

David Alonso
-

Ángeles Armisén se ha convertido esta semana en la nueva presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias y su intención es clara: aprovechar las potencialidades de los municipios para que éstos no caigan en el olvido

«La despoblación tiene que ver con los estereotipos rurales» - Foto: Leticia pérez

Ángeles Armisén (Palencia, 1965) se ha convertido esta semana en la nueva presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) después de haber pasado por todas las instituciones locales, provinciales, autonómicas y nacionales. Su intención desde el minuto uno es clara: aprovechar las potencialidades de los municipios para que éstos no caigan en el olvido con un ejercicio de defensa a ultranza del municipalismo, del futuro del medio rural y de las oportunidades del mismo.


Acaba de romper otro techo de cristal al ser la primera mujer presidenta de la FRMP de Castilla y León. ¿Orgullo o normalidad?
Yo lo vivo con normalidad pero también sé que es un orgullo porque realmente supone que vamos avanzando en todos los ámbitos. También en el de la política local, donde es verdad que en los ayuntamientos la participación de la mujer, sobre todo en el medio rural, es muy activa, pero sin embargo en cargos de responsabilidad siempre ha sido más difícil.


Cuatro años pueden dar para mucho o para poco, ¿cuál le gustaría que fuese la situación de los municipios al final de su mandato?
Somos la Comunidad con más municipios de España, y tenemos el municipalismo como una identidad. Ahora tenemos tres retos muy importantes, y el primero de ellos es la financiación local. Me gustaría que en los próximos cuatro años el Gobierno de España, el que salga, fuera capaz de asumir la financiación local a la par que la autonómica. En segundo lugar, demostrar que la importancia de la sociedad rural no tiene nada que ver con el tamaño, porque en ocasiones, desde la perspectiva urbana, se habla de los pueblos desde un principio únicamente economicista de gestión. Y nosotros no estamos para esto, sino para tener una sociedad más sostenible, más justa y más desarrollada, algo que solo se consigue integrando lo rural y lo urbano, y no separándolo cada vez más. Y el último reto es que no hay que hablar de desarrollo sostenible ni de cambio climático desde ciudades de más de tres millones de habitantes. Los grandes temas de comunicación y de reto global solo los podemos abordar desde el municipalismo, desde las personas que estamos más cerca de los vecinos.


¿Una ejecutiva tan numerosa y de tan variopinto signo -hasta 6 partidos- puede tener dificultades para alcanzar acuerdos?
El objetivo es común, que es servir al municipalismo, y todos los que estamos en la Ejecutiva de la FRMP tenemos una vocación pública por mejorar la vida de los vecinos de Castilla y León. ¿Qué si es difícil llegar a un consenso? En mi casa no se llega y somos cuatro. El consenso y la unanimidad es difícil, pero hay que trabajar y buscar espacios para tratar cuestiones comunes más allá de planteamientos de partido. Sabemos que para avanzar habrá que dejar algunas cosas en el camino y ser muy generosos.


¿Los 2.248 municipios de la Comunidad van a sentirse amparados y representados en esta nueva etapa?
Ni todos ni ninguno. No se puede hablar de todos en global, pero yo creo que muchos se van a sentir representados porque somos una Comunidad diversa. Yo siempre he creído que la diversidad es una fortaleza y tenemos que identificar qué tenemos en común. Lo que también es cierto es que luego hay municipios que tienen sus particularidades especiales, por ejemplo geográficas. Yo he colaborado mucho con la Asociación Española de Municipios de Montaña y sé que tienen unas características comunes, tanto los que están en la montaña de Palencia, como los de León o los de Ávila. No son montañas idénticas, pero tienen una serie de valores y fortalezas que podemos trabajar para buscar un espacio común. Trabajemos por lo que nos une y no por lo que nos separa.


