scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Rey Juan Carlos: Un error

02/10/2021

Se ha equivocado el Rey Juan Carlos cuando más necesitaba ser prudente.

Sueña con volver a España, de donde tuvo que marcharse por indicación del gobierno - nunca huyó, nunca se fugó-, y para que se cumpla ese sueño no puede cometer errores como promover la publicación de un libro escrito por una periodista con la que comparte confidencias que no favorecen su regreso.

Laurence Debray se ha apuntado un buen tanto profesional, pero D. Juan Carlos ha cometido una equivocación de impredecibles consecuencias. La única explicación es que, en su desesperante soledad, se ha dejado llevar por su necesidad de conversación, de confesar sus preocupaciones sobre el futuro, cuánto durará lo que se ha convertido en un largo exilio cuando creyó que sería apenas un par de meses. No le permitieron volver unos días en otoño, como esperaba, tampoco en Navidad, ni en su cumpleaños. Recibe pocas noticias de España que le den alegrías, y muchas que le provocan tristeza y preocupación. Ni siquiera puede defenderse de aquellas que le ofenden, como tampoco de las que considera que son absolutamente falsas.

Su principal apoyo son sus hijas, que viajan a Abu Dhabi cuando pueden, y también le han visitado algunos amigos cuyos nombres no han aparecido en los medios de comunicación. Amigos de verdad, aunque siempre se ha dicho que los reyes no tienen amigos. No los tendrán, pero algunas personas le han demostrado al Rey Juan Carlos su afecto en unos momentos en los que la soledad se le hacía insoportable. También la Reina Sofía, como cuenta en su libro Laurence Debray. No su apoyo, aunque probablemente es la persona a la que ha provocado más dolor.

Las relaciones con el Rey Felipe están prácticamente rotas, como ha escrito la periodista, aunque no es cierto que ahora se refiera a él siempre como “mi hijo” y no como “el Rey”. Sigue haciéndolo, aunque quizá no todo el tiempo, o no con todo el mundo. Y no sale una palabra crítica de su boca, aunque sí hacia el Jefe de su Casa. Pero en cualquier caso, de lo que se trata es de valorar las declaraciones del rey exiliado. Son inoportunas, improcedentes, y además es muy probable que tengan consecuencias para el proyecto vital del Rey Juan Carlos, que solo piensa en que la Justicia decida sobre aquello de lo que se le acusa, y pueda regresar a España, su país, su casa.

La vida en Abu Dhabi puede parecer idílica pero no lo es para quien ha sido obligado a marcharse y además mantiene una relación muy complicada con su único hijo, obligado a seguir lo que marca el gobierno. No es idílica cuando muchas personas que considerabas amigos se han apartado cuando le han venido mal dadas, aunque otros se han demostrado su afecto incondicional. Pero sobre todo no es idílica porque aunque disfrutes de todas las comodidades, no estás donde querrías estar.