scorecardresearch

Festivales de música, motor económico del verano soriano

S.Almoguera
-

El verano vuelve a reactivarse tras la pandemia con la proliferación de certámenes de música que contribuyen a incentivar el turismo generando 'marca Soria'

El escenario principal de Enclave de Agua, en el antiguo lavadero de lanas, en imagen de archivo. - Foto: Eugenio Gutiérrez

En 2008 comenzó su andadura en el paseo de San Prudencio de la capital soriana, con un público muy escaso, Enclave de Agua. Era la gran apuesta cultural del verano del (entonces nuevo) equipo de Gobierno liderado por Carlos Martínez Mínguez que planteaba una filosofía que, inicialmente, generó bastante escepticismo e indiferencia en la ciudadanía soriana: apuesta por la música afroamericana (un género relativamente minoritario y por aquel entonces no muy de moda) ofrecida en un espacio muy vinculado al disfrute de la naturaleza (las márgenes del Duero) y de forma gratuita. Muy pocos creyeron que el evento sobreviviría y fueron todavía menos los que pensaron que acabaría convirtiéndose en lo que actualmente es: el gran evento cultural y turístico que, antes de la covid-19, atraía a más de 20.000 personas, un alto porcentaje de ellas, venidas desde otras provincias españolas. Tres años después de su creación, el Festival era ya todo un éxito. 

Enclave de Agua, que este año cumple 15 años y, tras la covid-19, regresa a su formato habitual con su doble escenario lavadero y pradera en la ribera del río, se ha convertido en uno de los principales atractivos estivales de la capital soriana y en el modelo que ha impulsado en el resto de la provincia un formato, el de festival, que cada vez atrae más público. El 24,5% de la población nacional, según el Anuario de Estadísticas Culturales 2020 que editó el Ministerio de Cultura y Deporte, asistió a eventos musicales durante 2019, un porcentaje que sube hasta el 51,3% de la población de entre 20 y 24 años y al 36,8% entre las personas de entre 45 y 54 años.  

Sólo en el año 2019, el previo a la pandemia, se celebraron en España 805 festivales de todo tipo alentados por la demanda creciente de público. Tras el paréntesis que han supuesto los dos primeros años de la pandemia, alrededor de 14 festivales de muy diversos estilos y tamaños se darán cita este verano en la provincia soriana. Serán todo un revulsivo para la economía local porque se estima que el 17% de los viajes realizados en 2019 en territorio nacional estuvieron motivados por motivos culturales. La media de gasto por persona fue de 534 euros, según el citado estudio elaborado por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Aunque en el caso de Enclave de Agua el Ayuntamiento de Soria no ha hecho un estudio del impacto económico que tiene en la capital la celebración de este evento, para el concejal de Cultura, Jesús Bárez, está claro que «los ingresos superan con mucho el coste del festival». En total, 94.622 euros el servicio de montaje técnico de toda la logística y otros 160.000 euros para la organización y desarrollo de un evento que este año tendrá lugar los días 28, 29 y 30 de julio con London Afrobeat Collective, Bibi Tanga&The Selenites o Grand Slamfunk como cabezas de cartel. El festival es gratuito, pero la ocupación hotelera en la ciudad y alrededores roza durante los días de celebración el completo y a ello hay que sumar el desembolso en comidas y cenas así como en «alterne de copas y cañas, que suele ser muy elevado», argumenta Bárez. Pero, por encima de ello, sostiene, hay otros indicadores que no pueden medirse, «como la felicidad» y «una buena imagen de la ciudad» que se traduce en una importante promoción turística que perdura más allá de los tres días de celebración del certamen musical.

También en Ágreda y en localidades de alrededor la ocupación hotelera registra ya buenos niveles de ocupación de cara a la que será la tercera edición del Torrezno Music, que organizan los hermanos Miguel Ángel y David Omeñaca. Será el 23 de julio con un destacado cartel que incluye a Javier Ojeda, Artistas del Gremio y Los Desgraciados, entre otros muchos. Música y torreznos recién hechos conforman la filosofía de este certamen gratuito que en 2019 reunió a 2.000 personas. 

