A las urnas con mínimos cambios

Santiago González
-

Las formaciones políticas no prevén hacer modificaciones en las candidaturas que ya presentaron el pasado 28-A, salvo las obligadas

Pedro Sánchez y Luis Tudanca, en la presentación de candidaturas para el 28-A. - Foto: David Arranz (Ical)

La repetición electoral apenas seis meses después del 28-A no supondrá casi cambios en las candidaturas que ya preparan las principales formaciones políticas. A expensas de las decisiones que adopten las direcciones nacionales, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos anuncian ya que acudirán a las urnas el próximo 10 de noviembre con un calco de las listas electorales, tan solo modificadas en los casos de diputados y senadores electos que tuvieron que renunciar para incorporarse como altos cargos del Gobierno autonómico.
El PSOE fue el ganador de las elecciones el pasado mes de abril, cuando obtuvo 19 senadores y 12 diputados, en un vuelco del tablero político de Castilla y León que no se veía en décadas. Aunque Luis Tudanca, secretario autonómico de los socialistas, prefiere mantener silencio hasta la convocatoria electoral sea oficial y los órganos federales, que son los competentes, establezcan el procedimiento para la formación de las candidaturas, lo que se producirá el próximo 28 de septiembre. No obstante, desde Ferraz ya se ha adelantado que no habrá grandes cambios y esta misma semana el secretario de Organización, José Luis Ábalos, descartó también «fichajes estrella».
Por su parte, el Partido Popular no dará «sorpresas» en la configuración de candidaturas, ya que la dirección del partido confía en la valía de sus candidatos.
Aunque algunos barones autonómicos, como el andaluz Juanma Moreno están presionando para modificar algunos nombres, en el PP de Castilla y León no hay movimientos y tampoco quieren hacer declaraciones. No obstante, el protavoz popular en las Cortes, Raúl de la Hoz, manifestó el pasado viernes que «de producirse algún cambio será por incompatibilidad de alguno que ha ido en las listas y tiene cargos en la Junta, aunque no soy adivino».
Estas incompatibilidades deberán modificar la candidatura del PP en Zamora, tanto la del Senado como la del Congreso, después de que la diputada Isabel Blanco (número 1 de la lista en abril) haya renunciado para ser consejera de Familia de la Junta y la senadora Clara San Damián haya hecho lo propio para asumir el cargo de delegada territorial de la Junta.

Senador que continúa.

Por otro lado, el jefe de filas de los populares en la Cámara Alta, Javier Maroto, no pondrá en riesgo su continuidad ya que en esta ocasión mantendrá su escaño sin acudirá a la convocatoria electoral (en abril era cabeza de lista por Álava, pero no obtuvo plaza en el Congreso). Según fuentes de Génova, tras la polémica designación del vitoriano como senador autonómico por Castilla y León tras empadronarse en Sotosalbos (Segovia), Maroto mantendrá su puesto en la Cámara Alta durante toda la legislatura autonómica.
A pesar de todo, el comité electoral del PP tendrá la última palabra en la configuración de las candidaturas, que podría sufrir algún cambio en puestos secundarios. Así, históricos como Miguel Ángel Cortés, parlamentario desde 20104 por Valladolid, que no consiguió escaño en la Cámara Alta el pasado 28-A podría no repetir.
Ciudadanos también se mantiene aún a la espera. Aunque la dirección nacional tampoco ha tomado aún una decisión y los dirigentes autonómicos prefieren guardar silencio, algunas fuentes señalan que la formación naranja calcará sus listas, salvo excepciones, con las que obtuvo ocho diputados el 28-A. Esto mismo ya se produjo en junio de 2016, cuando se repitieron los comicios celebrados en diciembre de 2015 al no alcanzar ningún candidato la investidura.
Por su parte, Podemos tiene clara su apuesta y también es la de repetir las listas electorales, a pesar de que en los últimos comicios no obtuvo representación en el Congreso, donde perdió el diputado por Valladolid que mantenía, ni en el Senado. Pablo Fernández, líder de la formación morada en Castilla y León, afronta estos nuevos comicios con mayores expectativas y confía en conseguir nuevamente algunos escaños ante la «credibilidad demostrada de que lo que prometemos lo cumplimos».
Estas mejores expectativas también tienen otros partidos, como PP y PSOE, que según las encuestas serán quienes más favorecidos se vean por esta repetición.
En muchas provincias, el último escaño se adjudicó por pocas decenas o cientos de papeletas, por lo que será decisiva la precampaña de las próximas seis semanas y la campaña electoral.