scorecardresearch
Loli Escribano

SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Integridad

18/11/2022

Hay años que estás deseando que se acaben y otros, que no quieres que se acaben nunca. A mí me gustan los pares. ¿Por qué? No lo sé, pero me gustan. Me pasa lo mismo con las semanas: algunas se te hacen eternas y otras se te pasan en un suspiro. Ésta que termina ha sido tan intensa que el suspiro casi me ahoga. Hemos tenido de todo: candidatos, máquinas en el PEMA, la presidenta de Adif, alertas en el móvil, sentencias judiciales y un toro muerto. Estas dos últimas noticias, las más polémicas, vinculadas a Medinaceli. Le crecen los enanos a este pueblo mágico en el que con poco que estires el brazo, tocas el cielo con la punta de los dedos. Todavía con la resaca de la trágica muerte del toro jubilo que ha proyectado en todos los rincones de España una imagen cavernícola de Medinaceli, se hizo pública la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que ratificaba la sentencia de la Audiencia Provincial de Soria condenando al alcalde de esta localidad, Felipe Utrilla, y al que fuera teniente alcalde, Javier Fernández, como autores de un delito continuado de prevaricación. Integridad cero. Algo tiene que cambiar en la villa. Los vecinos lo tienen fácil, en mayo hay elecciones. 
Precisamente relacionada con los comicios de 2023 y la integridad, otra de las noticias o, mejor dicho, valoraciones de la semana que me han hecho coger aire para llegar sana y salva al sábado. El presidente del PP, Benito Serrano, salía a la palestra entre indignado y asombrado porque se ha filtrado el nombre de su candidato a la capital, Javier Muñoz Remacha, como si en Soria guardar un secreto fuera posible. ¡Qué ingenuo!  El «en Soria se sabe todo» y «en Soria nos conocemos todos» está a la orden del día, así que nada tiene de extraordinario que una vez tomada la decisión y antes de ser oficial, lo supieran hasta las ratas. De hecho, yo me preocuparía si no se produjera ese fenómeno, porque Soria ya no sería Soria. La sorprendida fui yo al leer los dos adjetivos que Serrano le atribuye a Remacha: íntegro y trabajador. Me sorprendió no porque no lo comparta, conozco al candidato oficioso y pongo la mano en el fuego por su integridad. Lo que me llama la atención es que la integridad se haya convertido en un valor al alza. En esta sociedad de trileros, corruptos y prevaricadores; la integridad, que se debe presuponer a todos en cualquier campo profesional y personal, ahora resulta que es el principal atributo que le permite a alguien liderar una candidatura. Asombroso. Así que, a la vista de que el Es-Alert funciona, como hemos comprobado esta semana, habría que pedir al gobierno que también incluya en el sistema de alertas de Protección Civil los casos de políticos íntegros, porque si nuestro móvil pitara cada vez que nos previniera de uno corrupto, acabaríamos sordos.