La Tarjeta Bebé incentiva las ventas en el comercio soriano

Nuria Zaragoza
-

Los establecimientos aprecian un incremento de la actividad y abogan por que se mantenga esta iniciativa pública en el futuro

La Tarjeta Bebé incentiva las ventas en el comercio soriano - Foto: """""""""""""""Eugenio Gutierrez Martinez.


Desde mediados de mes, 866 progenitores disponen de una tarjeta de crédito cargada con entre 700 y 1.200 euros para gastar en productos o servicios para su hijo, exclusivamente en comercios sorianos. Es la denominada Tarjeta Bebé y su efecto se ha dejado notar ya en los negocios de la provincia, donde aprecian un incremento de la actividad y de las ventas como consecuencia de esta iniciativa impulsada por la Diputación al amparo de las ayudas a la natalidad y conciliación del Plan Soria.
Un centenar de negocios de la capital, Abejar, Ágreda, Almazán, Arcos de Jalón, Barahona, Covaleda, El Burgo de Osma, Fuentetoba, Garray, Golmayo, Langa de Duero, Los Rábanos, Medinaceli, Morón de Almazán, Ólvega, San Esteban de Gormaz, San Leonardo de Yagüe, Valdeavellano de Tera, Valdemaluque y Vinuesa se han adherido al proyecto y los resultados, de momento, son «muy positivos», según comparten todos los negocios consultados por El Día de Soria. 
Nadie pone ‘peros’ a la iniciativa y todos aseguran que, en mayor o menor medida, han notado un aumento de las ventas, así como la llegada de clientes nuevos gracias a la Tarjeta Bebé. De hecho, todos confían en la continuidad de estas ayudas. 
En Alcampo Soria, en Camaretas (Golmayo), aseguran que la Tarjeta Bebé «se ha notado mucho, sobre todo la primera semana». «Ha funcionado bien y la gente está contenta», indican desde dirección, desde donde califican la experiencia de «muy positiva».  En caja reconocen que hay quien ha intentado hacer la ‘trampa’ y colar algunos productos que no son para niños, y precisamente por ello en el establecimiento se empeñan por hacer un «seguimiento para que no pasen lo que no tienen que pasar». «No supone graves problemas, se hacen dos cuentas y lo del niño se paga con la Tarjeta Bebé y, el resto, con otra», sentencian. Prácticamente la misma situación han registrado en hipermercado E.Leclerc, donde aseguran que «se ha notado muchísimo». «La gente tiene para gastar y eso siempre anima», consideran, recordando que es un dinero que las familias reciben de forma totalmente gratuita solo por el hecho de haber tenido un bebé. Eso sí, admiten que han tenido ciertos problemas técnicos («la pasaban y no funcionaba») y algunos intentos de uso irregular: «Han intentado comprar hasta un jamón», recuerdan entre risas. También ahí el esfuerzo ha sido para las cajeras e información, donde había que actuar de filtro.
En Ático Mobiliario apuntan también un «incremento del interés y de las ventas», que ha repercutido «principalmente en dormitorios infantiles, colchones infantiles, algún cuadro...». Yfelicitan especialmente «la llegada de nuevos clientes». 
Eso mismo destacan desde El Capricho de Mamá, una zapatería infantil de la capital donde aseguran que, «desde que las dieron, se ha notado muchísimo». No obstante, allí hacen una matiz, ya que consideran que parte de las ventas actuales son «venta arrastrada de octubre», donde se notó una caída. La justificación allí la tienen clara: «Había gente esperando a que les dieran la tarjeta». Agradecen que esta iniciativa les haya permitido darse a conocer a clientes que no habían entrado antes, y esperan a que al finalizar el periodo de gasto (de seis meses) se pueda hacer una lectura global. 
También en Saldos Muñoz y SM Decor felicitan la llegada de esta iniciativa, puesto que «se ha notado mucho y, además, en unos meses donde las ventas suelen flojear». En sus negocios aseguran que hay un «goteo constante» de gente con el cheque bebé, que lo gastan principalmente en «muebles para habitaciones infantiles y ropa para vestir las habitaciones». 
En Baby Shop comparten también que «se ha notado mucho, sobre todo la primera semana» y califican la iniciativa de «buena idea», ya que «ayuda a todos. Los clientes están contentos y el dinero se gasta en Soria, de modo que beneficia a las familias y al comercio soriano». 
También en el medio rural hay buenas impresiones. En Autoservicio Nati, en Ólvega, reconocen un incremento de las ventas pero más sostenido, dado que se trata de una tienda de alimentación y, por tanto, las opciones de compra allí son «fruta, pañales, papillas...». No obstante, agradecen la iniciativa, máxime cuando han conseguido algún cliente nuevo gracias a ello.