scorecardresearch

«Queremos que las personas tengan la posibilidad de elegir»

P. Velasco
-

Este vallisoletano, licenciado en Historia, lleva una larga trayectoria al frente de Predif. Acaba de renovar tras 12 años al frente de la institución que reúne a los colectivos del tercer sector y ofrece servicios a 100.000 personas con discapacidad

«Queremos que las personas tengan la posibilidad de elegir»

Predif cumplió el año pasado 20 años de trayectoria y usted acaba de renovar recientemente al frente de su junta directiva, ¿todavía quedan retos por cumplir?

Todavía hay muchos retos a los que nos tenemos que enfrentar, pero principalmente durante los últimos años Predif se ha especializado en la promoción de la figura del asistente personal, una figura que es imprescindible para promover la autonomía y la participación y la vida en comunidad de las personas con discapacidad. Aunque en esta Comunidad se está trabajando en la buena dirección en lo que es la promoción de la asistencia personal, también es verdad que hace falta más apoyo económico para que las personas puedan realmente acceder a esta prestación recogida dentro del sistema de dependencia y darla aún más a conocer, sobre todo para las personas con discapacidad que viven en el medio rural.

Si hiciera un balance de estos 12 años, ¿cree que se ha avanzado en la inclusión de las personas con discapacidad?

Sí se ha avanzado. Hace 20 años había muchos problemas de accesibilidad, y todavía los hay, pero en ese sentido se ha ido mejorando. Y también en la percepción que tiene la propia administración y la sociedad de las personas con discapacidad. Hace 20 años muy pocas personas hablaban de la inclusión de las personas con discapacidad a través del empleo, era algo que no parecía prioritario, y ahora hemos conseguido revertir esa situación y dar a entender que como para cualquier persona el empleo es algo fundamental y es la vía más natural de inclusión de las personas con discapacidad.

¿Realmente se ha conseguido poner a las personas con discapacidad en el centro de atención?

Por un lado se ha progresado, aunque no es menos cierto que queda mucho por hacer. Ahora estamos en una fase de poner en el centro a las personas, de preguntar a las personas qué quieren y necesitan, y no pensar por ellas, porque muchas veces, en otras épocas, a las personas con discapacidad se les daba poca participación en lo que era la elección de los apoyos que necesitaba para desenvolvernos en nuestro día a día. Eran apoyos que nos venían dados y que prácticamente no teníamos mucha capacidad de elección. Ahora mismo ha cambiado radicalmente, somos las personas las que en función de nuestras necesidades, de nuestras circunstancias, decidimos sobre todos los aspectos de nuestra vida.

Comentaba que se ha avanzado en la accesibilidad, sobre todo a las administraciones, ¿queda trabajo por hacer?

Aquí hay dos asignaturas pendientes. Una que es terminar de reformar la ley de propiedad horizontal, para que cuando haya que hacer una mejora de accesibilidad en una comunidad de vecinos, por ejemplo, se haga y no quede al albur de una elección por parte de los vecinos. Llevamos años defendiendo que cuando un vecino acredite que necesita una mejora de accesibilidad, ya sea por un problema de movilidad reducida, por la edad o discapacidad, se haga por ley y no quede a decisión de la comunidad. Hay otra asignatura pendiente muy importante, que es todo lo que tiene que ver con la accesibilidad a los sistemas informáticos, a las webs, a las apps, donde sorprendentemente en estos años hemos visto que todo lo que es el acceso a las nuevas tecnologías se ha convertido en una nueva barrera para las personas con discapacidad porque muchas administraciones no tienen sus webs cien por cien accesibles, con lo cual muchas personas con discapacidad no pueden acceder a información que están en las webs ni hacer gestiones telemáticas.

Han puesto mucho empeño en promover e impulsar la figura de asistente personal en la Comunidad, ¿cómo se encuentra en la actualidad su desarrollo?

Castilla y León es la segunda Comunidad de España con más prestaciones concedidas de asistencia personal, y también es verdad que es la más convencida está del potencial que tiene esta figura, no solo para personas con discapacidad, sino para personas mayores y para personas que tengan necesidades de apoyo para desenvolverse en su día a día. Aquí estamos trabajando de la mano de la administración precisamente para promover el que las personas mayores puedan vivir en su entorno familiar el mayor tiempo posible, y para ello necesitan tener unos apoyos necesarios para que puedan vivir en su casa, en su domicilio o donde ellos decidan. No estamos en contra de los módulos residenciales, lo que sí estamos es a favor de que las personas tengan la posibilidad de elegir, y si quieren vivir en su casa o en su pueblo pues que lo puedan hacer. Y la administración tiene que poner los apoyos que necesitan las personas y que quieren, y no los apoyos que a veces les tienes que recibir de forma resignada porque no te dan otros nuevos. Aquí por lo menos vamos por el buen camino.

¿Cuántos asistentes personales hay en Castilla y León ahora mismo?

Ahora mismo debemos estar por unas 1.700 personas, que no es un número cuantitativamente relevante pero si nos indica que vamos en la buena dirección y que lo que tenemos que hacer ahora es seguir conociendo esta figura para que cada vez sean más las personas que lo soliciten.

