Tertulia de presente, pasado y futuro en la plaza del pueblo

SPC
-

Instante del coloquio celebrado en la plaza de Vinuesa con mayores del municipio. - Foto: Ical

La visita de los reyes a Vinuesa dejó como imagen para el recuerdo el encuentro mantenido con un grupo de seis personas mayores, con las que charlaron amistosamente sentados en los bancos de la plaza sobre los problemas que afectan al pueblo. Cuatro hombres y dos mujeres, escogidos por sorteo por el alcalde, fueron los protagonistas de la tertulia celebrada en La Plazuela, entre quienes se han situado don Felipe y doña Letizia para ir conversando con unos y otros para conocer sus vidas y cómo está afectando la despoblación y la pandemia. «Los mayores son los que más han sufrido», reconoció el monarca para abrir la conversación y agradecer la calurosa bienvenida de los vecinos, que han engalanado las calles con banderas de España y de Castilla y León, en la gira autonómica de los reyes.
Antes de entrar en las cuestiones de fondo, uno de los tertulianos recordó cuando el entonces príncipe estuvo en Vinuesa en 1977 en un campamento junto al pantano de la Cuerda del Pozo. «Usted ya ha estado aquí, ¿no?», le preguntó, a lo que el rey contesto: «Así es. Con nueve años subí a la Laguna Negra», informa Efe.
El más veterano fue Antonio Medrano, de 86 años y jubilado después de haber sido carnicero en el pueblo durante 70 años. Aunque cuenta con tres carnicerías atendidas por sus hijos, un matadero y su propio ganado, Medrano trasladó a los reyes la necesidad de que haya más ayudas para que el pueblo siga teniendo vida. «Que se puede vivir bien aquí, pero hace falta industria, porque si nos quedamos sin gente, ¿para qué queremos la carnicería?», reflexionó Medrano.
Alberto Garrido, de 79 años y también dedicado a la carne y a la ganadería, se mostró más pesimista por la nueva crisis económica. «Antes de la covid, ya las cosas estaban horrorosas. Yo aún no estoy jubilado, pero no te dejan trabajar. Todo son pegas, inspecciones... Están dando el dinero al que no trabaja», reprochó Garrido, que no dudó en agradecer a Felipe VI su presencia en Vinuesa, aunque apuntó que él no podrá hacer nada para remediar los problemas acuciantes: «¿Qué va a hacer este señor? No es cosa de él, no tiene culpa».
Emilia Escribano, de 81 años, relató a don Felipe y doña Letizia que abrió el primer hotel del pueblo hace 35 años y ahora tiene otros dos establecimientos, si bien lamentó que el turismo «ha bajado mucho» por la pandemia. Escribano recordó que fue testigo de la visita que los reyes Juan Carlos y Sofía hicieron a Vinuesa el 2 de abril de 1984, cuando la plaza Mayor pasó a tener el nombre del anterior jefe del Estado.