Trump aviva la división

Agencias
-

El presidente lanza un discurso en el que arremete contra los ataques a las estatuas del país y acusa a los manifestantes de intentar «derrocar la revolución estadounidense»

Trump aviva la división - Foto: TOM BRENNER

A los pies del Monte Rushmore, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo ayer un discurso conmemorativo del 4 de julio, Día de la Independencia, con un marcado tono descalificatorio y de división social, al tiempo que alertó de la «revolución cultural izquierdista». El republicano también arremetió contra los ataques a los monumentos y estatuas nacionales, en un momento en el que existe un debate sobre su significado y su relación con el racismo. 
«El Monte Rushmore será para siempre como un tributo eterno a nuestros antepasados y nuestra libertad», declaró desde una tarima decorada con banderas estadounidenses y que tenía como telón de fondo la imponente montaña. «Este monumento nunca será profanado. Estos héroes nunca serán desfigurados. Su legado nunca, nunca será destruido», puntualizó.
Estas palabras llegan tras las protestas raciales de las últimas semanas desencadenadas tras el asesinato en mayo del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis, que han traído consigo ataques a estatuas de líderes de la Confederación, presidentes estadounidenses e incluso exploradores vinculados a la conquista española de América.
En este sentido, el mandatario denunció la que calificó como una «revolución cultural de izquierda» y advirtió de que «está diseñada para derrocar a la revolución estadounidense». «Al hacerlo, destruirían la misma civilización que rescató a miles de millones de la pobreza, la enfermedad, la violencia y el hambre, y que llevó a la humanidad a nuevas alturas de progresos», comentó.
En respuesta a estos ataques, el magnate anunció la creación de un monumento en el Jardín Nacional de los Héroes Estadounidenses «a los gigantes de nuestro pasado», una iniciativa en la que se colocarán figuras como la de Benjamin Franklin, Thomas Jefferson, Martin Luther King Jr., Abraham Lincoln o Ronald Reagan.
El parque se abrirá antes del 4 de julio de 2026, cuando se cumplirá el 250 aniversario de la Declaración de Independencia, y «representará a estadounidenses importantes históricamente que han contribuido positivamente a EEUU a lo largo de la Historia».
En oposición a este discurso, el candidato demócrata a las elecciones de noviembre, Joe Biden, lanzó un mensaje para luchar contra el racismo. «Tenemos la oportunidad de estar a la altura de las palabras que fundaron esta nación», señaló.


Sin mascarillas

El acto, al que también asistió la primera dama, Melania Trump, y en el que eran esperadas unas 7.500 personas, se desarrolló sin las reglas de distanciamiento y sin mascarillas. La celebración se produjo en un momento crítico en el que EEUU vive un pico de contagio por coronavirus.