Club Valonsadero Bádminton, recompensa al trabajo

S.Recio
-

El Club Valonsadero Bádminton ha conseguido en cinco años que varios de sus jugadores compitan con los mejores de España. La clave es un estilo de trabajo basado en la potenciación de la técnica

Club Bádminton Valonsadero, recompensa al trabajo - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

GALERÍA

Bádminton Valonsadero.

Carmen Carro ponía por primera vez en el mapa nacional al bádminton soriano. Su medalla de bronce en el Campeonato de España sub-11 era la primera presea en un evento de este tipo. Era el fruto al trabajo de cinco años de Club Bádminton Valonsadero, una entidad encabezada por Carlos Palero. «Sabíamos que la manera de trabajar generaría resultados a largo plazo y esa medalla ha consolidado un modelo de entrenamiento que este año dará todavía más alegrías gracias a un nuevo grupo de sub-11 con el que ya llevamos varios años trabajando».
Rondando la treintena de deportistas, afrontan una nueva temporada con el objetivo de potenciar este deporte desde la base. Solo cuentan con jugadores de categorías inferiores y el fin último es que puedan representar al club a nivel absoluto en unos años.
tecnificación. El Club Bádminton Valonsadero nacía con el objetivo de formar de una manera diferente en este deporte, «desde el principio nuestro trabajo ha ido enfocado a un alto componente técnico, tanto de raqueta como de desplazamientos». Un entrenamiento específico vital para ser competitivos, «al final es como un curso de perfeccionamiento, tiene una secuencia didáctica para poder dominar, en este caso, un deporte como este».
La fórmula funciona «por los resultados que estamos viendo y por lo que sabemos que puede pasar este año, pero será efectiva de verdad cuando lleguen a la categoría absoluta». Carlos Palero recuerda que «el bádminton no es solo esto y en senior todo cambia y se iguala». La esperanza es que puedan seguir representando al club, «siendo conscientes de que estamos en Soria. La idea es esa pero también necesitamos instalaciones adecuadas para poder adaptar ese trabajo específico que realizamos a edades más adultas». Si no se consigue «seguro que pueden seguir realizándolo en otros lugares con la base que aquí han conseguido».
También cuentan con una escuela en la que los conceptos básicos cobran importancia, «es una preparación distinta que va prácticamente desde cero, desde que les enseñamos a coger la propia raqueta». Una vez superada esa primera fase, «integramos a los niños con los más avanzados para que pueda coger la dinámica y el estilo de trabajo que realizamos». El Club Bádminton Valonsadero cuenta con una identidad propia, un estilo, y ese seguirá siendo el camino a seguir.