Fernando Orte


El punto ocho

Después del 10-N, cuando España votó con hastío y un hartazgo más que comprensibles, muchos nos hacemos la misma pregunta: ¿de verdad hacía falta sacar las urnas por cuarta vez en cuatro años? Al final las fichas del tablero poco se han movido, y las jugadas posibles siguen siendo más o menos las mismas. Parece que toma forma aquel Gobierno de coalición que Pedro Sánchez desdeñó en su día y nos llevó al escenario actual. Ahora el presidente en funciones se abraza en público con el mismo Pablo Iglesias con quien se negó a pactar por miedo a no poder dormir por la noche.
Dentro del postureo al que nos tiene acostumbrados el candidato socialista, este martes, apenas 48 horas después de las elecciones, se producía la primera foto de ambos; la de la firma de dos folios con diez puntos para sentar las bases de un Ejecutivo progresista. Recoge tantas generalidades que parece una carta a los Reyes Magos. Y de entre todos, el más breve y ambiguo es el ocho: «Revertir la despoblación: apoyo decidido a la llamada España vaciada». Desde ‘Soria ¡YA!’ ya han advertido de que estarán vigilantes y exigirán «que las palabras sean hechos con medidas concretas y presupuestos». Yo no dudo de las buenas intenciones del Gobierno que se nos avecina pero, recordando propuestas como la de descentralizar instituciones del Estado, o la creación de un ministerio contra la despoblación, francamente pienso que se trata de un brindis al sol más, en este caso con la complicidad de Podemos.
Mi esperanza está puesta en el diputado logrado por ‘Teruel Existe’. Su voto sumará como los de otros diputados de partidos que siempre sacan tajada en las Cortes por apoyar o abstenerse en una investidura o en la aprobación de leyes y presupuestos. Quizás peque de iluso pero creo que, si la legislatura echa a andar y hay Gobierno con plenas funciones, esa provincia hermana podría conseguir en cuatro años los avances que no ha logrado en cuarenta de Democracia.



Las más vistas

Carta del Director

La extraña pareja

En el Burgo parecen decididos a hacer frente a las recomendaciones de Madrid. El presente de un territorio también se escribe con interpretaciones fuera de guion como las protagonizadas por Navas y Cobo

Opinión

La cacharrería

En vez de reconstruir el destrozo que heredó de su antecesora, Yolanda de Gregorio ha ido convirtiendo la sede de la calle Almazán en esa cacharrería en la que se han perdido los valores