scorecardresearch

Protección Civil Soria moviliza 120 voluntarios

Ana Pilar Latorre
-

Han recibido el diploma que acredita la Mención Honorífica al Mérito de la Protección Ciudadana de Castilla yLeón «en reconocimiento a la labor altruista» en la pandemia

Protección Civil Soria moviliza 120 voluntarios - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

En la provincia de Soria hay actualmente tres agrupaciones y una asociación de Protección Civil que aglutinan a 120 voluntarios, aunque desde la Agencia de Protección Civil de Castilla y León se sugirió que sería ideal que esta cifra se duplicase y se lanzó una campaña de captación en 2021. Esta semana todas han recibido un diploma que acredita la Mención Honorífica al Mérito de la Protección Ciudadana de Castilla y León «en reconocimiento a la labor altruista y voluntaria durante la pandemia, luchando contra la propagación del virus y trabajando desinteresadamente por el bienestar de la población de Castilla y León».

Desde la Agencia de Protección Civil autonómica se ha insistido siempre en que la pandemia ha puesto en valor su actuación más allá de su presencia en eventos tanto deportivos como de todo tipo, ya que han estado en cribados, en la campaña de vacunación, llevando medicinas y alimentos a personas mayores y en las zonas rurales. 

La directora de la agencia, Irene Cortés,  destaca que estos voluntarios encuentran la forma de canalizar su vocación de ayuda a los demás, ocupando su tiempo libre, sin que haya un perfil concreto ni de sexo, profesión ni edad, con una clara vocación pública.En Soria, los cuatro colectivos aportan su granito de arena en el ámbito de la Protección Civil, formándose en la materia, acudiendo donde se les requiere, apoyando a los servicios profesionales. Estas agrupaciones nunca actúan con el ánimo de sustituir a equipos profesionales, «pretendemos sumar, no sustituir», insisten sus responsables. Carmelo Lucas Santolaya, Rocío González y Eugenio Alonso están al frente de las agrupaciones de Golmayo, Alconaba y Moto Nieve Urbión y todos ellos, junto a los responsables de la de Berlanga, destacan con orgullo la oportunidad de poder ayudar en determinadas situaciones.

Dependen de la Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León, que organiza varias actividades formativas a lo largo del año tanto online como de manera presencial. Hay, por ejemplo, cursos básicos para voluntarios (que es obligatorio porque es la formación básica mínima), para grandes eventos (conciertos, manifestaciones, fiestas...), búsqueda en grandes áreas de personas desaparecidas, comunicaciones y cartografía base, en el Camino de Santiago... Además, hay formación reglada en la Escuela de Protección Civil y Emergencias, del Ministerio del Interior, con sede en Ribas Vaciamadrid, para lo que hay que ser de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de servicios de prevención y extinción de incendios, de la UME o de Protección Civil. Allí se hacen cursos de interfaz urbana y forestal, información a población en riesgo de emergencia, fomento de la cultura preventiva, rastreo y contención de coronavirus, cambio climático, incendios, accidentes de tráfico... 

Otra forma es a través de la Asociación Nacional de Agrupaciones de Protección Civil, que ofrece cursos de riesgos biológicos, psicología en situaciones catastróficas y atención sanitaria en emergencias. A título privado se realizan otras actividades formativas (Guardia Civil, primeros auxilios médicos, cuerdas montaña o unidad canina de rescate), según explica Carmelo Lucas Santolaya. «Todo está relacionado siempre con la pandemia», destaca haciendo referencia a otros temas como la atención psicológica, que es tan importante como la sanitaria, «lo estamos viendo por ejemplo en la guerra».

a nivel provincial. La constitución de una agrupación de un mayor ámbito y a nivel provincial, como las que hay en Ávila o en la zona de Levante ya se planteó. Carmelo Lucas Santolaya reconoce que «no sirve que nos juntemos las cuatro que hay en Soria, no es así, el método no es ese». De esta manera, tendría que ser a través de una administración que tenga competencias, como la Diputación de Soria. Hubo una reunión con Subdelegación del Gobierno, Junta de Castilla y León y Diputación en la que se les planteó la posibilidad por parte de las agrupaciones, pero tendrían que mostrar disposición. 

«Podría haber muchos más voluntarios y prever y cubrir muchos más servicios importantes que hay en toda la provincia y con más medios y una mayor dotación presupuestaria», apunta el voluntario haciendo referencia a que la base podría estar en Soria o Golmayo, por ejemplo. En esa agrupación se incluiría a voluntarios de otros municipios, que cubrirían ellos mismos sus eventos, y ofreciéndose apoyo mutuamente en cualquier localidad.  La Diputación «es una institución que está capacitada para propiciar la constitución de la agrupación. Es viable y se puede habilitar presupuesto», insiste.

El problema, según este voluntario, es que «en Soria todavía no hay suficientes conciencia de lo que significa esto», en comparación con otras provincias de la comunidad autónoma. «Necesitamos gente con disposición, es lo difícil, forma a gente y que se pueda contar habitualmente con ellos. Y, además, hace falta relevo, gente con interés y con capacidad para gestionar continuamente, que anteponga ese servicio a otras actividades de ocio», indica reclamando mayor interés desde las administraciones.