TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


China

06/04/2020

Además de la tragedia de muertes, el coronavirus dejará muchas otras secuelas. Una de ellas, y nada baladí, será (ya lo está siendo) la confirmación de China como nuevo líder mundial por méritos propios y por deméritos ajenos. Llevamos una buena temporada en la que todos los ojos están puestos en el gigante asiático. Resulta que allí, y no aquí, fabrican mascarillas, geles, respiradores, batas, trajes y muchas de las cosas que se necesitan para hacer frente a la pandemia. Y hay que comprárselas aunque sean caras, aun arriesgándonos a estafas, fraudes, empresas sin licencia, retrasos burocráticos, escasez. Y asistimos al deprimente espectáculo de ver como el Gobierno central, las comunidades autónomas y hasta los hospitales se pelean para conseguir de China lo que precisan. Y, cada cual por su cuenta y en dura competencia con los demás, fleta aviones, adelanta el dinero y anuncia, ¿tal vez para proteger su imagen?, que todo llegará pronto, “en los próximos días”, frase que llegamos a oír tanto como el “quédate en casa” o la evolución del “pico” y de las “curvas”. Y, a la vez, los ejecutivos regionales exigiendo a Pedro Sánchez que les reparta lo que viene (cuando venga) de Pekín. Me imagino a los chinos frotándose las manos y tratando de entender lo que ocurre en España. Claro-dirán- allí se inventó la guerra de guerrillas. Y mientras en estos pagos discutimos por la asignación de mascarillas, allí las fabrican, las venden y les sacan un buen rendimiento económico y de prestigio. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? En Europa, y más en concreto en España, nos sentimos tan ricos, poderosos, seguros con nuestro turismo, nuestra gastronomía, nuestra forma desenfadada de vida, nuestro Estado del Bienestar, nuestras exigencias a Papá Estado que dijimos “que fabriquen ellos”. Y nos hicieron caso. Ahora su industria es potente; la nuestra está en paños menores. Ellos nos inundan con sus productos; nosotros importamos y pagamos, veremos hasta cuándo. China, en silencio, de puntillas, ha asumido ya el liderazgo mundial en muchos terrenos. En Europa seguimos discutiendo si son galgos o podencos.



Las más vistas

Opinión

El tiempo es el que es

Hemos comprobado el tiempo que necesitan los españoles para enfrentarse. Días. Horas. Descubrir que las dos Españas de Machado, la que muere y la que bosteza, siguen tal cual más de cien años después