scorecardresearch

Las tiendas de siempre abren sus puertas al 'ecommerce'

A.I.P.
-

Establecimientos históricos se convierten en puntos de recogida y entrega de compras realizadas por internet, como una fórmula para atraer clientes a sus negocios

Las tiendas de siempre abren sus puertas al 'ecommerce' - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

Antes de la pandemia, al inicio de 2020, en Soria se movían entre 5.000 y 7.000 paquetes diarios, según el cálculo que realizaron en aquel momento las empresas de reparto que operan en la provincia. La tendencia al alza del comercio online ya era imparable entonces y más lo fue a partir del confinamiento por la pandemia, cuando la imposibilidad de acceder a las tiendas y el incremento del uso de los dispositivos electrónicos modificó todas las expectativas de crecimiento. Evidentemente, a mayores. Así las cosas, tres de cuatro hogares españoles compraron por internet en 2020, según un análisis de la consultar Kantar.

Todo ello se constata con los datos sobre comercio electrónico de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que indican que la facturación del comercio electrónico creció un 5,8% en 2020, mientras que en el segundo trimestre del año pasado, según los últimos datos publicados por la CNMC, el aumento fue 13,7%.

Si la venta online ha evolucionado de la misma manera en la provincia, como probablemente así sea por la dinámica nacional y mundial y por el hecho de que en Soria la oferta comercial es más limitada, el reparto diario de paquetes se acercará a una media de 9.000, muchos más en fechas puntuales como el Black Friday, el Ciber Monday, Navidad, rebajas o San Valentín.

La agencia EXE va más allá y calcula que el ecommerce podría crecer entre un 30% y un 50% a lo largo de 2022. 

En este escenario el comercio tradicional intenta competir, en clara desventaja, y adaptarse a las nuevas hábitos de los compradores. Y en este vertiginoso e incontenible cambio, pequeños establecimientos, algunos con décadas de historia, decidieron formar parte de esta vorágine consumista.

Así las cosas, uno de los negocios históricos de la capital soriana es Vinos Lázaro Pérez. Desde antes de la pandemia, es uno de los más de 3.000 'puntos pack' (Mondail Relay) que hay repartidos por España. Y entre tinajas de vino y productos de la tierra, los sorianos acuden al establecimiento de la plaza del Salvador a recoger sus compras por internet o a entregar sus devoluciones. «No deja mucho, pero es algo más», advierte la dueña, María del Pilar Pérez Jiménez.

Es otra forma de atraer clientes al local. Así lo vio hace tiempo Alberto García, de la Droguería La Villa de Almazán. Su tienda está dedicada, fundamentalmente, a la venta de productos de limpieza, pinturas, perfumería... y también, desde hace medio siglo, es punto de venta de lotería. Hoy recepciona y entrega paquetes de compras por internet de hasta seis compañías distintas, incluida Amazon, y así aquellos que se acercan a la tienda a por su pedido (o a devolverlo) compran algo en el comercio o prueban suerte con las Apuestas y Loterías del Estado. «Y damos un servicio al pueblo», sostiene García.

En términos similares se pronuncia el propietario de la librería-papelería-diseño gráfico La Ardilla Pilla, Diego Martín, ubicada en el Paseo de Santa Bárbara de la capital soriana. Es uno de los puntos de entrega y recogida de paquetería de Seur, lo que, igualmente, le permite atraer a más clientela a su negocio.