scorecardresearch

"Si alguien me impone algo en política, me voy a mi casa"

A.I.P.
-

Benito Serrano, el candidato de consenso, encara esta nueva etapa como presidente del PP en Soria consciente de las dificultades que supondrá la reunificación del centro derecha, aunque confiado de que conseguirá este objetivo

"Si alguien me impone algo en política, me voy a mi casa"

En el XII Congreso Provincial del PP consiguió el 98,7% de los votos para ser presidente de su partido. Era el candidato de consenso. Aún así, ¿esperaba un respaldo tan rotundo?

No me esperaba tanto apoyo porque había que unir muchas sensibilidades y no es fácil. Detrás de ese resultado hay mucho trabajo, muchas conversaciones. Cuando hablé con concejales, alcaldes, afiliados... vi que existe una ilusión y casi te ponen la condición de que hay que estar unidos. Lo agradezco a los que me votaron, a los que me colapsaron el móvil los dos días siguientes... Era muy importante llegar a esta situación.

¿Quería ser presidente del PP o se ha visto obligado a ser el candidato de consenso?

No voy a mentir, dije que no me iba a presentar, es público. Pero en un momento vi que era la solución, no quería que hubiera varias listas, sino una de consenso y tuve que dar el paso. Me parecía que era una buena opción para el Partido Popular.

¿En qué medida se vio presionado para dar ese paso?

Nadie me presionó. Fue una decisión personal. De hecho, hablé con los que se decía que iban a ser los posibles candidatos y en ningún momento tuve presiones ni para presentarme, ni para no presentarme. Cuando lo decidí tuve el apoyo de Madrid y de Valladolid.

Ha cosechado un apoyo casi unánime, ¿cree que así se cierran las fisuras del partido?

Que me digan a mí que casa no está revuelta...

Unas más que otras...

Creo que no, pero en unas se airea más que en otras. Veo unas luchas internas tremendas en el PSOE y esta semana hemos tenido una prueba de ello [marcha de Luis Rey al Senado], hace un mes lo mismo con la salida de Esther Pérez de la Diputación, nadie se ha hecho eco de que se ha tardado mes y pico en sustituir al portavoz socialista en la Diputación porque había guerra entre ellos, incluso algunos no se hablan... Guerras hay en todos los sitios.

En el PP, poner a 600 compromisarios de acuerdo es bastante complicado y que haya distintas sensibilidades en un partido es lógico, un pensamiento único no sería bueno. Ayer [por el martes] tuve ocasión de estar en Valladolid y veo un Partido Popular de Soria totalmente unido, con distintas sensibilidades que están encauzadas en la misma dirección.

¿Es suficiente para demostrar la unión de las distintas sensibilidades con que José Manuel Hernando sea secretario general y Jesús Ángel Peregrina, coordinador?

No sé. Hay un presidente, un secretario y un coordinador. Cuando haces una lista de consenso tiene que unir esas sensibilidades. Todos somos compañeros. Al final estamos luchando por el mismo objetivo, aunque unos lo ven de una forma; otros, de otra...; y yo, de otra. Mi visión de partido ha sido la que, unánimemente, se ha apoyado. Cuando vengo a la sede, no veo a nadie que se mate, veo a los compañeros que se van juntos a tomar café. La semana pasada he estado reunidos con muchísimos compañeros y nos hemos ido juntos.

Si fuera tan cordial la relación entre todos los compañeros, no hubiera sido necesario un candidato de consenso...

Estoy de acuerdo. Unos estaban en un lado, otros estaban en otro y no era posible arrimarse, por diferentes cuestiones. Planteé una postura que estaba más cerca de unos y de otros, y logramos unirlo.

Hay una veintena de secretarías provinciales. ¿Para qué sirven?

En un partido político tiene que haber mucha vida y hacemos mucho trabajo que no trasciende a la opinión pública. Tenemos que estar abiertos a escuchar a todos, por eso hay secretarías de todas las áreas, y está el trabajo interno del partido. No puedes ir a los pueblos el día previo a hacer las listas para las elecciones porque la gente no lo admite, hay que estar trabajando constantemente con todos los afiliados y simpatizantes, asociaciones, agentes sociales... Eso una sola persona no lo puede hacer.

Su compromiso, tal y como afirmó tras su elección, es unir el centro derecha de Soria. ¿Cuáles son las claves para la reunificación?

