scorecardresearch

A un paso del paciente

María Albilla (SPC)
-

Acceso, liderazgo y colaboración es el trípode que sustenta a Viatris, una firma nacida a finales de 2020 con el objetivo de acompañar a los ciudadanos en sus necesidades médicas a lo largo de toda su vida

A un paso del paciente

Cuando un paciente traspasa el umbral de la puerta de una farmacia tiene a su alcance centenares de productos y medicamentos que esconden miles de horas de trabajo en su desarrollo e investigación puestas a su servicio en forma de pastillas, inyecciones, jarabes o cremas. Para llegar al gesto de la dispensación hay todo un complejísimo engranaje funcionando detrás con la exactitud de un reloj suizo en el que acaba de entrar Viatris, una empresa global de atención médica que echó a andar en noviembre de 2020.

Arrancar la actividad empresarial en plena pandemia es una actividad solo apta para valientes, aunque esta historia no empiece de cero, ya que el laboratorio surge de la combinación de Mylan y Upjohn, anteriormente una división de Pfizer, con la finalidad de ofrecer medicamentos de calidad a los pacientes cuándo y dónde los necesiten, así como para apoyar el control de las enfermedades y la adherencia del enfermo a su tratamiento.

Precisamente, el hecho de haber surgido en un momento tan adverso y con un portfolio muy rico de marcas consolidadas, ha ayudado a estos profesionales a cumplir sus objetivos desde el inicio. 

«Nosotros queríamos desde el primer momento estar al lado de los pacientes, los médicos, la sociedad científica y también de las administraciones en unos meses difíciles para dar respuesta a las necesidades en un tiempo de crisis como ha sido la pandemia», explica João Madeira, CEO de Viatris España. 

Aún están muy recientes en la memoria colectiva las complicaciones en el suministro que ha habido en momentos puntuales de estos dos últimos años cuando escaseaban las mascarillas, al principio, o los test rápidos de detección de la COVID-19 después, pero Madeira tiene claro que este tiempo les ha servido para sustentar unos pilares fuertes sobre lo que quieren representar en el mercado. 

«La pandemia nos permitió transmitir un mensaje muy potente sobre lo que queremos hacer y demostramos que podemos garantizar la cadena de suministros de medicamentos, independientemente de las dificultades de transporte y logística que surjan sobre el terreno», determina. En esta línea, ahonda en que en esos meses tan complejos «conseguimos que muchas entidades pudieran beneficiarse de donativos, de medicamentos y de equipamientos de protección individual para lo que hubo que trabajar esos días muy duro, pero demostramos que cumplimos con nuestra parte de la cadena, que al final es también cumplir con nuestra misión», agrega.

En todas las etapas

Viatris trabaja en España para empoderar a las personas y que puedan vivir de la manera más saludable posible en cada etapa de la vida. Sus áreas de actuación van desde la prevención, con la vacuna de la gripe; al diagnóstico precoz con el auto test de VIH, pasando por el compromiso con la adherencia terapéutica de los pacientes a través del Servicio Personalizado de Dosificación (SPD). 

Para poder copar todas estas áreas de acción se proponen el triple objetivo de expandir el acceso a los medicamentos, liderar innovando para satisfacer las necesidades de los pacientes y ser un socio de confianza para la comunidad sanitaria. «Aportamos un conjunto de ofertas terapéuticas y productos sanitarios que no tienen competencia en el mercado», agrega el CEO de la compañía. «Somos muy potentes en genéricos y biosimilares y tenemos un portfolio de marcas muy conocidas en España como son Betadine o Dalsy», apunta.

Madeira resalta además la potencia de la firma en las áreas cardiometabólica, del dolor y SNC (Sistema Nervioso Central), pero no quiere dejar atrás su compromiso con los medicamentos genéricos y los biosimiares. «El mercado de genéricos es crucial para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario y para que cualquier paciente tenga acceso a fármacos de alta calidad a un precio accesible», explica. «Estos productos garantizan un ahorro al Gobierno español cercano a los 50 millones de euros al año», concreta.

En el mercado de los medicamentos biológicos, que se está desarrollando en la actualidad, es donde entran los biosimilares. Reconoce que «va con cierto retraso comparado con los avances que se han hecho en el mercado de los genéricos», pero que es importante crear valor porque también suponen una ventaja económica de unos 3.000 millones a tres años, «un montante que permite invertir adicionalmente en otras áreas terapéuticas o en otros medicamentos que necesiten los pacientes», ahonda. Por eso Viatris espera ser un elemento clave en este campo en el que trabaja en patologías como cáncer, SNC, esclerosis múltiple (EM) o enfermedades autoinmunes.

Adherencia

En el cara a cara con el paciente, João Madeira considera que las oficinas de farmacia juegan un papel fundamental en el sistema sanitario español porque «en no pocas ocasiones se convierten en la puerta de entrada» al mismo. Los ciudadanos confían en sus profesionales y estos cada vez cobran una relevancia mayor en el manejo de las enfermedades de los pacientes. 

«No se puede obviar que España tiene una de las poblaciones más envejecidas de Europa y el soporte de un profesional de atención cercana se convierte en clave, más aún en las áreas donde el acceso a un médico de Atención Primaria no siempre es fácil», especifica el directivo.

Para ayudar en su tarea a los boticarios, Viatris propone el Servicio Personalizado de Dosificación, un sistema que permite que un paciente que no tenga un cuidador o que esté polimedicado, o bien que le cueste manejar todas las prescripciones que tiene, pueda tener sus medicamentos preparados de forma personalizada para evitar fallos en la toma de los mismos. De esta manera, la firma ofrece un servicio que automatiza el calendario de tomas que el paciente puede ir preparando con su farmacéutico para el lapso temporal que consideren. «Con este sistema se garantiza que no haya fallos en la medicación, que no se dupliquen los fármacos y, por lo tanto, se evitan todos los problemas que surgen porque un producto no se esté tomando o los efectos secundarios de que se esté administrando mal», concreta Madeira.