scorecardresearch

Campofrío, la economía circular como base para una producción alimentaria sostenible

Redacción
-

La compañía se marca el objetivo de contribuir a la transformación del sector alimentario, asegurando una producción sostenible basada en un modelo de economía circular, que aboga por las energías 'limpias' y envases 100% reciclables

Campofrío, la economía circular como base para una producción alimentaria sostenible

Los consumidores demandan a las empresas un compromiso con la sociedad y con el entorno, exigiéndoles que pongan en práctica su propósito como compañía. Bajo esta premisa, Campofrío ha tejido un modelo de negocio que desea transformar el sector alimentario, poniendo el foco en cada uno de los eslabones de la cadena de valor. Todo ello alineándose con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La protección del medio ambiente constituye un pilar fundamental en la estrategia de desarrollo sostenible. En este campo Campofrío ha concluido, por ejemplo, el proceso de medición de la huella de carbono en toda la cadena de valor, extendiendo su cálculo a los proveedores primarios de acuerdo con el Greenhouse Protocol (GHG Protocol), con el objetivo de hacer partícipes de la adopción de  compromisos de reducción de CO2 a todos los eslabones.  Otro de los pilares de la estrategia de sostenibilidad de la compañía es la mejora de la eficiencia energética y, con este fin, ha iniciado un proyecto de utilización de energías renovables para el autoconsumo en sus centros de producción. 

El proyecto comenzó en Campofrío Frescos, la unidad de negocio de cárnicos frescos, donde se han instalado paneles solares en el 70% de las cubiertas de sus instalaciones, ubicadas en el polígono de Villalonquéjar (Burgos). Con este proyecto, Campofrío Frescos prevé generar más de 4 millones de kWh/año que le permitirán cubrir con energía limpia y renovable más del 11% de la demanda eléctrica derivada de sus procesos productivos, al tiempo que reducirá las emisiones directas de CO2 asociadas a la generación de energía eléctrica en 978 toneladas CO2/año.

Esta iniciativa también se ha llevado a cabo en las instalaciones de Navidul en Trujillo (Cáceres), está en proceso de montaje en las fábricas de Jamones Burgaleses (Burgos) y Torrente (Valencia) y se extenderá próximamente al resto de centros de producción de la compañía en Ólvega (Soria), Villaverde (Madrid) y Torrijos (Toledo). Asimismo, en el campo de las energías renovables, Campofrío Frescos está trabajando junto a un socio energético para convertir en biogás los residuos generados en sus instalaciones y reutilizarlo en sus procesos productivos.

La compañía también está implementando su Estrategia Campofrío Envases Responsables sustentada en cuatro pilares: cambio del porfolio de productos a envases 100% reciclables, iniciado en 2021; reducción de la utilización de plástico virgen, que actualmente se sitúa en un 9%; incremento del contenido de material reciclado hasta el máximo técnicamente posible, situándose en torno al 60% en los productos loncheados y en un 80% en las pizzas; y el estudio de otras soluciones de envases. «Deseamos liderar un cambio en la forma de concebir los envases para que además de ofrecer máximas garantía de calidad y seguridad alimentaria, sean más respetuosos con el medio ambiente», resalta un portavoz de la empresa. Asimismo, en 2020, Campofrío se convirtió en la primera empresa cárnica en obtener la certificación de Residuo Cero de AENOR para el complejo de La Bureba (Burgos), que este año prevé renovar y extender a otros centros de producción. Esta  certificación  pone el foco en los puntos de generación de residuos para reconocer el impulso de la Economía Circular que prioriza la reutilización y el reciclaje aprovechando los residuos como materia prima para nuevos procesos. 

El compromiso de Campofrío por la sostenibilidad no supone solo una declaración de intenciones, sino que está avalado por organismos independientes. Las instalaciones de sacrificio de Campofrío Frescos, la unidad de negocio de productos frescos de la compañía, ha logrado la calificación de excelente durante tres años consecutivos en la auditoría de Bienestar Animal basada en el protocolo de referencia europeo Welfare Quality®, realizada por la certificadora AENOR. Asimismo, la compañía ha encargado al auditor independiente Bureau Veritas la verificación de la implementación del protocolo de Bienestar Animal de Sigma, empresa a la que pertenece Campofrío, consiguiendo auditar en el último año al 65% de sus proveedores con mataderos de porcino en España.