La clave de la reunificación es la misma que en la Diputación: hablar y entender a todos. Cuando se produjo en la provincia de Soria una división tremenda del centro derecha, por lo que sé, faltó mucho diálogo. Se trató más de imponer que de dialogar. En la Diputación llevamos más de dos años trabajando con la PPSO, con Ciudadanos (C’s), con un diputado no adscrito y con todos los del PP, y no hemos salido ni un solo día por una discrepancia entre nosotros. La gente quiere que atendamos sus problemas, no quiere los chascarrillos de que si uno se ha peleado o ha dicho algo. 

La clave también es tener claro dónde estás, porque es un equipo y cada uno tiene que tener su parte de responsabilidad. Por eso está José Antonio de Miguel en el ATI (Aeroparque Tecnológico Industrial),  Antonio Pardo en Turismo, Saturnino de Gregorio en Fondos Europeos... y el resto de mis compañeros en distintas áreas.

Por lo que comenta, ¿están más próximas las posturas con la PPSO que con el resto de sensibilidades de su partido?

No, no, están igual. Dentro del partido se ha demostrado que las distintas sensibilidades están unidas. En la Diputación nos daban dos días y medio, llevamos más de dos años y parece que esto va continuar. En la Diputación hay más rodaje y en el partido voy a empezar a trabajar ahora con muchos compañeros en la Ejecutiva.  

¿Qué plazos se ha marcado para la reunificación de la PPSO?

No te puedes marcar plazos, porque en política los plazos los cambia la propia política. Hay unos periodos fijos que son los electorales. Nosotros podemos tener la voluntad de integrar, pero no podemos traer a nadie atado con una cuerda. 

Desde la PPSO ya han dicho que hay que acabar la legislatura.

Lógicamente, porque si no dejarían de ser grupo en la Diputación. Pero nadie tiene una urgencia inmediata de integración. Hay que estudiar cada caso particular y haremos lo que más nos convenga a todos.

Para esa reunificación, la PPSO puso como condición revertir la Alcaldía de El Burgo de Osma y la de San Leonardo de Yagüe. En el primer caso, ya gobierna Antonio Pardo, ¿puede considerarse que se ha allanado la senda del entendimiento?

Eran las reclamaciones que hacían en la PPSO. Al final, lo que se firmó en aquel documento ponía que «se procurará» la reversión del Ayuntamiento de El Burgo de Osma y se ha cumplido, con lo cual está. Excepto San Leonardo y también el tema de Covaleda del que nadie habla, porque ahí un tránsfuga que se presentó con la PPSO dio la Alcaldía al PSOE. Nadie ha reclamado lo de Covaleda y lo de San Leonardo, a veces, se reclama pero no con la misma insistencia que se produjo en El Burgo de Osma.

Miguel Cobo renunció a mucho...

Sí, a Miguel Cobo le tengo que agradecer que haya colaborado con el partido por el que se presentó para que el PP pueda seguir manteniendo la Diputación. No hay que olvidar que  en la Diputación, Miguel Cobo supone el voto número 13 y es tan útil como el uno, el dos, el tres... Cuando le pedí que dejara la Junta de Gobierno, lo hizo; cuando le pedí que dejara Turismo, lo hizo. Lo único que ha hecho Miguel Cobo en la Diputación ha sido tendernos puentes. Tengo una relación extraordinaria con él. Ya veremos también en esta reunificación dónde aparece Miguel Cobo.

¿Le premiarán por las cesiones?

No hay que premiar a nadie, es una persona que durante dos años ha demostrado su capacidad al frente de El Burgo de Osma y ha sido el gran descubrimiento para los vecinos. En El Burgo de Osma están Antonio Pardo y Miguel Cobo y es una situación que desde el PP tendremos que gestionar.

El centro derecha en España es muy amplio... ¿en Soria solo se refiere a la  unión con la PPSO?

Dije que vamos a hacer un partido de base muy amplia. Me refería a que hay muchos votantes del PP que, por distintos motivos, se decantaron por el PSOE, por ejemplo. A Soria no llega la fiscalidad diferenciada porque no la quieren los independentistas. Una vez aprobada por la Unión Europea, veo complicado que llegue a Soria, Cuenca y Teruel, cuando Luis Rey decía que antes de final de año estaría y creo que se ha ido al Senado por no verlo. No se puede gobernar con cualquiera y muchos votantes del PSOE tienen ese espacio de centro para volver. Están los de la PPSO, evidentemente. Hay quien votó a C’s porque estaba desencantado con las políticas del PP y también tienen la opción de volver a un partido de centro. Y los que no votaron, que han sido siempre del PP, y decidieron quedarse en su casa.

