scorecardresearch

Filomena en Soria: Ni más nieve ni más frío de lo normal

Ana I. Pérez
-

'Filomena' no supone un hito en la historia meteorológica soriana, aunque destaca la continuidad de las heladas de este enero

Filomena en Soria: Ni más nieve ni más frío de lo normal - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

La nevada que ha dejado ‘Filomena’ es «como las de antes», en aquellos tiempos en los que cuando se fundía la nieve, volvía a cubrirse. «Era una detrás de otra», comentan los mayores. Los datos del observatorio de la capital soriana indican una precipitación de casi 23 litros entre el 8 y el 10 de enero, unos 25 centímetros de espesor, casi lo mismo que hace un par de años en la nevada de la tarde-noche del día de Reyes, cuando se acumularon 22 centímetros, y equiparable a lo acaecido en 2003, con la diferencia de que entonces fueron dos nevadas continuadas, la primera entre el 29 de enero y el 1 de febrero, con 20 centímetros, y otra entre el 18 y el 20 de febrero, con 23 centímetros. Un par de años después, entre el 25 y el 26 de enero de 2005, se anotaron 20 centímetros de espesor y entre el 25 y 26 de febrero del año siguiente, 16. Son datos facilitados por la Delegación en Castilla y León de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) que desmontan cualquier teoría sobre la excepcionalidad de la nevada de ‘Filomena’ en Soria, que sí ha sido extraordinaria en otros puntos del país, como en las comunidades de Madrid o Castilla La Mancha.

La diferencia, quizás, en comparación con las anteriores nevadas, es que en esta ocasión el desplome de  las temperaturas, previo y posterior a la precipitación, ha dificultado la retirada y desaparición de la nieve, convertida en hielo. Cabe recordar que este lunes, Morón de Almazán dio la tercera temperatura más baja del país, con -19,2º grados, y el mismo día, El Burgo de Osma anotó -17,8º y Ucero, -16,1º. Esto en cuanto a registros oficiales, ya que han sido decenas las imágenes de termómetros de vehículos a -22º o -23º grados en distintos enclaves de la provincia. Así  las cosas, el martes, Morón de Almazán aguantó en el podio del frío en quinto lugar, con -18,6º. Pero es que en la capital, el viernes 8 de enero, cuando comenzó a azotar ‘Filomena’, el mercurio descendió a los -11,1º a las 7.50  horas, mientras que el 11 de enero fueron -7,8º a las 2.00 de la madrugada; -8,9º a las 8.00 de la mañana del día siguiente; y -9,5º, a las 7.40 de este miércoles. 

Desde que comenzó 2021 las heladas, más o menos intensas, se han sucedido una detrás de otra, por lo que sí se puede concluir que la continuidad de unas temperaturas muy bajas está marcando este invierno como no ocurría desde hace años. Aunque puedan llamar la atención las temperaturas mínimas, casi está siendo más atípico este mes porque «las máximas apenas suben», puntualiza el delegado territorial de la Aemet en Castilla y León, Juan Pablo Álvarez. 

Así las cosas, la temperatura media de enero en Soria es de 3,2º grados, con una media de las máximas de 7,7º y de las mínimas de -1,3º. «Es más destacable el caso de las máximas de este invierno, porque desde antes de Nochebuena apenas pasan de 2º o 3º, incluso el 8 y el 9 de enero no se llegó a los 0º», matiza. En concreto, la máxima del viernes día 8 de -0,3º en Soria capital, más baja aún en la jornada siguiente, con -2,2º.

El delegado de Aemet en Castilla y León alude, asimismo, a dos años con temperaturas sustancialmente bajas, como fueron «las dos olas de frío seguidas en 1956», que bajaron el mercurio a -22º el 21 de enero en Lubia, y a los primeros días de 1971, con el mismo valor anotado en Almazán el día 3 de hace medio siglo.

en el histórico. En el histórico de los servicios climáticos del Aemet, con datos desde 1943, figura que la temperatura mínima absoluta más baja registrada en la estación meteorológica de la capital tuvo lugar el 4 de enero de 1972, con -14º, mientras que el primer mes del año más frío en los últimos 77 años fue el de 1945, con una temperatura media más baja de -1,5º, y cabe poner el acento en que el enero más cálido fue el de 2020, con la temperatura media más alta, situada en 5º. Puede que los últimos inviernos más suaves arrinconaran en nuestra memoria que lo ocurrido en la última semana en la provincia entra dentro de la normalidad climática de Soria.

No muchos recordarán aquel 29 de enero de 1944 en el que el mercurio subió a 20º en la ciudad, el mismo mes del mismo año que quedó marcado por su temperatura media máxima más alta de 11,7º. Por contra, en 1957 se anotó la media de las mínimas más gélida, con -5,4º.

Por tener en cuenta otros datos históricos correspondientes a enero, siempre referidos a la ciudad de Soria, el de 1988 fue el de más días de lluvia, con 20 jornadas en las que se  recogieron precipitaciones, pero es que en enero de 1985 nevó 14 días con más o menos intensidad. Fue el 10 de enero de 2016, hace tan solo cinco años, cuando se registró el máximo de lluvia en una sola jornada de enero, con 31,8 litros, mientras el primer mes del año más lluvioso de la capital tuvo lugar en 1948, con 183 litros registrados en total y, al contrario, la precipitación fue inapreciable en enero de 1993.

días de hielo. Más o menos histórica, es evidente que la nevada que ha dejado ‘Filomena’ persistirá durante unos cuantos días, aunque  el temporal haya sido «más curioso en Madrid que en Castilla y León, donde estamos más que acostumbrados», como sostiene el delegado de Aemet en la Comunidad autónoma. En cualquier caso, aún falta por realizar una valoración global de los históricos, puntualiza Juan Pablo Álvarez, que avanza que, a nivel nacional, se presentará un informe de lo que ha supuesto esta borrasca que paralizó a este país durante unos días y que aún sigue ralentizado por sus consecuencias.

Poco a poco, los valores irán remontando en la provincia de Soria. Los próximos siete días seguirán siendo fríos, pero ya las heladas serán más débiles, entre -1º y -4º, y las máximas se irán recuperando hasta los 10º el próximo martes, según la predicción de Aemet. «Llega una frente débil, pero persistirá el anticiclón, por lo que las nieblas no serán engelantes, como se temía, y el sol se hará notar en el incremento de las temperaturas. A partir del lunes, crecerá la nubosidad, por lo que las mínimas no serán tan bajas», resume.  Falta medio mes de enero, más de dos meses de invierno aún, así que habrá que ver lo que nos deparan las borrascas ‘Gaetan’, ‘Hortense’, ‘Ignacio’... quedan 15 borrascas de gran impacto hasta finales de septiembre.