La Diócesis cuenta con apenas 56 sacerdotes activos

Nuria Zaragoza
-

Han de atender las 543 parroquias de Soria. 36 de cada cien euros de las cuentas del Obispado van a pagar al clero

La Diócesis cuenta con apenas 56 sacerdotes activos

La Iglesia católica en Soria goza de «buena salud» en términos económicos. Lo confirma el obispo de la Diócesis de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea, y lo demuestran las cuentas anuales, que se hacen públicas en el portal de transparencia de la web diocesana. Según estos datos, el Obispado ingresó 2.259.368 euros el año pasado y gastó 2.224.972. Por su parte, el balance económico de las parroquias sorianas fue de 2,54 millones en ingresos y 2,11 en gastos. Así las cosas, el resultado en ambos es positivo. Pero, ¿cómo se financia la Iglesia y donde va destinado el dinero que ingresa? 
Las aportaciones de los fieles al Obispado sumaron el año pasado 62.115 euros (el 2,75% del presupuesto) y se lograron inyectar además 23.617 euros por ingresos de patrimonio (el 1,05%). No obstante, el mayor ingreso vino de la asignación tributaria: 1.608.488 euros. De cada cien euros que ingresó el Obispado, 71,19 llegaron a través de esta vía por la que, al hacer la declaración de la renta, los ciudadanos marcan la X en la casilla de la Iglesia para destinar a ella el 0,7% de los impuestos. El 25% restante llegó de otros ingresos corrientes. 
En gastos del Obispado, la partida más cuantiosa fue la retribución del clero ( 811.779 euros). A ello se destinaron 36 de cada cien euros. La conservación de edificios se ‘comió’ 730.856 euros, el 32,85% del presupuesto. Los gastos de funcionamiento representaron el 13,9% (309.313 euros), y el 11,76% fue para retribuciones del personal seglar (261.661). A centros de formación se aportaron 74.248 euros, y a acciones pastorales y asistenciales el 1,67% (37.113 euros). 
En cuanto al presupuesto de las parroquias sorianas, de los 2,5 millones ingresados, 563.375 euros provenían de las aportaciones de fieles y el resto (1,9 millones) de otros ingresos corrientes. Este dinero se destinó mayormente a acciones pastorales y asistenciales (1,2 millones, el 56,8% del presupuesto), retribuciones del personal seglar (37,7%) y gastos de funcionamiento (5,34%, 112.928 euros).