¿Se juega poco en España?

Diego Izco
-

Interrupciones, simulaciones o el auge del llamado 'otro fútbol' van devorando la idea del 'tiqui-taca'

¿Se juega poco en España? - Foto: R.García R.García

Julio de 2012: España acaba de revalidar su título de campeón de Europa en una final asombrosa. Le ha marcado un 4-0 a Italia en un partido casi perfecto, sublimando eso que algunos han denominado tiqui-taca (gracias eternas al malogrado Andrés Montes). El mundo se rinde al estilo español, secuencia directa de los éxitos del Barça de Guardiola, y muchos equipos y selecciones (desde Alemania a la propia Italia) intentan clonarlo. 
Febrero de 2020: el Atlético de Madrid le ha ganado por 1-0 al Liverpool y Virgil Van Dijk, central de los ingleses, habla tras el partido: «Estábamos preparados para este juego de interrupciones que se hace aquí y el fútbol español; hay que intentar adaptarse a su estilo». 
¿Tiene razón el holandés? ¿Tanto hemos cambiado en tan poco tiempo?


Ocho años

La transformación, asumiendo que Van Dijk esté en lo cierto, ha sido radical... y tiene que ver con una máxima: el estilo bueno es el que gana. Desde el 3-1 del Barça al United en Wembley (2011) y la segunda Eurocopa española el fútbol ha mutado: el Real Madrid se llevó cuatro Champions (solo el de Ancelotti dominaba los partidos y la posesión), Portugal una Eurocopa y Francia el último Mundial, el Atlético ganó una Liga y jugó dos finales de Copa de Europa y el físico y la táctica han ido comiéndole terreno al talento en la libreta de algunos entrenadores de moda. 
Solo en España, y sin dar nombres por eso de las suspicacias, casi dos tercios de los banquillos del campeonato están ocupados por entrenadores que diseñan sus partidos hacia el 0-0... y provocar (y aprovechar si se puede) los errores del adversario para cerrar el duelo en pocos goles. Ese ‘otro fútbol’ de control del ‘tempo’, de la interrupción y la provocación, vive una época de oro en nuestro país. 


Ocho faltas más

Mientras la Premier League ha ido modificando el juego para hacerlo más vistoso y ágil, en España estos parámetros han sufrido un retroceso. Solo con datos de esta temporada, en 24 jornadas de Liga se han cometido 6.194 faltas, una media de casi 29 por encuentro (28,8); en la Premier League, buscando la comparación propuesta por Van Dijk, se han señalado 700 menos (5.495)... en 26 jornadas, lo que arroja una media de 21,1 por partido, ocho menos que aquí. 
El Southampton, que con 317 faltas cometidas es el más sucio en Inglaterra, apenas sería undécimo con ese número en España: Getafe (458), Alavés (388) y Granada (383) son los que más faltas cometen, mientras Levante (270), Barça (272) y Valencia (274), los que menos. En el pulso del pasado martes: el Liverpool es el que menos comete en su competición (220), mientras el Atleti es séptimo (300) en España.
La proporción, no obstante, se equilibra bastante en las sanciones disciplinarias: en la Liga se muestra una cartulina cada cinco faltas (4,95) y en Inglaterra, una cada seis (5,87). Los colegiados españoles han mostrado 1.245 cartulinas hasta la fecha (5,2 por partido, 62,25 por equipo) y los ingleses 936 (3,6 y 46,8, respectivamente). El dato es revelador: en la Premier League hay muchas menos faltitas que no conllevan tarjeta pero sí interrumpen el juego. 


Menos minutos

En noviembre de 2019, un estudio del CIES Football Observatory en colaboración con InStat (una compañía de análisis de rendimiento deportivo) concluyó que la española es la Liga de las cinco grandes en que menos tiempo se juega por partido, apenas un 53,3 porciento (48 minutos de 90), frente al 56 por ciento de la Premier o Serie A y el 57 por ciento de Bundesliga y Ligue 1; por equipos, son los partidos del Barça los que más tiempo real de juego presentan (60 por ciento), mientras que los del Getafe (45,9 por ciento) los que menos... no solo de la Liga, sino de toda Europa.