OTRO GALLO CANTARÍA

Ignacio Fernández

Periodista. Director regional de Onda Cero y Antena 3 Castilla y León


Test

16/07/2020

Diancusal. Ahí tenemos uno de los tratamientos contra la Covid. Se trata del programa que acaba de arrancar en Salamanca: test serológicos a todos en la Universidad, alumnos, profesores, estudiantes. Llegaran a 20000 pruebas. Y el “quid” de la cuestión reside en la colaboración entre la Universidad y el Hospital. La ciencia puesta al servicio de la atención médica en clave logística.
Porque esa es una de las peculiaridades de este plan: hay más de cien voluntarios trabajando en él. Para empezar, las extracciones de sangre que comenzaron el martes tienen lugar en puestos con un médico, un farmacéutico y un enfermero, todos ellos haciendo su trabajo voluntariamente. El proceso está diseñado de manera que ahora son examinados el personal y los profesores del campus biosanitario, cosa que se extenderá a sus alumnos en septiembre y a toda la universidad ya en octubre.
De este modo se va a obtener un mapa serológico completo de inmunidades, se pueden evaluar los riesgos adecuadamente y se dispone de una herramienta científica para que las clases puedan comenzar adecuadamente en las aulas de la Usal. Mascarillas, distancia, test: he ahí la “triada capitolina” para vencer al virus en esta fase de crecimiento de la enfermedad.
El comienzo del curso es un momento crítico que incumbe a todos los niveles de la educación. Mucho se habla de las medidas de precautorias y de su coste, de las ingentes cantidades de recursos que se van a requerir para ello. El tamaño de las aulas, los elementos de separación, la reducción del tamaño de los grupos. Pero la realización de test es un asunto crítico. Y junto con ellos, el espíritu cooperativo, un compromiso, no esperar que la administración lo dé todo hecho. Cada cual tiene una función y el ejemplo del programa pionero de la Universidad salmantina debería cuajar para vencer la pandemia en esta fase tan delicada todavía.



Las más vistas

Opinión

La espinita

Da la sensación de que con el auge del turismo deportivo de los últimos años, se ha tirado la toalla en lo referente al turismo literario. Como si el uno y el otro fueran incompatibles