Todo hace indicar que el gobierno nacional y el regional tendrán diferente signo político. ¿La FRMP mantendrá la misma vehemencia con ambos en sus reivindicaciones?
Desde luego que sí. Porque si fuera a haber matices en nuestra postura entre ambos gobiernos yo no hubiera asumido una lista de consenso y no hubiera involucrado a todos los partidos. La reivindicación tiene que ser así, y lo fundamental es que se oiga la voz de las ciudades de Castilla y León. Nosotros tenemos que representar a todos y como hay muchas reivindicaciones estoy segura que algunas las compartimos todos.


Durante su toma de posesión hizo mención a la necesidad de «incorporar la perspectiva de lo rural» en las futuras leyes y medidas. ¿Es la discriminación positiva la única salida a la despoblación?
Yo creo que cuando hablamos de discriminación nunca puede ser positiva, son dos términos antagónicos. Me gustaría decir que tenemos que favorecer las potencialidades del medio rural y que se pueda elegir. No me gustan las soluciones urbanas para el medio rural porque hay muchas ideas que surgen en los pueblos que son imaginativas, colaborativas y que podrían dar soluciones, pero que luego no se pueden llevar a cabo porque la normativa no está pensada para la realidad rural. Y yo lo que defiendo mucho es incorporar la perspectiva rural en la actividad política, administrativa y legislativa, es decir, que cuando vayamos a aprobar una norma, sepamos que se tiene que aplicar en dos realidades distintas: la urbana y la rural. Soy partidaria de favorecer fiscalmente los territorios rurales.


¿Cree que hubiera sido necesaria, como propuso el PSOE regional, la creación de una vicepresidencia o consejería específica sobre el reto demográfico en la Junta?
El reto demográfico es transversal. O cada vez que tomamos una decisión todos tenemos en cuenta como incide en el problema o es muy difícil que por crear una estructura específica eso vaya a incidir de manera favorable en el reto demográfico. Y este es un problema que no solo nos afecta a nosotros, es a nivel estatal, por lo que yo no creo que una estructura administrativa sea la solución a un problema social y de cambio de estructura. Todos tenemos que involucrarnos en ese objetivo que se basa en dos cuestiones: el movimiento poblacional y la baja natalidad. Y en esta segunda inciden cuestiones más allá de las políticas, como el modelo social actual, los valores, etcétera. Igual que elegir un medio urbano o rural tiene muchos condicionantes, tiene mucho que ver con la imagen que tradicionalmente se ha dado del medio rural, con unos estereotipos que no ayudan a que sea elegido como una opción para desarrollar proyectos.


Con líneas transversales llevamos muchos años y los resultados están a la vista…
Yo soy partidaria de la transversalidad en esta cuestión, igual que asumimos esa transversalidad en los temas de género, y aunque hay mucho por hacer, hay una mayor sensibilidad y visibilidad de la mujer. Entonces, no creo que haya que renunciar a una mayor visibilidad del medio rural, de las experiencias de éxito del medio rural. Y aquí hay un problema de comunicación, porque de un ejecutivo de éxito tenemos muchísimas películas y series, pero de un emprendedor rural de éxito me gustaría encontrar una serie de televisión al respecto. Es verdad que se intentan hacer pequeñas cosas, pero el estereotipo de un pueblo en las series y en la comunicación es el que es, y no favorece, ya no que la gente de ciudad quiera ir a los pueblos, sino que los que viven allí se quieran quedar. Y también es una cuestión social, antes el modelo de éxito era irse del pueblo y es muy difícil cambiarlo. 
Mañana se crea una Consejería de Reto Demográfico y está fenomenal, pero hay que recordar que gracias a la insistencia de Castilla y León, un Gobierno del PP fue el que creó la estructura para el reto demográfico a nivel nacional. Ahora tenemos una estrategia estatal, las medidas fiscales más importantes se deben tomar desde el Gobierno de España, si queremos hacer un cambio importante en recursos tiene que venir de ahí, y del de la Comunidad claro, pero tenemos que estar todos alineados. 