¿Cuántos serían necesarios en Castilla y León para atender la demanda de las personas con discapacidad?

Estamos hablando de más de 30.000 personas que podrían estar interesadas en tener este apoyo, y sobre todo personas que viven en el medio rural. No va ser viable que en el futuro construyamos residencias en todos los sitios, pero tampoco eso es lo que vamos a hacer. Lo que queremos es que las personas vivan en sus casas, que es lo más natural cuando así lo deseen y que tengan lo apoyos para poder hacer esa vida lo más normalizada posible. Con lo cual, el número de personas que se podrían beneficiar de esto es muy elevado en Castilla y León.

Pero se pueden encontrar con varias dificultades: que los beneficiarios conozcan esta figura y que haya personas que quieran desplazarse al medio rural para trabajar en ello...

Aquí el secreto está en que la asistencia personal es una oportunidad de empleo para muchas personas. Nosotros estamos trabajando para dar formación allí donde viven porque en definitiva si una persona necesita un apoyo y vive en un pueblo, lo normal es que sea de allí o del entorno, porque no tiene sentido que si yo necesito un asistente personal en un pueblo, pues que tenga que venir de la ciudad. Es una de las cosas que también conlleva la asistencia personal. Hay que informar a las personas allí donde surgen las necesidades de apoyo, para que estas necesidades de empleo sean factibles y la asistencia personal cumpla esa doble función: ser un apoyo y ser una oportunidad de empleo para muchas personas que viven en el medio rural.

¿Cómo se puede dar a conocer más?

Lo que hacemos es organizar jornadas en los pueblos para dar a conocer la figura y que los trabajadores sociales y educadores sociales expliquen qué es la asistencia personal, cómo se pueden beneficiar, cómo se accede al sistema de ayuda a la dependencia, porque es verdad que muchas personas no saben cómo acceder y eso es una lluvia fina que hay que ir trabajándola, pero de una forma cada vez más intensa porque hay muchas personas que cuanto antes puedan tener acceso a estos apoyos, su calidad de vida va a mejorar ostensiblemente.

¿Cuáles son las principales dificultades para acceder a la prestación económica del asistente personal en Castilla y León?

Es un trabajo que estamos haciendo conjuntamente con los Ceas para que las personas vean que el acceso al sistema de la dependencia es algo fácil, no tiene una especial complejidad porque muchas veces todas las tramas burocráticas que podamos poner, dificultan que las personas entren dentro de estos sistemas de apoyo y esto hay que facilitarlo. Nosotros desde nuestras entidades también hacemos nuestro trabajo, ayudarles, acompañarles a que entren dentro del sistema para que sea lo más fácil posible y que en definitiva puedan beneficiarse de la ayuda.

El sistema de la dependencia de Castilla y León siempre destaca entre los que mejor funciona, ¿qué mejoras haría?

La verdad es que si funciona bien en el sentido de que una persona desde que entra en el sistema de la dependencia hasta que le dan una contestación, el tiempo medio es de dos-tres meses. Pero todavía hay capacidad de mejora en el sentido de dar a conocer todas las posibilidades que ofrece el sistema de dependencia, que es todo el catálogo de prestaciones para que las personas sepan a que tienen derecho.

Todos estos avances, ¿cómo se trasladan al medio rural?

Hay esa especial complejidad porque hay muchos pueblos pequeños donde el acceso a la información es más complejo para las personas que viven ahí. No hay que tomarlo con resignación, sino como la realidad que tiene nuestra Comunidad y que también la hace enriquecedora en ese sentido. La hoja de ruta es trabajar con ayuntamientos y diputaciones para seguir organizando jornadas, charlas, seguir abarcando el mayor territorio posible para que en todos los pueblos oigan hablar de esto, sepan que hay entidades que gestionan los servicios de asistencia personal.

¿Se seguirá potenciando la accesibilidad al turismo?

Esa es otra de las estrategias que siempre ha seguido Predif, la de facilitar el acceso a la cultura y al turismo para las personas con discapacidad. En este sentido organizamos viajes culturales para que las personas con discapacidad, siempre de forma inclusiva, puedan conocer pueblos o territorios que tienen especial complejidad en materia de accesibilidad. Y por otro lado, estamos trabajando con la Junta para proponer crear una guía de recursos turísticos accesibles de nuestra Comunidad, porque el problema que hay es que la gente no lo conoce. También queremos organizar cursos de formación para los profesionales del turismo para que sepan cómo atender las necesidades especiales de un turista con discapacidad. Y nos gustaría también, porque yo creo que esta Comunidad tiene potencial, organizar aquí el primer congreso de turismo accesible del medio rural, ya que Castilla y León a nivel de patrimonio cultural y de turismo de interior es un destino de primer orden, pero muchas veces no dar a conocer las posibilidades que ofrece nuestro turismo en materia de accesibilidad nos hace perder el potencial, tanto a nivel de España como a nivel internacional.