scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La peor noticia para el PSOE

27/07/2022

Nueve condenados a prisión y seis a varios años de inhabilitación por el caso de los ERE, un asunto que ha impregnado la vida socialista desde hace trece años y que según la sentencia del Tribual Supremo supone la malversación de casi 700 millones de euros.

Se trata del mayor caso de corrupción de la democracia, que afecta nada menos que a dos ex presidentes del Psoe, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que fueron también presidentes de la Junta de Andalucía y ministros del gobierno central. Es la peor noticia que podría recibir el Psoe precisamente cuando Pedro Sánchez pretendía relanzar el partido con una profunda remodelación interna que hiciera olvidar el fracaso sufrido en las elecciones andaluzas.

La palabra ERE ha sido la cruz del partido socialista en la última década. Porque implica a personas del máximo nivel pero también y sobre todo por el tipo de delito cometido: utilizar parte del dinero destinado a ayudar a empresas en crisis para desviarlo a sociedades y empresas afines así como a militantes y simpatizantes del partido no afectados por un proceso de regulación de empleo.

No ha habido unanimidad en la sentencia del Supremo. Dos magistradas, consideradas progresistas, presentarán un voto particular porque no ven malversación en el caso de Griñán, el delito que provoca que además de la inhabilitación deba cumplir pena de prisión. Su abogado presentará recurso ante el Constitucional, pero la sentencia -que se publicará en septiembre- recoge que los condenados por malversación eran "plenamente conscientes" de la ilegalidad.

Esos dos votos particulares tienen una relevancia máxima, porque este martes la palabra "indulto" se pronunciaba en los círculos políticos. Si Sánchez ha sido capaz de indultar a independentistas condenados por el Supremo, con más razón encontrará argumentos en esos dos votos particulares para llevar al Consejo de Ministros el indulto de personas tan destacadas de su partido, algunos de ellos con serios problemas de salud, como ocurre con José Antonio Gtiñán.

Es probable que si efectivamente se abre la posibilidad del indulto, no provoque una reacción tan visceral de la oposición como el que se concedió a los independentistas, en el que además no se cumplieron los requisitos de contar con el visto bueno del tribunal sancionador o el arrepentimiento de los condenados. Pero lo más demoledor para Pedro Sánchez es que se le acaba el discurso de presentar permanentemente al PP como el partido de la corrupción.

En el PP ha habido corrupción, es indudable, como bien saben algunos dirigentes que han estado o siguen en prisión, aunque se han archivado muchas de las causas abiertas. Mientras que el caso de los ERE no solo supuso la malversación de millones de euros sino que había un componente ético bochornoso: el desvío a personas y entidades afines al Psoe, de grandes cantidades de dinero destinadas a empresas en crisis y trabajadores en paro.