Con todo lo que ha pasado con la PPSO en esta década, ¿es posible hacer borrón y cuenta nueva?

Si vemos los titulares de prensa de entonces y lo que pasó después, se ve que en política puede ocurrir todo. No creo que las heridas sean insalvables, habrá que ver caso por caso. La PPSO se forma por una escisión del PP porque Antonio Pardo y José Antonio de Miguel discuten abiertamente por la candidatura de la Alcaldía de Almazán y eso es la PPSO a día de hoy, junto con Ascensión Pérez, Fidel Soria, Jesús Elvira y muchos otros. Tampoco será tan difícil la reversión.

¿En qué errores no debe volver a caer el Partido Popular de Soria?

Cuando haya un alcalde en un pueblo y la dirección del partido decida cambiarlo, tendremos un problema, que es lo que pasó en Almazán. Al final, el que mejor conoce el pueblo es el que vive allí y no se puede no hablar con esa persona e imponer a otro. Las candidaturas se hacen hablando. Sobre todo, hay que hablar mucho y hay que dar representación a los territorios, eso está clarísimo.

¿A qué concesiones estaría dispuesto con la PPSO?

A mí la no me han pedido nada y hablo mucho con los que están en la Diputación. Me han felicitado por la Presidencia y han expresado públicamente que conmigo sería más fácil llegar a un acuerdo. Empezaremos a hablar con la PPSO y veremos dónde somos capaces de llegar. No vamos a admitir imposiciones e imagino que ellos, tampoco.

¿Estaría dispuesto a ceder la Presidencia de la Diputación a algún integrante de la PPSO?

Es que no me lo han pedido. No sé si es o no creíble, pero lo he contado: llegué a la Presidencia de la Diputación de la noche a la mañana. Un martes por la tarde, Teodoro García Egea me llama y me dice que habían pensado en mí para presidir la Diputación, cuando el miércoles se constituía la Diputación. Le dije que sí, que asumía el reto, pero nunca me había planteado ser presidente. Estaba muy tranquilo en mi trabajo y en la Alcaldía de Golmayo. Hay algo que tengo clarísimo desde el primer día y es que esto es de paso, me iré y otro vendrá. No he venido a vivir de la Presidencia de la Diputación. A mí me ata la ilusión por hacer proyectos y luchar por mi tierra, pero el día de mañana le cedo la Presidencia de la Diputación a quien sea, sea del color que sea.

¿Cómo valora que el líder de la oposición en la Diputación, Luis Rey, se marche al Senado?

En las redes sociales me han tratado de poco elegante... pero es que cuando Yolanda de Gregorio se fue del Ayuntamiento y de la Diputación creo que el PSOE no fue muy elegante. Al señor que me lo ha dicho le reto a que cuente lo que me dijo a mí en el Ayuntamiento de Soria el Miércoles El Pregón, el mismo día en que tomé posesión, en la cena de gala. Ese señor me amenazó, el señor Javier Muñoz Expósito. ¿Eso es elegancia? ¿Ir a un presidente recién nombrado a amenazarle en el Ayuntamiento y tener que separarnos porque se fue hacia a mí? ¿Eso es elegancia?

Luis Rey no había asumido que había perdido la Diputación y era un lastre desde el comienzo de la legislatura. Fiaban a que saltara por los aires el pacto de la Diputación, a la reversión de El Burgo de Osma... y veían que cada día el pacto era más fuerte y Antonio Pardo recuperó la Alcaldía. Hace un mes, tengo testigos, ya me llega la noticia de que Luis Rey se iba al Senado... vimos que Esther Pérez dejaba la liberación de la Diputación y las guerras internas para nombrar al sustituto de Esther Pérez. Había un desgaste tremendo. Y son públicos y notorios los problemas de Luis Rey con el elegante señor Javier Muñoz Expósito, que ocupó su parcela en el Ayuntamiento. Y así ha sido su salida al Senado, que yo no la voy a criticar.

¿No cree que Pilar Delgado haya dejado su escaño en el Senado por motivos personales?

No, no me lo creo. Es de mi pueblo y algún vecino me ha comentado que no hay gran cosa como para dejar el  Senado. Personalmente, no me lo creo. Ahí lo dejo.

Desde las filas del PP se ha criticado que Luis Rey no deje el Ayuntamiento y lo compatibilice con el Senado. Usted ahora es presidente del PP, presidente de la Diputación y alcalde de Golmayo. ¿Podrá con todas las responsabilidades?

