Fernando Lussón

COLABORACIÓN

Fernando Lussón

Periodista


Rescoldos del 15-M

15/05/2021

Una manifestación de protesta por las consecuencias de la crisis que comenzó en 2008 y la corrupción política acabó con la ocupación durante varias semanas de la Puerta del Sol de Madrid y las plazas de otras ciudades. Cuando al entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, le pedía que desalojara a los acampados frente a la sede de su gobierno, respondía que la policía estaba para resolver problemas y no para crearlos.  

La onda expansiva de la manifestación de ‘indignados’, de una juventud sin futuro y sin casa había que canalizarla de alguna forma para que no se quedara en una protesta más que también comenzaba a dejarse sentir en otros países donde los jóvenes cuestionaban el sistema político representativo. De hecho, a los jóvenes de Sol, que se organizaron a través de las redes sociales en un movimiento asambleario se les instó a que expresaran sus opiniones por el sistema tradicional y formaran un partido político. El 15-M cristalizó en la creación de Podemos que inicialmente organizó su funcionamiento a través de los círculos ciudadanos. Quienes depositaron sus esperanzas y contribuyeron a revitalizar el espacio de la izquierda política se vieron defraudados cuando Podemos se organizó como un partido con una estructura leninista y culto al líder, quien andando el tiempo organizó las tradicionales purgas para apartar a sus críticos y dio origen a nuevas escisiones, otra de las tradiciones de la izquierda. Quienes vinieron a sustituir a “la casta” que “no nos representa” adquirieron muy pronto los vicios de la vieja política con la que pretendían acabar. Decididos a tomar el cielo por asalto, ni tan siquiera contaron con aquellos que llevaban años defendiendo el espacio de la izquierda y desdeñaron una coalición que cuando finalmente la aceptaron ya era tarde, porque su efecto renovador y rompedor había comenzado a desinflarse.  

El 15-M revitalizó a los partidos antisistema que siempre han tenido una repercusión marginal en la vida política, llevó a algunos de sus dirigentes a las instituciones y logró articular “mareas” ciudadanas que hicieron de Podemos el partido más votado en algunas comunidades autónomas. Pero ningún partido ha atesorado tanto respaldo en tan poco tiempo y lo ha perdido de la misma forma vertiginosa, por el cesarismo de su exlíder, Pablo Iglesias, y por sus errores estratégicos…y personales. Lo mismo que le ocurrió al otro partido que desde posiciones distintas también venía a renovar y sanear la vida política, Ciudadanos, y lleva camino de acabar desapareciendo por consunción.  

El 15-M trajo también una revisión de la Transición, con su intento de acabar con las instituciones del régimen del 78 y la relectura del papel que desarrollaron algunas de las personalidades que la llevaron a término. Lejos de conseguir su objetivo se han convertido en un actor político más, plenamente institucionalizado.  

¿Qué queda del 15-M? Todo movimiento social novedoso deja un poso cuyas consecuencias se sienten a lo largo del tiempo y muchas de sus reivindicaciones las llevan ahora los movimientos vecinales y sociales, las plataformas en favor de las viviendas sociales y antidesahucios, el feminismo. El hecho de que la respuesta a la crisis provocada por la pandemia haya sido opuesta a la de la Gran recesión también tiene que ver con aquella protesta de indignados.



Las más vistas

Opinión

La cinta del cassette

Y tuve la suerte de que mi profesión se convirtiera en el puente que me unirá para siempre con miles de personas. De la mayoría no sé nada, aunque en el fondo intuyo todo como nos ocurre a todas las personas creativas