scorecardresearch

El nómada de la moto, en Soria

Sonia Almoguera
-

Miquel Silvestre ha elegido parajes de la comarca pinariega como protagonistas de dos capítulos de su nueva serie de televisión estrenada esta semana en Canal Odisea

El nómada de la moto, en Soria

Le encanta viajar en moto, pero, sobre todo, le gusta vivir sus viajes, ser partícipe del lugar que visita, cambiar impresiones con la gente, aportar y compartir sus reflexiones. Miquel Silvestre ha recorrido todo el mundo y el dictamen es definitivo: «La gente conoce Soria por Machado, la asocia a la Castilla más plana, a los campos de trigo, no puede imaginar las zonas de pinares y la zona de montaña que tiene tan bonita». El aventurero y autor de programas televisivos tan destacados como Diario de un nómada ha elegido precisamente Soria y, en concreto, parajes como la Laguna Negra o localidades como Vinuesa como protagonistas de dos capítulos de su nueva serie televisiva, El nómada de la moto, que esta misma semana ha estrenado el canal de pago Odisea. 

El próximo martes 17 de mayo se emitirán los capítulos tres y cuatro dedicados a Soria dentro de su nueva aventura motera, un proyecto que inició en mayo de 2020, en pleno inicio de la pandemia, y que le ha permitido recorrer la geografía ibérica entre España y Portugal. El cierre de fronteras internacionales le impidió llegar a otros lugares del planeta, pero a cambio tuvo el placer de volver a visitar lugares tan fascinantes y, a nivel nacional, tan poco conocidos en su opinión como la comarca soriana de Pinares, donde se desarrollan los capítulos tres y cuatro de este nuevo formato televisivo. 

Miquel Silvestre conoce bien Soria. «Siempre que viajo a Francia me desvío de la A2 y me meto por Almazán y por Ólvega. Soria es una provincia que me encanta», asegura. El mensaje que recibió de un gran admirador de sus libros que vive en Vinuesa le animó a incluir Soria en el mapa de su nueva aventura. 

Hizo su particular «camino Soria» desde Segovia, a través de Ayllón. «Un itinerario poco frecuentado, pero con localidades con mucha historia», añade. El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz fueron las primeras paradas sorianas de su itinerario hasta Urbión con una Laguna Negra que le recibió espectacularmente bella y sin masificaciones. «Estaba muy bonita. El confinamiento le vino bien a la naturaleza», destaca con sentido del humor. Antes, no obstante, pasó por Playa Pita y en el hostal Visontium, donde tuvo la oportunidad de degustar un «fantástico» rabo de toro. 

en el mapa. Silvestre espera que la serie contribuya a promocionar Soria. «La gente no tiene una idea muy clara de la provincia», insiste. De hecho, sostiene, muchas personas incluso tienen dificultades para situarlas en el mapa. En realidad, sostiene, «es un tesoro oculto». 

Y en cuanto a carreteras... «Son buenas», destaca. «He circulado por las de todo el mundo. Las de Francia no son mejores. España tiene una gran red viaria», estima. Eso sí, matiza, siempre se puede mejorar. De hecho, destaca, en este último viaje ha podido comprobar que la carretera de acceso a la Laguna Negra está ahora asfaltada. En cualquier caso, argumenta, «las carreteras no tienen por qué ser un impedimento para conocer Soria». Más de una década después de que iniciase la vuelta al mundo en moto y sus programas comenzaran a cautivar al público, Miquel Silvestre está convencido de que su exitosa fórmula es producto básicamente de la «espontaneidad». «No se teatraliza. Todo sucede según se va contando», explica. Silvestre conduce la moto y, literalmente, todos los aspectos del retrato de sus viajes. «Yo presento, yo dirijo y yo monto» los episodios a través de su productora Silver Rider Prodaktions. «Es una conversación directa y real con el espectador», apunta.