La Ribera soriana prepara el terreno a los temporeros

EDS
-

En El Burgo confían en cubrir las necesidades de las empresas hortifrutícolas con mano de obra local. Mientras, en San Esteban trabajan en acondicionar espacios seguros y habitables para los trabajadores foráneos

La Ribera soriana prepara el terreno a los temporero - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

La nueva normalidad se ha instaurado en la provincia de Soria, resolviendo así la falta de mano de obra en el campo, uno de los problemas más graves del sector agrícola, acuciado por las medidas adoptadas para frenar la propagación de la COVID-19. Tras casi 100 días de estado de alarma y con la apertura parcial de las fronteras, las producciones hortofrutícolas de la Ribera soriana han recuperado el ritmo y se preparan para recibir a los trabajadores que llevarán a cabo la recolección de sus cosechas, los conocidos como temporeros. Las empresas instaladas en la zona, en coordinación con las localidades ribereñas sorianas, acogerán a los empleados temporales del campo entre diversas medidas de seguridad y con nuevas iniciativas, para plantar cara a la crisis sanitaria en la que se encuentra sumergido el planeta.
camping-vivienda. Desde la modernización de la zona regable del canal de Olmillos, que cuenta con unas 800 hectáreas, la comarca soriana comenzó a abrir sus puertas a las explotaciones hortofrutícolas, generando una importante dinamización económica.
Esta intensificación y variedad de cultivos es demandante de una mano de obra «ya no solamente para periodos estacionales de tres o seis meses, sino que en algunos casos se está alargando hasta nueve meses», explica la alcaldesa de San Esteban de Gormaz, María Luisa Aguilera. La llegada de nueva población configura una realidad diferente en las localidades de la zona, que han tenido que adaptarse a una fuerte demanda de vivienda. «Hasta ahora, la tónica general era que las propias empresas proporcionasen el alquiler de viviendas a través de la iniciativa privada, pero ahora existe una carencia de vivienda y nos han solicitado la posibilidad de dotarles de espacios o edificios públicos», reconoce Aguilera.
A raíz de esta demanda, es cuando surge la idea del Consistorio sanestebeño de rehabilitar el antiguo camping de la localidad. Con esta iniciativa, las empresas del sector instaladas en la zona tendrán la posibilidad de alquilar este espacio público para sus trabajadores. En el próximo pleno del Ayuntamiento, se llevará a cabo la concesión del alquiler y, como apunta su alcaldesa, «ya hay una propuesta por parte de una de las empresas».
Este centro rural, actualmente ocupado por los trabajadores de la empresa encargada de su rehabilitación, cuenta con 11 bungalows, una instalación de lavandería, otra de uso social y una piscina, todavía sin acondicionar.
bolsa de alquiler.  Por su parte, desde el Ayuntamiento de El Burgo de Osma se previó la posibilidad de crear una bolsa de vivienda en alquiler, para regular precios, y sin incurrir en competencias desleales con el sector inmobiliario del municipio. Un proyecto que al final no se pondrá en marcha, ya que según manifiesta el alcalde del Consistorio, Miguel Cobo, «esta temporada la cosecha será de una gran calidad, pero no de mucha cantidad y, en un principio, las expectativas de mano de obra se van a poder cumplir con el personal de la propia provincia».
Cobo, que ha estado en permanente contacto con las empresas del sector para conocer de primera mano la situación, señala que el objetivo es «cubrir esas necesidades de esta manera para evitar problemas sanitarios».