Asimismo, en 2020, Campofrío se convirtió en la primera empresa cárnica en obtener la certificación de Residuo Cero de AENOR para el complejo de La Bureba (Burgos), que este año prevé renovar y extender a otros centros de producción. Esta certificación pone el foco en los puntos de generación de residuos para reconocer el impulso de la Economía Circular que prioriza la reutilización y el reciclaje aprovechando los residuos como materia prima para nuevos procesos.

Una compañía sostenible también cuida a sus empleados y los últimos informes indican que Campofrío está en la dirección correcta. De acuerdo con el ranking Merco Empresas y Líderes 2021, Campofrio es la tercera compañía de alimentación con mejor reputación en España. Asimismo, el ranking Merco Talento, la sitúa como la segunda empresa más atractiva del sector para trabajar y  como la 22ª empresa española con mayor capacidad para atraer y retener a los trabajadores. 

De forma paralela, Campofrío cuenta con diferentes iniciativas para apoyar la diversidad en el entorno laboral, como el acuerdo firmado con la Fundación ONCE, entidad con la que lleva colaborando desde 2013 a través del programa Inserta, y que, en 2022 supondrá la contratación de 15 personas con discapacidad durante los próximos dos años, llegando así a las 72 contrataciones desde el inicio de la colaboración. Asimismo, ha suscrito el Charter Europeo para la Diversidad de la Fundación Diversidad en España y este año comenzará a formar parte de la Red de empresas comprometidas con la Diversidad (RED+D).

«En Campofrío creemos en la formación como herramienta esencial para impulsar la inclusión laboral de las personas con discapacidad y los colectivos con necesidades especiales, por lo que apostamos por programas encaminados a normalizar la vida de las personas con otras capacidades», añaden las mismas fuentes. En este sentido, la Fundación Asindown y Campofrío firmaron un acuerdo de colaboración para desarrollar un proyecto de formación en hostelería adaptado a las necesidades del alumnado con síndrome de Down y discapacidad intelectual.

Campofrío promueve, asimismo, el talento joven colaborando con más de 40 Universidades y centros de Formación Profesional para apoyar el desarrollo de una enseñanza de calidad, y participa en diferentes proyectos como la Alianza para la FP Dual o STEM Talent Girl, con el objetivo inspirar, educar y empoderar a la próxima generación de mujeres líderes en ciencia y tecnología.

Alimentación equilibrada

La innovación dirigida a fomentar una dieta equilibrada ligada al sabor y el placer para toda la familia también es parte esencial de la estrategia de Campofrío, manteniendo siempre como objetivo responder a las nuevas tendencias y a las necesidades de los consumidores.

Como parte de este compromiso, Campofrío se ha adherido al Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) que se concretó en la reducción del contenido de sal y grasa de más de 130 productos de las marcas Campofrío, Navidul, Revilla y Oscar Mayer. Asimismo, y con el deseo de  fomentar unos hábitos de vida saludables y reforzar vínculos con las comunidades donde está presente, la compañía cuenta con programa Campofrío se mueve. «Creemos en la actividad deportiva como motor de las ciudades y como vía de crecimiento personal que, además, inculca valores tan esenciales como el esfuerzo, la superación o el trabajo en equipo», indican desde la compañía.

En este marco, el proyecto aglutina una serie de iniciativas para promover el desarrollo deportivo de los equipos locales en evolución y fomentar hábitos de vida saludables a través de jornadas educativas, cursos o charlas, entre otras actividades. El programa, que se inició en 2018 con Burgos se mueve, se extendió en 2021 a las provincias donde se encuentran el resto de sus fábricas: Soria, Valencia, Cáceres y Toledo. Cada provincia da nombre a la iniciativa local que, además, está respaldada por la marca con mayor presencia en cada una de las zonas:  Campofrío, Navidul u Oscar Mayer.