scorecardresearch

Un soriano en primera línea de la campaña electoral de Macron

Ana Pilar Latorre
-

José Ágreda tuvo la oportunidad de asistir al multitudinario mitin en La Defense Arena y ahora ofrece las claves de la segunda vuelta

Un soriano en primera línea de la campaña electoral de Macron

José Ágreda, de Torlengua, ha participado activamente en la campaña electoral de Emmanuel Macron, candidato por La Republique en Marche!  a la presidencia de Francia que se enfrentará en una segunda vuelta el 24 de abril a Marine Le Pen, candidata ultraderechista de la Agrupación Nacional. Este soriano nacionalizado en Francia, que vive desde 2013 en París y antes estuvo tres años en Córcega, trabaja en hostelería (Hotel Mercure París Gare de Lyon, junto a la estación del AVE) y estudia un máster en Gestión Hotelera.

«Son las primeras elecciones presidenciales en las que participo. Siempre me ha gustado seguir la actualidad política tanto en España como en Francia, aunque son dos mundos muy diferentes con dificultades y desafíos distintos, como las propias características de ambos países. Aunque estén al lado no tienen nada que ver», comienza explicando José Ágreda. Le hubiera gustado participar más, pero en segundo año de máster y trabajando a tiempo completo no ha podido ser. 

El «grueso» de la campaña en Francia está en el phoning, «hacer llamadas por toda Francia a gente que tiene algún tipo de contacto con la estructura del nuevo partido de Macron». A José Ágreda le ha gustado, sobre todo, tener la oportunidad de presenciar momentos puntuales, como el multitudinario mitin en La Defense Arena, en Nanterre, con más de 30.000 asistentes. Además, estuvo en la fiesta de la noche electoral.

El soriano reconoce que ha sido una campaña «atípica» por la guerra de Ucrania, pero no ha impedido que la participación haya sido casi como la de otras presidenciales, «las más populares y en las que la gente más se anima a votar». Habla del «efecto Macron», con casi un 30% de los votos, a pesar de que las últimas encuestas no le daban un porcentaje tan alto. Y hace referencia a la «volatilidad» que ha hecho que Le Pen (un 23,1%) «subiera bastante en la recta final».

Igualmente, ha observado una «recomposición» de los electorados a última hora porque «la gente vota en función de lo que no puede salir o de lo que no quieren que salga». «Le Pen llega a la segunda vuelta porque Eric Zemmour (7,1%), el candidato más a la derecha, «subió mucho en los últimos meses hasta sacar más tajada». Hay diferencias según las regiones para ese mismo electorado, como «fenómenos de última hora».

 Macron ha resistido por la caída del Les Republicains, con Valerie Pecresse (4,8%); y el Partido Socialista, con Anne Hidalgo (1,8%), «que ha tocado fondo». Pero le choca que la candidata socialista «revalidó hace dos años el mandato como alcaldesa de París con una mayoría confortable» y la popular también obtuvo «una mayoría muy holgada» hace un año para continuar como presidenta de la región de Francia.  «¿Por qué un mismo electorado en las municipales les da a estas dos candidatas mayorías holgadas y en estas elecciones tiende a otras opciones?», se pregunta José Ágreda. Igualmente, destaca que en la región de Francia ganó Jean-Luc Melenchon (logró un 22% en todo el país), de la formación ultraizquierdista Francia Insumisa, cuando «allí hace apenas un año perdió la izquierda». 

aritmética. Volviendo a Macron, habla del «apoyo perenne» del centro, centro-derecha y centro-izquierda por el que  «ha ganado cómodamente esta primera vuelta».La «aritmética» de las dos vueltas hace pensar a José Ágreda que pueda imponerse «con relativa facilidad», aunque «no lo tendrá tan fácil como hace cinco años» y habrá que ver la composición del parlamento posteriormente. 

Respecto a su contrincante, asegura que «la gente tiene la memoria corta y no recuerdan que ha rendido pleitesía a Putin, dijo que los extranjeros de la UE que trabajaran en Francia más de diez años no deberían tener derecho a servicios sanitarios de forma gratuita... Habla de medidas muy potentes para mantener poder adquisitivo. Y tiene asuntos pendientes con la justicia». El candidato del partido «a su derecha» le está haciendo «menos mala», añade el soriano, lamentando que muchas personas «siguen de puntillas la actualidad» y «votan en función de las impresiones que les llegan a través del marketing, que es lo que está haciendo bien esta candidata».

En la segunda vuelta, en la que no habrá mítines, sino un gran debate y entrevistas en medios, José Ágreda se moverá en redes y en sus círculos. «En París no hay mucho de qué convencer, pero es todo posible porque Macron ha despertado antipatías sin haber hecho nada para ser tan impopular, porque ha sacado adelante la economía, implantar medidas de choque, tener un nivel de diplomacia internacional bastante eficaz...», concluye defendiendo su labor. «Tiene un electorado fiel hasta el momento, aunque ahora no sea la novedad y tenga que lucharlo mucho más».