"No hay por ahora transmisión comunitaria en Soria"

Nuria Zaragoza
-

La jefa de Sanidad asegura que la situación, por ahora, «no está descontrolada». La alcaldesa de Ólvega muestra su preocupación por los brotes e insiste en el «aislamiento social»

"No hay por ahora transmisión comunitaria en Soria"

La pandemia no da tregua y la segunda ola arroja ya una situación «muy grave» en Castilla y León. La Comunidad se encuentra de nuevo en fase de transmisión comunitaria del virus, según reconoció este jueves la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien admitió que el riesgo de colapso del sistema «está ahí» de nuevo.
En Soria, los datos tampoco dan respiro. En la última semana (de jueves a jueves) la provincia ha sumado 221 casos nuevos confirmados por pruebas diagnósticas de infección activa. Y en lo que va de octubre suman ya cerca de 400. Los brotes de Torralba del Moral, Valdeavellano de Tera y, esta semana, Ólvega, han disparado la curva de incidencia. Y a esto hay que sumar que «continuamente aparecen nuevos brotes familiares pequeños». Como consecuencia, la provincia sumaba al cierre de esta edición casi una treintena de brotes activos con  245 casos vinculados. La situación «preocupa» pero, «de momento, no está descontrolada y no hay transmisión comunitaria en Soria», asegura la jefa del Servicio Territorial de Sanidad en Soria, Elena del Vado. Admite que, aunque la incidencia acumulada es elevada, Soria está «mejor» que otras provincias de la Comunidad donde ha sido necesario implementar medidas de confinamiento, por lo que en estos momentos no se valoran nuevas medidas de restricción en la provincia. Eso sí, advierte tras el anuncio del vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, de solicitar el toque de queda para la comunidad, «si el Gobierno da luz verdee a que se produzca, entiendo que se hará en toda la Comunidad. Estamos mejor que el resto pero no somos una isla y todos tenemos contactos en otras provincias, por lo que entiendo que la medida afectará a todos», considera la jefa del servicio.  
En cuanto a la situación actual, Del Vado pone el foco en el brote de Valdeavellano, «donde siguen apareciendo algunos casos», de modo que son ya casi 80 los afectados, y, especialmente, en Ólvega. Allí, apunta, «hay varios focos» de «carácter laboral pero, sobre todo, social y familiar», si bien desde vigilancia epidemiológica se trabaja ya en el rastreo de contactos. Apunta también al brote de la residencia Santa Cristina de El Burgo donde, no obstante, se trata de un centro «muy bien sectorizado», lo que dificulta la expansión del virus. En cuanto a las aulas cuarentenadas, destaca el brote que obligó a cerrar un aula de segundo de Bachillerato del Politécnico, si bien insiste en que no se trató de un brote en el ámbito educativo sino que se produjo fuera de las aulas, en un contacto social de los afectados. 
«Preocupación» en ólvega. La alcaldesa de Ólvega, Elia Jiménez, se muestra «muy preocupada» por la situación del municipio y pide a los vecinos extremar las medidas preventivas y, especialmente, el «aislamiento social» para conseguir poner freno al contagio en el municipio, que se ha «dispersado» con varios focos activos. Desde el municipio emitieron hace ya unos días un bando recordando las medidas regionales y siguen manteniendo los parques cerrados.Además, han aumentado la desinfección, en niveles como en el pico de la pandemia. 



Las más vistas