La movilidad con Madrid y la propagación del virus en Soria

EDS
-

La investigación del CSIC analiza los movimientos antes de la emergencia sanitaria y considera que el 76% del pico de mortalidad se explica a partir de la movilidad con Madrid. «No es la única causa, pero es la mayor», consideran

La movilidad con Madrid, clave en la propagación del virus

La primera semana del mes de marzo, antes de la declaración del estado de alarma, más de 19.000 personas visitaron Soria entre semana procedentes de otras provincias, y cerca de 28.000 lo hicieron el fin de semana. De estas, 1.700 y 7.000 (el miércoles, día 4 de marzo, y el sábado, día 7) procedían de Madrid. En el movimiento contrario, cerca de 17.000 sorianos visitaron otra provincia entre semana y más de 19.000 se fueron el fin de semana. De estos, más de 3.500 y casi 4.000 (el miércoles y el sábado) lo hicieron a Madrid. Esa semana, en algunos momentos, llegó a haber más de 116.000 personas presentes en la provincia. Estos datos, en el contexto de la crisis sanitaria por el virus SAR-CoV-2, pueden servir para evidenciar hasta qué punto la movilidad con otras provincias y, especialmente con Madrid, «foco» principal de la COVID-19, fue clave en la propagación del virus en la provincia. 
Los datos forman parte del trabajo que ha realizado el Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos IFISC (CSIC) y Kido Dynamics, un estudio que analiza la «propagación de la COVID-19 en España» a través de «la relación entre movilidad y contagios». Según este informe, «el 76% del pico de mortalidad en España se explica a partir de la movilidad entre cada provincia con Madrid y su ratio con la población local. No es la única causa, pero es la mayor con mucha diferencia», advierten sus autores, que admiten que este porcentaje nacional, en el caso de Soria, es perfectamente aplicable. 
Para entender este estudio es necesario partir de la base de que son «muchos factores» los que incluyen en la incidencia local, pero no se puede pasar por alto lo que denominan la siembra múltiple, es decir, «cuando varios individuos infectados independientes (no agrupados) llegan a una población susceptible». «Si por cada provincia comparamos el pico de la mortalidad por COVID-19 con el número de visitantes cruzados per cápita entre la provincia y Madrid una semana antes (previo al estado de alarma) encontramos una correlación directa. Por ponerlo en contexto: en una semana como la de principios de marzo de 2020, visitan Soria unos 6.000 residentes de Madrid y en paralelo visitan Madrid unos 5.200 residentes de Soria, representando en relativo casi un 13% de su población. En comparación, tenemos en esa misma semana 25.000 residentes en Madrid visitando Barcelona y 37.000 residentes de Barcelona visitando Madrid, pero representan únicamente un 1% respecto a la población de Barcelona. Ese brutal intercambio en términos relativos en provincias como Soria o Ciudad Real ha sido crucial en la evolución de incidencia y mortalidad en las provincias interiores», concluyen los autores de este estudio. 
flujo en soria. Los datos del estudio reflejan que «hay más visitantes en Soria que sorianos visitando otras provincias» y que, tanto en un movimiento como en otro (visitantes y visitas), Madrid siempre está en las primeras posiciones, de modo que, «dados los patrones de movilidad, Madrid actúa como provincia limítrofe, sin importar la distancia».
«Lo que más llama la atención es que con una población de 89.000 habitantes, la provincia soporta la actividad de hasta 108.000 personas entre semana (un 20% más de su padrón) y hasta 116.000 en fin de semana (un 30% más)», destaca uno de los autores de este estudio, Alberto  Hernando, de Kido Dynamics. Todo ello puede servir para explicar, en parte, la expansión del virus en la provincia.