Continuidad al programa de control felino

Ana I. Pérez Marina
-
Continuidad al programa de control felino

Veterinarios y Soria Adopción creen oportuno seguir con la esterilización de gatos callejeros

Finaliza el convenio a tres bandas entre el Ayuntamiento de Soria, el Colegio de Veterinarios y la protectora de animales Soria Adopción sobre el control de las colonias de gatos callejeros de la capital soriana. En esta campaña se  ha procedido a la esterilización de 73 felinos, señala la representante de Soria Adopción Elisa Martínez, la mayoría hembras para atajar con mayor celeridad su reproducción. Sin embargo, admite que en algunas colonias «no ha sido posible meter mano» por el elevado volumen de ejemplares y porque se ha agotado el presupuesto (10.000 euros). 
En este sentido, tal y como confirmaron fuentes municipales, el próximo 14 de febrero está prevista una reunión para realizar un balance de este primer año del programa, encuentro en el que también se abordará la conveniencia o no de continuar con las esterilizaciones.
Tanto el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Soria, Rafael Laguens, como la representante de Soria Adopción, Elisa Martínez, coinciden en que sería conveniente prolongar este programa para seguir con la tarea desarrollada en el último año.
«La primera experiencia ha sido positiva. No obstante, habría que corregir algunas deficiencias, como hacer un reparto equitativo de los gatos entre las clínicas veterinarias», comenta Laguens.
En este sentido, el veterinario recuerda que los felinos capturados son trasladados a las clínicas por parte de los voluntarios, con el fin de que sean operados en las «mismas condiciones» que cualquier animal. «Nuestra parte es la de organizar a las clínicas veterinarias para realizar las intervenciones de acuerdo a los protocolos y ajustándonos al presupuesto», matiza. 
Y es que advierte de que se ha establecido para el caso un «precio social» para poder atender al mayor número de empleares dentro del margen de la disponibilidad económica, para así cubrir la atención «de la mejor manera posible» a estos gatos callejeros como se hace con los que tienen dueño.
«Es un tema que no se resuelve en un año, porque se trata de controlar a la población felina en una ciudad», admite el presidente del Colegio de Veterinarios de Soria.
cinco colonias. Según la información proporcionada tras la firma del convenio hace un año, un centenar de gatos estaban ‘censados’ en cinco colonias (en las calle Real y El Carmen; Rincón de Bécquer; Fielato; cementerio; y faldas del Castillo), espacios en los que se detectó un crecimiento incontrolado de ejemplares que, además de ocasionar molestias y suciedad en los correspondientes vecindarios, también pueden provocar enfermedades entre los felinos.
La representante de Soria Adopción explica que con el presupuesto asignado por el Ayuntamiento de la capital se compró el material necesario (jaulas trampa, transportines, comida...) y se han sufragado las esterilizaciones, es decir, la castración tanto en los machos como en las hembras, por lo que estima que es necesario continuar para completar el control iniciado hace un año y también para aprovechar las herramientas que se han adquirido para esta primera fase.
«Hay colonias en las que se ha llegado a castrar a todos y están bastante controladas, incluso se han reducido», comenta Elisa Martínez, que reitera que, en otras, apenas han podido actuar y, además, no se puede esterilizar a los gatos que son cachorros, por lo que todavía queda trabajo por hacer.
Además, los voluntarios de Soria Adopción que se encargan de las capturas cuentan con la colaboración de los ‘alimentadores autorizados’, que disponen de un carné que los acredita y se ocupan de proporcionar pienso en las cantidades adecuadas a los gatos, para evitar que se alimenten con restos de comida casera con las consecuencias para la salud que les puede ocasionar,y la basura y suciedad que genera. Así, estos alimentadores informan a los voluntarios de la evolución de cada comunidad gatuna, una tarea que facilita la elección de los ejemplares objeto de intervención quirúrgica. Los animales que son castrados al mismo tiempo se marcan como ya esterilizados.