Si no estás de alcalde o de concejal, no puedes estar en la Diputación...

Claro, pero no es lo mismo ser alcalde que concejal...

En el Ayuntamiento de Golmayo tengo la enorme suerte de contar con siete concejales y cada uno lleva su parcela, delego en ellos. Y en la Diputación, más de lo mismo. En el partido estoy recién aterrizado. Ser presidente del PP no es un cargo remunerado.

Recuerdo a un alcalde de la provincia que era senador, diputado y alcalde, y le obligaron a dejar  la Diputación porque decía que podía con todo, además de con su trabajo... 

Precisamente, lo que suele criticar en la filas contrarias, no se ve igual cuando ocurre en las propias...

No tiene nada que ver. Ser presidente del PP no es lo mismo que gobernar.

Sus predecesoras, María del Mar Angulo y Yolanda de Gregorio, concurrieron como candidatas a la Alcaldía de Soria. Si la dirección del partido se lo encomienda, ¿será el próximo aspirante del PP para disputar al PSOE la capital?

Vivo en la calle Hierbabuena de Golmayo y mientras me presente, lo haré por mis vecinos de Golmayo. No haré como muchos concejales del Ayuntamiento de Soria que ni viven en la capital.

¿Y se lo impone el partido?

Si alguien me impone algo en política, me voy a mi casa.

Recuperar la capital, Almazán, El Burgo de Osma, Ágreda, San Leonardo de Yagüe, Covaleda... Faltan casi dos años para la próxima convocatoria electoral, ¿ve viable recuperar todos estos ayuntamientos?

Sí, es viable, porque además en muchos tienen gobiernos del PSOE y los vecinos han visto lo que son capaces de hacer en cuatro u ocho años que llevan algunos. Notamos un desencanto generalizado y si somos capaces nosotros de proponer un buen equipo y un buen proyecto, muchos  de estos ayuntamientos son recuperables. Muchos se perdieron no por el mérito del PSOE, sino por demérito del Partido Popular.

¿Está satisfecho con lo que ha supuesto hasta el momento el Plan Soria para esta provincia?

No. Estoy satisfecho con este [señala el documento del ‘Plan Soria Conectada y Saludable 2021-2027’], con el que se aprobó el otro día, con 154 millones y otros 90 millones, a parte, para Sanidad. Por fin se han sacado del plan el gasto ordinario y las inversiones reales. Lo que se ha hecho hasta ahora lo firmó el PSOE, que esto se olvida. El Plan Soria anterior lo firmó Luis Rey, que parece que entonces estaba satisfecho y cuando lo hemos tenido que ejecutar nosotros, las partidas se pierden por el camino. Siempre he dicho lo mismo del anterior Plan Soria: que me quitaran el Plan Soria y que pactáramos una inversión que gestionáramos los sorianos.

El Plan Soria de ahora se ha hecho desde Soria, por técnicos y políticos sorianos que sabemos lo que ocurre en nuestra provincia. No tienen que venir ni desde Valladolid ni desde ningún sitio con un plan salvador.

¿Cómo de reivindicativo va a ser ahora con la Junta?

Como lo he sido siempre. Si por ser presidente ya no podemos reivindicar, recogemos los trastos y nos vamos a casa. Creo que un presidente aún tiene más obligación de reclamar por Soria. Ayer [martes] estuve en Valladolid y saludé a todos los consejeros de la Junta y a todos les pedí algo.  Vas a representar al partido y a transmitir qué hay de lo de Soria en esto y en lo otro. Con el consejero de Agricultura quedé ya que vendrá en los próximos días para un proyecto.

¿En qué consiste ese proyecto?

Es un tema de regadío.

¿Qué proyecto autonómico en Soria es irrenunciable para usted?

Hemos despertado una ilusión muy grande, así lo transmiten empresarios, con el ATI (Aeroparque Tecnológico Industrial) y con el PEMA (Parque Empresarial del Medio Ambiente). No he entendido nunca que se haya bloqueado el PEMA y nadie ha pedido perdón por haber paralizado el desarrollo de Soria durante diez años y que no llegaran empresas. Todo el mundo se ha ido de rositas.

El proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente (CMA) fue declarado inconstitucional y tampoco se ha pedido perdón...

