scorecardresearch
Fernando González Ferreras

PREDICANDO EN EL DESIERTO

Fernando González Ferreras

Catedrático


España a la deriva

26/03/2022

La exagerada subida del precio de los carburantes y de la luz ha producido un enorme enfado social. El 14 de marzo comenzó la huelga de camioneros, los primeros que se han levantado contra el abusivo precio. Se han añadido los taxistas y la flota pesquera. A pesar del silencio de los sindicatos, subvencionados como nunca, comienzan las manifestaciones contra el desmadre de la inflación, el alto precio de la electricidad y el aumento de coste de la cesta de la compra. Hay mañanas que me siento como los malos toreros: con miedo a ir a la plaza temiendo cuanto más pagaré por los mismos productos que el día anterior. 
El Gobierno ha tratado de descalificar la protesta llamando a los camioneros «agentes de la ultraderecha» que sólo pretenden «incendiar las calles» actuando de manera «vandálica y violenta». Se han producido actos detestables, pero hay que recordar que PSOE y Unidas Podemos defendieron encarecidamente la necesidad de los «piquetes informativos». Yo no creo necesaria una labor «informativa» en una sociedad sobreinformada. Al igual que el derecho a la huelga hay que defender el derecho a trabajar. España necesita con urgencia que alguien gobierne, alguien que tome decisiones y busque soluciones en vez de excusas. Desde el comienzo de la pandemia hemos asistido atónitos a contradicciones y cambios inexplicables sin criterios técnicos. Basta de pasividad y de ignorar los problemas; cuando España camina a la deriva hace falta autoridad y dialogo para solucionar problemas y no para aumentarlos. Después de la reunión de Raquel Sánchez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con la plataforma del sector del transporte, consiguió que más asociaciones y sectores se unieran a una huelga indefinida. Y señalan que mientras no haya negociación van a seguir; afirman no tener prisa en volver a trabajar porque «parados gastamos menos que si trabajáramos».
La huelga de transportes es algo muy serio. Comienza el desabastecimiento en los supermercados también por comportamientos irresponsables que acaparan productos sin tener en cuenta las necesidades de los demás; hay un aumento muy importante del consumo doméstico y exagerado en algunos productos como el aceite, el arroz o la leche. Y la falta de productos frescos afecta de lleno a la hostelería. El Gobierno debería abandonar la pasividad y comenzar a tomar decisiones, pero actuando sin despreciar a sus socios de gobierno, en particular a Unidas Podemos (quizá porque sabe que tragaran con lo que sea y no romperán porque hay muchas nóminas en juego), al Parlamento (al tomar decisiones trascendentales a sus espaldas), a la ONU (saltándose el protocolo acordado para el Sáhara) e incluso a su propio partido (tan sensible con los saharauis).
Y lo que faltaba. Pedro Sánchez va a protagonizar un documental para mostrar aspectos personales de su día a día. Parece que el 'Aló Presidente' que puso de moda Hugo Chaves (y otros 'demócratas' como Castro, Putin o Maduro) de comparecer públicamente con intención propagandista sin admitir preguntas o frente a amables entrevistadores a lo que tan aficionado es el presidente Sánchez se le ha quedado pequeño y quiere una relevancia mediática mayor: más exaltación del culto personal. En 1964, en las celebraciones de los 'veinticinco años de paz', se estrenó el documental 'Franco, ese hombre', un bondadoso repaso a la vida del dictador. La historia se repite. El narcisismo no ha muerto.