scorecardresearch

Celtiberia, cuando para aprender nunca es tarde

EDS
-

No hay edad para aprender. Lo demuestran a diario en el Centro de Educación para Adultos Celtiberia, donde ofrecen formación a diferentes perfiles con un solo requisito, ser mayor de 18

Celtiberia, cuando para aprender nunca es tarde

Algunos se reenganchan tras años -incluso décadas- sin tocar un libro, otros quieren formarse para encontrar un empleo, o mejorar el que ya tienen. Hay quien lo hace por mera diversión, por el placer de aprender, y quien acude para saber lo más básico, a leer y escribir. En el Centro de Educación para Adultos (CEPA) de Soria Celtiberia «hay tantos perfiles de alumnos como tipos de enseñanzas» se ofrecen. Y la oferta es amplia. Alfabetización, conocimientos básicos, Secundaria, cualificaciones profesionales, idiomas, textil, informática, patrimonio, preparación para obtener la nacionalidad española... y más de 200 cursos que se pueden realizar a distancia a través del Aula Mentor. El único requisito para poder acceder a todo ello es ser mayor de 18 años. Pero ¿acaso hay edad para aprender?

Más de 700 alumnos están matriculados este año en el centro. Son muchos menos que los que había en tiempos prepandemia, cuando se llegó a superar el millar de matrículas. «Ha bajado por el cumplimiento de las normas COVID», ya que ha habido que adaptar las aulas a las distancias de seguridad y eso supone menos alumnos por clase, pero, también, «porque el perfil de muchos alumnos es gente mayor que no necesita los estudios para generar un trabajo y muchos han optado por esperar a mejores tiempos», explica el director del centro, Javier Miguel Sevillano. Él, y los 24 profesores que integran la plantilla, se esfuerzan por mejorar y dignificar un centro que, reconoce su director, «necesita que se conozca más». «Porque es un centro de últimas oportunidades para mucha gente (quienes han agotado la vía 'ordinaria', el instituto) pero, también, de primeras oportunidades. Porque el fin del centro es ayudar a la gente en sus múltiples fines: divertirse, formarse, aprender a leer y escribir, encontrar trabajo...», explica sobre los retos del CEPA Soria, consciente de que sus aulas sirven para abrir muchas puertas. Y todo ello, «sin olvidarnos nunca de pasarlo bien», recalca. Para conseguirlo organizan diversas actividades desde la Biblioteca, extraescolares, concursos de relatos, de recitado, científicos, de la Constitución, salidas al teatro…

Darse a conocer es uno de los retos pero, también, crecer. Porque admite Miguel, las instalaciones se han quedado pequeñas para dar respuesta a la amplia demanda que tienen, especialmente en algunas enseñanzas como alfabetización (destrezas básicas de lectura, escritura, cálculo y español), conocimientos básicos (para acceder a la Educación Secundaria) o los programas de competencias profesionales en aulas taller (Atención Sociosanitaria a dependientes en instituciones sociales, Electricidad y Fontanería), donde se obtiene el título de cualificación profesional completa y, tras las prácticas en empresas, el nivel de inserción de sus alumnos es prácticamente del cien por cien. También en Secundaria, donde precisamente ahora está abierta la matrícula extraordinaria (hasta el 25 de febrero hay plazo para inscribirse a las clases presenciales).

La «enseñanza formal» es la que más demanda tiene pero el centro cuenta con una amplia oferta para mayores de edad que incluye también «una serie de programas pensados para el entretenimiento, la mejora de conocimientos, el ocio…». Son los programas de Imagen Digital y Textil, donde hay diferentes módulos: materiales, herramientas, máquinas; tejeduría; técnicas de corte y ensamblaje a mano; y estampación, todos ellos con«gran demanda».

Se imparten también programas de competencia lingüística de español e inglés, de competencia digital (Informática), de competencia cultural y artística (Patrimonio Cultural y Artístico de Soria), y de competencias social y ciudadana, desde donde se prepara a los alumnos para superar la prueba CCSE (Conocimientos Constitucionales y Sociales de España), que da acceso a la nacionalidad. En este sentido, cabe apuntar, además de preparar la materia, el Centro Celtiberia está autorizado para la realización de los exámenes de CCSE  (es centro examinador Cervantes), una prueba que se realiza «el último jueves de cada mes».  También se hacen en el propio centro los exámenes de la PLS (Prueba Libre de Secundaria), con dos pruebas al año, en mayo y septiembre, concreta el director. 

No se realizan los exámenes pero sí se prepara desde el centro soriano a los alumnos que deseen realizar la prueba de acceso a ciclos de grado superior o el acceso a la universidad (PAU) para mayores de 25 o 45 años.

Además de dar clase presenciales en sus instalaciones de la calle Manuel Blasco y otras a distancia, los profesores del CEPA Celtiberia asumen también los cursos de Operaciones básicas de cocina y Limpieza de superficies y mobiliario en edificios y locales en el Colegio Santa Isabel. Y, en el Centro Penitenciario de Soria, dan clases de «alfabetización y neolectores» a los internos. «También, de conocimientos básicos (Primaria) y la preparación para la Prueba Libre de Secundaria (PLS)».