Los que hicieron la Ciudad del Medio Ambiente creo que están en su casa, por lo menos en el PP no les he visto, y lo del PEMA ha sido anteayer. Recién llegado a la Diputación ofrecí un acuerdo para retirar la demanda y que una de las cúpulas fuera un centro de interpretación de la naturaleza. Aún no nos han contestado. Había que hundir, hundir y hundir. 

En cuanto al proyecto del ATI, que en un año y medio hayamos sido capaces de conseguir todos los permisos y trámites es supercomplicado. Hemos sido capaces de generar una ilusión y que la Junta destine 4,5 millones para ejecutar la ampliación de la pista. Este proyecto puede servir para la captación de empresas de todos los polígonos de Soria. Si, además, el Gobierno central es capaz de desbloquear la fiscalidad diferenciada pondríamos a Soria en el mapa.

¿Qué más le exigirá al Gobierno??

Tenemos reivindicaciones históricas. Me tiene asustado el reparto de fondos europeos porque, según el PSOE, ahora toda España está despoblada. La mayoría de los fondos creo que van a ir a grandes empresas y las migajas nos las van a dejar a los pequeños. Cuando se quejan tres presidentes autonómicos de distinto color político por algo será. Reclamamos lo mismo para Soria, Cuenca y Teruel.

El liderazgo de Pablo Casado en el PP  está cuestionado constantemente por distintos mandatarios autonómicos como Isabel Díaz Ayuso o Alberto Núñez Feijóo. Este escenario, ¿cómo puede determinar su proyecto político al frente del PP de Soria?

A Feijóo le he oído expresarse, pero no cuestionar. A Díaz Ayuso lo único que le oído es que quiere ser presidenta del PP de Madrid. El otro día tuve una conversión con alguien de la dirección del partido y me decían que no se palpaba esa situación interna, otra cosa es que en los medios dé mucho juego. Estuve con Pablo Casado y Alfonso Fernández Mañueco y el apoyo de Fernández Mañueco a Pablo Casado es absoluto. 

¿Y cómo valora la inestabilidad del pacto entre PP y C’s que se ha puesto en evidencia en las últimas semanas en Castilla y León?

Lo que único que ha ocurrido es una PNL (Proposición No de Ley) en la que el PP la apoya y su socio de gobierno va por otro camino. Me pareció, y se lo dije a Fernández Mañueco, que el PP tomó la decisión adecuada, porque en mitad de la pandemia no podemos estar a otra cosa que a salir de la pandemia y empezar a construir, no meternos en una remodelación del sistema sanitario. La oposición se ha dedicado a hacer política de la sanidad, no ha habido lealtad. Van por ahí con la chapita de ‘mi médico no se va’... ¡ni el mío, claro!, que también vivo en el medio rural.

¿En qué medida las discrepancias del PP y C’s a nivel regional pueden alterar el pacto en la Diputación?

Estamos ajenos a todo esto. 

¿Cree que va a haber elecciones autonómicas en primavera?

Creo que no. Le he oído al presidente que no. Si Alfonso Fernández Mañueco tiene garantizada la estabilidad en su equipo de Gobierno, acabará la legislatura.

Empezó su carrera política en 1999 como suplente en la lista del PSOE de San Esteban de Gormaz, accedió a la Alcaldía de Golmayo con la formación independiente Unidad por el Cambio (UPC) y, después, se incorporó al PP. Es presidente de la Diputación y ahora del PP de Soria, ¿en algún momento pensó que su trayectoria seguiría este itinerario?

Me presenté en San Esteban de Gormaz porque un amigo mío me pidió que si voy de suplente en la lista. Lo he dicho muchas veces, he sido votante del PSOE, cuando era muy diferente al PSOE que hay ahora. Siempre me he considerado una persona de centro y cambié el voto y la percepción de muchas cosas. En Golmayo, estando con un grupo de vecinos echamos a suertes quién se presentaba, metimos en una bolsa números y me tocó. Me presenté y logramos unos resultados espléndidos. Después conseguí una mayoría absoluta, luego la amplié. Cuando encabecé ya la lista del PP en Golmayo también me lo pidieron el PSOE y C’s.

¿Se ve dando el salto a la política nacional?

No, no, que estoy muy a gusto en Golmayo.

¿Se ha puesto un tope temporal para estar en la primera línea política?

No, tampoco. Cuando me vea cansado me iré a mi instituto.

Es profesor en excedencia en el CIFP Pico Frentes, ¿le gustaría retomar, a corto plazo, la docencia?

Cuando me propusieron la Presidencia de la Diputación, solo pensé en mi familia y en el instituto. Yo pagaría por dar clases.