"El certamen podrá llegar a más público al ser online"

A.P.Latorre
-

Los distintos jurados del Festival Internacional de Cortos 'Ciudad de Soria' están visionando las obras presentadas, de gran calidad artística y técnica, para decidir los premiados en una edición atípica por ser online pero que ha seguido adelante

"El certamen podrá llegar a más público al ser online"

La Plataforma de Nuevos Realizadores (PNR), de la que es vicepresidente el soriano Pedro Estepa Menéndez, convoca dentro del festival de cortos desde hace tres años un premio para apoyar a los cineastas emergentes. Este año el certamen no podrá desarrollarse de manera presencial, pero tiene otras ventajas, como que al ser online podrá llegar a más público. El también miembro de la Academia de las Artes y  las Ciencias Cinematográficas de España, reflexiona sobre la producción de cortos en tiempos de pandemia. 
¿Cómo es la dinámica de este festival en un año tan atípico (respecto al jurado y sus reuniones y con el director)?
Uno de los aspectos más positivos que tiene cualquier festival de cine es la oportunidad de conocer a personas con las que se comparte profesión e intereses similares, además de establecer reflexiones en torno al cine. Este año, debido al coronavirus, se hace más complicado. Por ello, las reuniones entre jurados y con el director del certamen las hemos organizado online y el visionado de los cortometrajes a través de la plataforma digital Festhome. En muchos aspectos, las tecnologías nos hacen la vida más cómoda y nos solucionan problemas. Sin embargo, nos hubiera encantado ir a Soria, como todos los años, para disfrutar de la ciudad, de la comida y de las actividades, exposiciones y conciertos que organiza el festival. Pero no ha sido posible.   
 ¿Cómo se seleccionan los mejores cortometrajes y cuáles son las principales características que deben tener para ser seleccionados?
En cuanto al Jurado Ópera Prima Plataforma Nuevos Realizadores (PNR), al que pertenezco, he de decir que estoy muy contento de que se convoque por tercer año consecutivo. Fue un empeño personal que trasladé al director del Certamen Internacional de Cortos Ciudad de Soria, Javier Muñiz, con el objetivo de apoyar a los cineastas emergentes y hacerlo desde la asociación de cine de la que soy vicepresidente, la PNR. Quiero agradecer una vez más esta colaboración que creemos que es muy positiva. El único requisito es que la producción sea española y que constituya la primera obra del director o directora. Estamos valorando la opción de abrirlo a producciones internacionales de cara a la próxima edición. 
El premio consiste en un año de inscripción gratuita del autor del corto como socio de la PNR, con todas las ventajas que conlleva. En esta XXII edición se han recibido siete cortometrajes con estas características y el jurado ha estado formado por mis compañeros Elena Cid y David Cervera y yo. La verdad es que hemos disfrutado mucho de estos cortometrajes que tienen una gran calidad artística y técnica.  
¿Hay menor producción que en otras ediciones debido a la crisis sanitaria de la Covid-19?
Yo creo que la producción de cortometrajes no ha disminuido, entre otras cosas, porque antes de que apareciera la pandemia se habían rodado gran cantidad de cortos. Quizá sí haya un descenso el próximo año. Y, por otra parte, la producción de cortos es diferente a la de los largometrajes. Se requieren unas necesidades menos exigentes que en las películas de larga duración. Todo depende de la complejidad de la historia, por supuesto, pero en líneas generales pienso que los cortometrajistas nos adaptamos mejor a los cambios.  
¿Influye la situación actual en la calidad de las producciones?
Depende del tema de la propia historia. Si lo que cuenta el corto no requiere grabar en exteriores y grandes recursos, la calidad no tiene por qué verse afectada. De hecho, este año he visto un corto, una ópera prima, que está grabada íntegramente sin salir de un apartamento y es capaz de enganchar desde el principio hasta el final. No tiene nada que envidiar al resto.  
¿Cómo será el festival de este año?
Los que nos dedicamos a organizar encuentros culturales y festivales de cine miramos este año con resignación pero también con esperanza, con la vista puesta en el futuro, esperando a que toda esta pesadilla del coronavirus haya pasado. Como bien dice el lema de esta edición ‘Si no hay viento habrá que remar’. Todos debemos trabajar por mejorar la situación, por pensar en cómo salir de este hoyo, en reinventarnos. Algo positivo que tiene este año es que el Certamen podrá llegar a más público debido a su carácter online. Cualquier persona podrá disfrutar de los cortometrajes a la hora que quiera y donde quiera con un bono para todo el festival por tan solo 15 euros o entrada para la Sección Oficial por 3 euros.