¿Corremos el riesgo de centrarnos demasiado en la despoblación y no ver otros problemas de los municipios de la Comunidad?
Yo creo que el medio rural tiene otros problemas, pero es cierto que no podemos aislar la despoblación del funcionamiento ordinario del medio rural. Tenemos que pensar en como aprovechar al máximo, con una solución rural, todas las oportunidades que tenemos en el territorio. Para mi el gran reto de esta legislatura vinculado al medio rural sin duda es el transporte. Tenemos que cambiar el modelo actual, es cierto que tenemos una nueva Ley en la Comunidad que todavía no se ha empezado a desarrollar. La movilidad para las personas del medio rural sería su gran oportunidad. En primer lugar tener una conexión a internet y segundo tener movilidad de transporte. Con estas dos cuestiones se aprovecharían muchos recursos.


Respecto a internet, la pasada legislatura la Junta paralizó las ayudas para instalar internet vía satélite después de tres convocatorias fallidas. ¿Falta interés, presupuesto o conocimientos?
La prioridad para el despliegue de internet es un compromiso del Gobierno regional actual sin ninguna duda. El presidente ya ha comprometido 10 millones para extender internet y vemos que es una prioridad y necesidad. Pero parece que el internet solo es de calidad si hay fibra, y existe un desconocimiento sobre que tecnologías te prestan calidad en la conectividad. 


¿Entonces es un problema de desconocimiento?
Creo que tenemos que hacer mucha comunicación y estudiar todas las tecnologías para el acceso a internet con ejemplos piloto, vídeos, y contar la experiencia desde el punto de vista del usuario. También hay que explicar que el mercado de las telecomunicaciones es nacional, regulado. Y ante la pregunta ¿por qué al último pueblo de la montaña leonesa llegó teléfono y no internet?, la explicación es porque Telefónica era una empresa pública, y nosotros estamos ahora en un mercado abierto. Pero igual que hemos dedicado miles de millones a comunicar territorios por carretera, ahora habrá que hacerlo para comunicar personas.


¿Las entidades locales necesitan más autonomía o más recursos?
Las dos cosas. 


Tiene que elegir una.
Más recursos, no podemos renunciar nunca a ello, soy municipalista. Luego realmente lo que todos pedimos es una modificación de la gestión financiera para que esos recursos no estén tan limitados por la estabilidad presupuestaria ni con el techo de gasto. Desde Castilla y León tenemos que abanderar, y yo lo plantearé en la sede de la Federación Española de Municipios y Provincias, que dentro del destino del superávit entren inversiones destinadas a la mejora de la eficiencia energética y todo lo que incida en el cambio climático, porque somos una Comunidad medioambientalmente muy potente y con muchas posibilidades renovables. 


Como por ejemplo...
La renovación de los elementos de automoción o maquinaria de los ayuntamientos y así poder empezar ese camino hacia la reducción de emisiones y dar el ejemplo.


En un primer momento, usted tachó de «ocurrencia» el plan sanitario impulsado por la Consejería de Sanidad. Una vez conocidas las líneas maestras del modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural ¿mantiene la misma opinión?
En el momento que lo dije era una ocurrencia, y ahora es una estrategia. 


Y vista la estrategia, ¿cuál es su opinión?
Yo todavía no sé como es. Yo solo conozco la estrategia y sin duda alguna, garantizar la atención sanitaria continuada a un máximo de 30 minutos de distancia me parece que es un avance. Creo que es muy importante que sepamos que la garantía de tener el servicio se basa en dos cosas: que sea accesible y en la calidad de los profesionales que estén allí. Esa estrategia, que tiene cosas buenas, como la atención continuada, mejores recursos, la posibilidad de estar acompañado, no tengo ninguna duda de que mejorará la calidad y la atención en el medio rural. Tampoco tengo dudas de que esta estrategia es un primer paso y que habrá que mejorarla, como todo proyecto, pero es necesario que pensemos que al igual que nuestra realidad sociodemográfica ha cambiado en los últimos 30 años, la ordenación de los recursos también debe cambiar. La estrategia ahora mismo es un documento, y yo siempre digo que hay que pasar a la realidad.