Las patatas fritas de Soria esquivan el cierre de bares

Fernando Orte
-

Mantienen su producción gracias a que el mayor consumo en los hogares compensa la caída de ventas por el cierre de la hostelería

Las patatas fritas de Soria esquivan el cierre de bares

Los expertos dicen que detrás de la lista de la compra de estos días hay una explicación psicológica, ya que la comida tiene un efecto terapéutico. En un primer momento se disparó la demanda de productos de primer necesidad, como el papel higiénico, y ahora es el turno de otros como las patatas fritas. En toda España las ventas de este snack en los supermercados se han disparado un 87%. Aunque en las cinco fábricas que hay en la provincia no han notado ese repunte, porque sus bolsas no llegan a la hostelería.

Es el caso de Artefritas, en Matalebreras. Según explica su responsable, Javier Sáinz, en las grandes superficies sus patatas se venden un 25% más que antes de la crisis del coronavirus. "Por fortuna estamos trabajando, hemos mantenido la producción pero hemos bajado entre el 15 y 25% en bares y hoteles", añade.

En sus instalaciones de esta localidad soriana se producen a diario hasta 4.500 kilos de patatas fritas en aceite de oliva. Sus casi treinta trabajadores extreman más si cabe las ya de por sí estrictas medidas de seguridad e higiene. "Les hemos dado un cursillo para saber lo que tienen que hacer no sólo aquí sino en casa, y si hacen algo fuera de lo normal que lo comenten a la empresa", explica Sáinz.

Y es que la suya es una actividad esencial porque la fabricación de alimentos no puede parar.