En la capital, con el regreso a su formato habitual sin restricciones sanitarias se esperan recuperar las cifras de espectadores de antaño, pues «Enclave no se interrumpió por la pandemia», destaca el concejal de Cultura. Bárez reivindica la cultura como un importante «dinamizador» de la economía. También, insiste, crea empleo. En el caso de Enclave de Agua, sin contar los artistas que actuarán en las márgenes y los que amenizarán los conciertos vermú en el centro de la capital al mediodía, los preparativos, logística y producción del festival, junto a las zonas de restauración y de mercadillo de artesanía (que este año también vuelven al paseo de San Prudencio), darán empleo a más de un centenar de profesionales.

boina festA POR LOS 1.000 ASISTENTES

Las expectativas  de afluencia de público también son altas en otro de los festivales más emblemáticos y singulares de la provincia, el Boina Fest, que celebrará su octava edición el próximo 6 de agosto en la localidad de Arenillas. El certamen nació con un marcado carácter de reivindicación, a través de la cultura, de la Soria y la serranía celtibérica despobladas y en esta nueva convocatoria presencial (los dos últimos años se ha celebrado en modalidad 'on-line') se espera batir récord de asistentes. Este año los cálculos pasan por superar las cifras de 2019 (800 espectadores) o incluso alcanzar las 1.000 personas, dato que, destaca Rodrigo Gismera, promotor del Boina Fest, sería todo un récord.

De que podría alcanzarse habla ya el intéres que ha levantado un evento del que aún no se conocen ni sus cabezas de cartel (se darán a conocer en los primeros días de julio). «Este año incluso antes de anunciar grupos participantes de la serranía celtibérica comenzaron a entrar bastantes reservas de la zona de acampada», señala Gismera. Parece, augura, «que este año va a haber más gente que nunca». Será un nuevo hito para un certamen que nació en 2015 con la idea de «visibilizar la despoblación» y que, desde entonces, sólo ha dado «alegrías», recalca. El evento, 100% colaborativo en el que trabaja un equipo compuesto por 70 personas voluntarias, subraya Gismera, busca ser un altavoz que reivindique la vida en la España Vaciada a través de otra forma de hacer cultura «más intensa» y con proyección de largo alcance. Aunque, como destaca Gismera, que, como Enclave de Agua, sea un festival gratuito no quiere decir que no tenga un coste y que no tenga calidad. Por el escenario del Boina Fest han pasado grandes grupos como La Regadera o Rozalén, entre otras muchos. Si hay algo que valora este festival es el trabajo de los intérpretes.

LOS CONCIERTOS DEL VERANOEN ALMAZÁN VIVE

Aunque si hay una localidad en la que brillan los artistas, y donde llevan ya años celebrando el denominado 'concierto del verano' en la provincia ésta es Almazán. Los mejores y más conocidos cantantes del momento tienen a la villa adnamantina casi como parada obligatoria. Este año, en el marco del Festival Almazán Vive. Será los días 15 y 16 de julio con un plantel de nombres muy conocidos entre los que destacan Nil Moliner y una de las bandas que más despuntan en el pop actual: Marlon. Whisky Caravan, Desvariados y Los Zigarros completarán el cartel de este festival que se presentó el pasado mes de mayo en la Feria de Muestras de la localidad y del que La 8 Soria y El Día de Soria son medios oficiales. 

El viernes 15 se subirán al escenario de la plaza de toros Nil Moliner, uno de los más reconocidos cantautores del momento, y el grupo asturiano Marlon (las entradas para el concierto doble están ya a la venta al precio de 25 euros) una propuesta muy dirigida a las jóvenes generaciones amantes de la música pop actual. Al día siguiente Almazán Vive presentará su cara más rock con Whisky Caravan, Desvariados y Los Zigarros (entrada, cinco euros; gratuito para los asistentes de los conciertos del viernes). 

No será la única propuesta musical que ofrezca la villa adnamantina. Almazán Suena reunirá hasta octubre en el campo de fútbol La Arboleda a grupos como Burning, Stay Homas, Mr. Kilombo, Huracán Romántica, El Jose, El Guapo Calavera o Salida Nula. 

También con la premisa de atraer al público con artistas populares llega de nuevo este año a El Burgo de Osma Festivales con encanto, que este año se celebrará entre el 30 de julio y el 7 de agosto en la plaza de toros de la villa burgense. Rozalén (30 de julio) y Manu Tenorio (2 de agosto) son los cabeza de cartel de una cita que, por encima de todo, busca satisfacer a todo tipo de públicos. De ahí que también se cuente con el espectáculo de humor de JJ Vaquero (1 de agosto) y que se hagan 'guiños' a distintos tipos de espectadores con la inclusión de sesiones DJ con Sofía Cristo y Duende (5 de agosto), el rap de Xavibo (8 de agosto) o incluso a la música tanguera de Malevaje (7 de agosto), la nostalgia con tributos a Los Beatles y Estopa (4 de agosto) o, ya de cara a los más pequeños, el musical Frozen (31 de julio). Festivales con Encanto, que busca escenarios con una gran carga patrimonial como, en este caso, el centenario coso taurino burgense y el teatro San Agustín, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de la localidad (la inversión municipal asciende a 20.000 euros) y busca revalidar e incluso mejorar un éxito que ya logró  el año pasado a pesar del covid.