Nace la Asociación de Bodegas de Viñas Viejas de Soria

Ana Pilar Latorre
-

El objetivo es transmitir al público las características especiales de los vinos de la Ribera del Duero soriana: suelos, climas y plantas

Nace la Asociación de Bodegas de Viñas Viejas de Soria

La Asociación Bodegas Viñas Viejas de Soria acaba de comenzar su andadura con el objetivo de trabajar conjuntamente en las áreas de comunicación y promoción de vino de la Ribera del Duero soriana, con características especiales por los suelos, el clima y las propias viñas viejas. Así lo explica el presidente de la recién creada asociación, el enólogo francés Bertrand Sourdais, quien indica que aunque sean pocos, 15 bodegas que representan tan solo al 5% del territorio de la Denominación de Origen Ribera del Duero, «si unimos fuerzas llegaremos más lejos a la hora de comunicar, a nivel de la comunidad,  pero también a nivel nacional e internacional».
El germen de este colectivo fue el encuentro que organizó con todos ellos El Día de Soria para elaborar un reportaje en el que los bodegueros opinaron sobre la añada  y las previsiones de vendimia de 2018. «Al final de la entrevista [realizada por Sandra de Pablo] se nos ocurrió reunirnos para poder hablar. Desde entonces hemos tenido muchas reuniones para definir el proyecto y crear los estatutos, algo que ha llevado mucho tiempo. En diciembre nació por fin la asociación», comenta uno de los impulsores. 
plan de acción. Para 2020 ya tienen un plan de acción, con la idea de impulsar la Feria del Vino de DO Ribera del Duero de SanEsteban junto al Ayuntamiento. Pero también se piensa ya en la creación de una página web y de perfiles en redes sociales. «Tenemos mucho material», apunta el presidente, pero también muchas ideas, como estudios para presentar datos reales de las características de estas zonas de viñedo. Un ejemplo sería un estudio cartográfico de los suelos, como se viene haciendo en Francia, ya que es uno de los factores que determina el gran potencial de esta zona, junto al clima y el propio viñedo viejo.
El viñedo de Soria de Ribera del Duero se diferencia del de Burgos y Valladolid precisamente por el clima tan marcado, por lo que se podrá en marcha un proyecto para «definir y entender mejor el clima de Soria y la repercusión en sus vinos, con perfiles más frescos y ácidos precisamente por ello». Así, la asociación, con los datos necesarios, podrá explicar al públicó «porqué los vinos de Soria son distintos». Además, la gran proporción de viñedo viejo en la provincia es «un tesoro», ya que se trata de plantas que tienen «una genética con características propias». Pone como ejemplo los clones de tempranillo que se plantan ahora en cualquier lugar, pero el tempranillo de Soria tiene características propias al tratarse de viñas viejas y en eso mismo quiere incidir la nueva asociación porque «a la hora de diferenciar es un factor importante». 
«El suelo, las viñas, la materia... son diferentes al resto de la Ribera del Duero y eso hay que transmitirlo al público de una manera serie y con datos», comenta Bertrand Sourdais justificando la creación de esta asociación y destacando la buena sintonía entre todos los bodegueros sorianos y su predisposición para divulgar y a la vez mantener estas viñas viejas como un gran tesoro. Este tipo de plantas requiere, además, un mayor coste y un trabajo artesanal, que se diferencia de la producción industrial, con la que no puede competir. El rendimiento es de 3.500 por hectárea frente a 7.000. De ahí, que sean vinos más caros y de mayor calidad que hay que valorar.