scorecardresearch

Alberto Lapresta, rap contra la despoblación desde Almazán

Bárbara Gimeno
-

El adnamantino 'A.Lapresta' hace del rap una forma de expresióny denuncia la despoblación a través de su último tema, 'Soria ya de ya'

Alberto Lapresta , rap contra la despoblación desde Almazán

A pesar de contar con solo 24 años de edad, Alberto Lapresta afirma que lleva «más de media vida» en el mundo del rap. Este joven de Almazán afincado en Salamanca desde hace unos seis años echa de menos su tierra, que en ocasiones se convierte en protagonista de sus letras. Empezó escuchando música de todo tipo «y sintiéndola», artistas y canciones que llegaban hasta él. Pronto se interesó por el rap, un género que tradicionalmente ha tenido mala fama y cuyos oyentes, cuenta Alberto, eran criticados solo por el mero hecho de escucharlo. 

Si se le pregunta por sus referentes, el rapero, mejor conocido como A.Lapresta, revela que no destacaría ningún nombre en particular: «A nivel personal, viviendo en Soria no tienes muchos referentes adultos que hayan ido por la línea del rap y te hayan podido inspirar. Las referencias vienen más de lo que tú quieras investigar, no es como puede pasar en otras capitales. A nivel de grupos y artistas, yo siempre he escuchado todo tipo de música. Cada una tiene su esencia, cada tema en un momento dado te puede evocar diferentes cosas, recuerdos...he ido escuchando de todo y a partir de ahí he creado lo mío de forma inconsciente y he ido creciendo». 

Precisamente, este crecimiento es el que lleva a los artistas a experimentar esa liberación emocional tan relacionada con su música. Cuando A.Lapresta escribe o lanza un tema, no piensa directamente en sus oyentes: «Pienso más en mí, por lo general, el hacer o cantar una nueva canción es algo terapéutico. Luego, dependiendo de los objetivos que tengas con una determinada canción, sí que piensas más en la aceptación que puede tener entre la gente. Pero al final...acaba escuchando tu música el que la quiere escuchar». 

Sus canciones reflejan experiencias personales, llegándose a considerar un artista «existencialista», hablando de cómo se siente en un momento determinado y lo que le preocupa. Revela que sus temas plasman momentos vividos, aunque no de forma explícita, sino incluyendo metáforas y otros recursos que le dan ese toque sugerente. «Hay gente que prefiere ser más narrativa, inventar, pero a nivel de la cultura del rap, aunque haya muchas variaciones y se respete casi todo, si estás hablando de tu vida no deberías incluir momentos falsos, porque sería un engaño. En un concierto se nota cuando el artista ha vivido lo que canta, y ya no solo en el rap, sino a nivel de cualquier género». 

El artista adnamantino destaca también la importancia de explorar y evolucionar musicalmente hablando, aunque siempre siendo fiel a sus principios. «Son tantos años que te gusta derivar, probar otros géneros, darle un poco al coco...ya no es adaptar tu estilo a un género, sino adaptarte tú al género y conseguir un estilo diferente. Esto ha sido lo que yo he hecho siempre, me han influenciado muchísimos géneros distintos y eso se nota, por lo que si ahora sacase una canción que se saliera un poco del rap...la gente no se sorprendería, ya que no lo verían como algo oportunista o de modas, sino propio de mi estilo».  

PRESENTE Y FUTURO. Actualmente, el rapero se encuentra sacando a la luz una serie de temas que llevaban años escondidos en el cajón. El confinamiento, se sincera, fue un punto de inflexión. Se dio cuenta de que tenía canciones que llevaban más de tres años escritas, por lo que decidió comenzar una etapa dirigida a presentar esos temas en sociedad, realizar esas colaboraciones que siempre había tenido ganas de hacer y, en definitiva, poner en orden su música. Aunque todavía le queda un tiempo para terminar este proceso, tiene claro que después de ello quiere centrarse aún más en sus canciones, con una mayor seriedad, «pero sin grandes pretensiones». «La mayor parte de lo que saco lo grabo yo en mi estudio casero, y luego tengo contactos para masterizar y mezclar. Después de esta etapa me gustaría tomarme la música de otra manera, controlando todo lo que verdaderamente implica, todos los trabajos y esfuerzos que engloba». Una de las dificultades que encuentra es el tema económico: «Tienes que ir con cabeza, hacer un producto realmente bueno porque publicarlo engloba una inversión considerable. Si de verdad quieres que tu música llegue y se expanda, tienes que tener una mezcla muy buena, una producción propia, huyendo de bases sacadas de internet, y luego invertir en imagen, promoción...acaba siendo un gasto grande, y no hay mucho apoyo». 

Precisamente esta falta de apoyo es lo que denuncia en la escena soriana. A su parecer, en Soria tenemos buenos músicos y con mucho talento, pero le parece una escena pobre tanto por la falta de apoyo como por la falta de población y medios. En su último tema, Soria ya de ya, Lapresta se hace eco de la problemática de la despoblación y de lo que implica para la tierra y las personas. «Te obligan a tener que irte de la provincia, buscarte la vida fuera. Se denuncia que hay despoblación, que no hay medios, pero tampoco veo un apoyo a los artistas que reivindican que se le haga caso a Soria o que simplemente sea conocida. Marcharte conlleva alejarte de tu familia, no estar lo que te gustaría con tus amigos de toda la vida...es un problema, y soy bastante pesimista en este sentido. Ojalá me equivoque, pero creo que en 20 años la cosa estará mucho peor. Estamos hablando de una situación límite. Los artistas tenemos un gran papel tratando esto a través de nuestro arte...pero creo que en una situación así debería haber una unión en la provincia, que se apoyara a sorianos, emprendedores, a cualquiera, y eso no lo veo. Vemos una serie de movimientos cuyo compromiso es insuficiente...y me parece hipócrita», se sincera el rapero.