scorecardresearch

Más de 115 personas formalizan cada mes su testamento vital

SPC
-

Este documento oficial, que ya han registrado 15.339 ciudadanos en la Comunidad, es la vía para pedir o rechazar la recién estrenada eutanasia

Más de 115 personas formalizan cada mes su testamento vital - Foto: David Castro

Una media de 115,5 personas ha expresado de manera formal en el último año su voluntad sobre los tratamientos médicos que desea recibir o no en la fase final de su vida. Son 1.387 personas que han marcado hasta dónde quieren que se prolonguen sus tratamientos y en qué condiciones. En Castilla y León hay 15.339 personas que han formalizado su testamento vital desde 2008, acto que ahora cobra mayor relevancia con la Ley de la Eutanasia, ya que este registro es la vía para pedirla o para rechazarla.

Lo cierto es que la pandemia de la covid-19 también se ha visto reflejada en la evolución del registro de instrucciones previas, como informa Ical. Así, si a lo largo de 2021 hubo 1.387 personas que expresaron qué tratamientos quieren recibir, con una media de 115,5, en 2020 fueron 1.122, con una media de 93,5 mensuales. Fueron un 23,6 por ciento menos y un 38 por ciento por debajo del dato anterior, el de 2019, que sumó 1.811, debido al impacto del estado de alarma y el confinamiento.

En relación al número de documentos inscritos durante el año 2021, aumentaron en la mayoría de las provincias. Los mayores incrementos se registraron en Burgos y Zamora, con subidas del 86,8 y del 83,3%. En Palencia crecieron un 60,9 por ciento, mientras que en Ávila repuntaron un 53,3 por ciento. Mientras, el dato creció un 17,2% en Salamanca y en Segovia, un 21,1 por ciento. El resto de provincias registraron una actividad menor.

Desde que los pacientes pueden ejercer este derecho, las mujeres son las que más se han interesado. De los documentos inscritos desde 2008, 9.886 son de mujeres (64,45 por ciento) y 5.453 de hombres (35,54 por ciento). Concretamente, según figura en la memoria anual de la Consejería de Sanidad, en 2021 fueron 916 y 471, en cada caso, un 66 y un 33%, respectivamente.

Además de reflejar qué cuidados y tratamientos quiere o no recibir, la persona, siempre mayor de edad y plena capacidad de obrar, puede dejar por escrito el destino de su cuerpo o de sus órganos, una vez que muera o no pueda expresar su voluntad. Lo cierto es que la mayor parte deja por escrito ambas indicaciones, hasta en el 80,36 por ciento de los casos (12.326), y el 19,36 por ciento sólo se ha pronunciado sobre los cuidados (2.969).