Club Boxeo Numancia, listos para el combate

S.Recio
-

La entidad apunta ya al Campeonato de Castilla y León donde esperan contar con una delegación de entre cinco y ocho boxeadores

Cub Boxeo Numancia, listos para el combate - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

Club Boxeo Numancia

El número de deportistas del Club Boxeo Numancia se ha visto reducido radicalmente en los últimos meses. Las limitaciones a la hora de entrenar, el parón de varios meses, la imposibilidad de entrenar con los menores de 12 años en la escuela y la falta de competiciones en este año 2020, ha lastrado a una entidad que pelea cada temporada por hacerse un hueco en la exigente y variada agenda deportiva soriana, «cuando empezó el año las perspectivas de captación eran las mejores de nuestra historia», recuerda y también lamenta el presidente y entrenador de la entidad, Reda Brahmi. 
Este apasionado del boxeo ha encontrado un nuevo enfoque. El club ha vuelto a reinventarse y a falta de cantidad se centran en la calidad. El último fin de semana de noviembre, si nada cambia, se celebrará el Campeonato de Castilla y León, «es la primera competición tras muchos meses de espera e incertidumbre y estamos preparándonos para ello». El objetivo es que asistan entre cinco y ocho boxeadores, «existe una limitación de un representante por peso pero es una gran oportunidad para volver a la normalidad y que varios de nuestros debutantes tengan su primera experiencia competitiva».
Superando cada vez más obstáculos el boxeo soriano recupera poco a poco una rutina en la que no pueden combatir en sus entrenamientos pero si acercarse a simulaciones de combate en una nueva reinvención del Club Boxeo Numancia.
nueva rutina. El confinamiento del mes de marzo obligó al boxeo soriano a plantear una nueva forma de trabajo. Todo comenzó con rutinas físicas en casa, «teníamos que mantener enganchados a nuestros boxeadores». Cuando las puertas del gimnasio se abrieron,   Reda Brahmi pensó en cómo  plantear un modelo de trabajo adaptado al deporte sin contacto, «al inicio del verano no sabíamos cómo poder entrenar a diario, no había una normativa clara, por lo que era el momento de dar un paso adelante y buscar alternativas».
La primera de todas, paliar la falta de combates con una preparación física mayor, «no se puede comparar el trabajo de cardio dentro del ring con cualquier cosa que hagas fuera, pero podemos aumentar las cargas de trabajo y simular condiciones reales para que los boxeadores consigan ese ritmo de un asalto».
Con manoplas, con los típicos churros de gomaespuma, cualquier objeto es válido para trabajar, «de esta manera podemos golpear al deportista, que sienta esa presión del rival, y a su vez mantener las distancias de seguridad», El entrenador reconoce que «no es lo mismo, pero es la única manera hasta que las cosas mejoren».
Siempre con la mascarilla puesta, «al parecer en competición no será necesaria», los boxeadores vuelven también a la esencia del deporte, «buscando el lado bueno de las cosas tenemos más tiempo para mejorar la técnica, esas facetas en las que en otras condiciones no estaríamos tan pendientes».  El golpeo del guante, una buena guardia, el juego de pies, todo se trabaja de nuevo desde el principio, «se corrige cualquier mínimo detalle, los luchadores también prestan más atención, saboreamos mejor esos matices y disfrutamos también de ese boxeo más puro».
Una nueva preparación que no deja de lado el verdadero objetivo de este 2020, brillar en ese campeonato regional y demostrar la evolución del boxeo soriano.
competición. Aunque aun no está confirmado al 100%, el 28 y 29 de noviembre es la fecha para la puesta de largo de los boxeadores sorianos, «queda un mes y tenemos muchas ganas porque será el primer combate de varios de ellos». Los deportistas necesitan probar esas sensaciones y el club verles en acción, «al margen de los resultados queremos que disfruten, que vean lo que es el boxeo de competición y para eso es necesario que se celebren veladas». 
Con las actuales limitaciones, solo podrán presentar a un boxeador por categoría y peso, «normalmente no sería así y contamos con varias dificultades». La primera, condiciones muy similares entre los ocho boxeadores federados de la entidad, «tenemos ahora un trabajo muy importante en cambiar pesos y buscar una solución». La última palabra la tendrá Reda, «la salud está por encima de todo y si el hecho de cambiar de peso pone en riesgo la seguridad de nuestros deportistas, haría que tomásemos la decisión más adecuada dependiendo cada situación».
El boxeo soriano puede con cualquier circunstancia y sigue resistiendo en pie y con orgullo, a cada golpe recibido.