De vulnerables a imprescindibles

Nuria Zaragoza
-

El programa de inserción social 'Incorpora' de La Caixa, que en Soria gestiona Cepaim, ha conseguido que personas en riesgo de exclusión se conviertan en trabajadores esenciales. Mohammed Bensassi relata cómo ha sido su itinerario

De vulnerables a imprescindibles - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

De vulnerables a imprescindibles

La crisis sanitaria ha traído consigo una fuerte crisis laboral. El número de parados en Soria subió en 284 en marzo, 444 en abril... y es previsible que la suma siga en aumento. 
El desempleo se dispara y son las personas vulnerables uno de los sectores que más lo sufren. Sin embargo, hay iniciativas que tratan de dar la vuelta a esta situación. ‘Incorpora’, el programa de inserción sociolaboral de la Fundación La Caixa, ha conseguido que personas en situaciones de alto riesgo de exclusión se hayan convertido en trabajadores esenciales en el desarrollo de tareas en primera línea de la respuesta a la pandemia: en hospitales y residencias, personal de limpieza o auxiliares de enfermería y geriatría; en tiendas de productos de primera necesidad...
Mohammed Bensassi es uno de ellos. Llegó a Soria hace dos años desde Marruecos y, en este tiempo, ha estudiado el idioma, se ha formado, aprendido nuevos oficios... reinventado. Ahora, gracias a la mediación de ‘Incorpora’, que en Soria desarrolla la Fundación Cepaim, trabaja en una pescadería, uno de los servicios considerado esencial desde que estalló la pandemia ya que, gracias a personas como Mohammed, la población no ha tenido problemas de abastecimiento de productos básicos. 
Inés Sanz y Carlos Mugarza, técnicos de Cepaim y responsables de ‘Incorpora’ en Soria, han sido la mano amiga de Mohammed durante su proceso de intermediación laboral individualizado. «Sin ellos creo que no lo habría conseguido, porque me han ayudado mucho desde el principio», agradece Bensassi, quien recuerda que llegó a Soria sin conocer «ni una palabra de castellano» y, en este tiempo, ha logrado aprender el idioma pero, también, a redactar el curriculum, a desenvolverse en una entrevista de trabajo, a buscar activamente ofertas de empleo... y, también, se ha formado en «panadería, pescadería y cocina». Algunos de estos sectores, destaca, han sido todo un descubrimiento para él ya que en su país natal se había empleado en la cocina de un restaurante. «La pescadería me gusta mucho y el trabajo actual me encanta. La cocina también y es otra salida, pero aquí estoy muy contento», apunta. 
En cuanto a su integración en Soria, donde llegó «en situación regular» para encontrarse con su familia, señala:«Soria me gusta mucho y estoy contento de poder estar trabajando». Ysobre la situación actual que ha tocado vivir, reconoce que lo está llevando con cierta preocupación y «mucho cuidado», consciente de la responsabilidad que tiene entre sus manos. «Cuidamos mucho todo y vamos siempre con mascarilla, guantes...», apunta. 
Llegar a este punto ha sido posible gracias, reconoce, al apoyo que ha recibido de Cepaim y del programa de la Fundación La Caixa. Esta iniciativa, cabe apuntar, incluye dos líneas de trabajo fundamentales. Por un lado, la mediación con las empresas, que son quienes al final tienen la llave de la integración laboral al facilitar  sus ofertas de empleo. En Soria, Mugarza se encarga de este contacto con la empresa, a quien se ofrece un servicio gratuito de asesoramiento y acompañamiento en acciones de responsabilidad social para «facilitar la integración laboral de personas con discapacidad o en situación de vulnerabilidad, como pueden ser jóvenes en riesgo de exclusión, víctimas de violencia de género, parados de larga duración, exreclusos, inmigrantes, solicitantes de protección internacional...». 
De la parte de los candidatos se encarga Inés Sanz. Para cada caso se diseña un «programa individualizado» y personalizado que incluye apoyo, asesoramiento y acompañamiento durante todo el proceso de búsqueda de empleo. En la parte de desarrollo laboral se ayuda a elaborar el cv, preparar las entrevistas de trabajo... pero, también, desarrollo de habilidades que pueden ser útiles en este proceso, como «gestión del tiempo, adaptabilidad...». Además, al amparo de ‘Incorpora’ se desarrolla otro proyecto, ‘Puntos Formativos Incorpora’ (PFI), dedicado a dotar a los usuarios del programa de aptitudes y conocimientos que les ayuden a mejorar sus posibilidades de encontrar un empleo en las empresas de la zona. «Desarrollamos cursos de formación orientados a la búsqueda de empleo. Durante tres meses se forman en trabajos que pueden desarrollar después en Soria. Los últimos que hemos hecho son de camarero, peón...», recuerda Sanz. Estos PFIincluyen una parte teórica y otra de «competencias para el empleo» donde se enseña a los candidatos «habilidades personales y profesionales, de manera individual y colectiva», como por ejemplo, «auto conocimiento, imagen, trabajo en equipo, gestión emocional, resolución de conflictos...». Además, incluye una parte práctica en empresas, explica Sanz.  
su negocio. Incorpora cuenta además con una línea de autoempleo, donde se busca ayudar a personas en situación de vulnerabilidad a crear su propia microempresa. Es uno de los sueños de Mohammed, tener su propio «restaurante de comida rápida». Pero, reconoce, eso deberá esperar porque «ahora estoy muy contento como estoy, trabajando en la pescadería».