«Tener 3.260 consultorios locales no es dar sanidad»

Santiago González
-
El candidato de Ciudadanos, Francisco Igea - Foto: Leticia Pérez (Ical)

El vallisoletano Francisco Igea, al que le gusta la música de Händel, es un médico que se define como un tipo normal, de palabra y terco, muy terco, y está seguro de que la «primavera» llegará, aunque tarde, a Castilla y León el próximo 26 de mayo

Habla en todos sus actos de que llega el cambio, pero ¿en qué consiste, qué medidas propone?
El cambio incluye muchas medidas de regeneración, de política sanitaria y educativa o de crecimiento económico. El cambio supone, como lo más importante, que la administración pública no es una continuación del partido político. No queremos cambiar los directores generales, jefes de servicio o gerentes de hospitales de un partido por los de otro. Todas las personas que trabajan para la administración pública deben saber que su rendimiento se medirá de forma objetiva y eso será lo que determine su progreso. Vamos a tener una administración profesionalizada y alejada de la libre designación, por tanto vamos a instaurar la libertad, la gente no necesita ser de una familia del PP, ni de PSOE, ni amigo de nadie... la administración pública es independiente y funciona con criterios objetivos.
El cambio supone también acabar con el clientelismo, desde la contratación de obra pública hasta los planes de medios. La sanidad tiene que ser medida servicio a servicio y hospital a hospital con su calidad, sus resultados y su eficiencia. Los gerentes de los hospitales tienen que responder de ello públicamente en el Parlamento porque son directores de las empresas públicas más importantes de la región.
¿Ese cambio pasa obligatoriamente por un cambio del partido de gobierno?
Pasa obligatoriamente por que Ciudadanos tenga la fuerza suficiente para imponer esas medidas.
Cs ha reiterado que no es posible pactar con el PSOE en ayuntamientos y autonomías si sus dirigentes no se desmarcan de Pedro Sánchez. ¿Sería posible pactar con Luis Tudanca, firme defensor de Sánchez?
Sería posible pactar con cualquier partido que apostase por la igualdad. Y  la igualdad de los castellanos y leoneses con el resto de los españoles es no pactar con el supremacismo, con cualquiera que piense que son mejores, que necesitan medidas fiscales distintas o quieran derechos distintos. ¿De qué es partidario Tudanca y el PSOE de Castilla y León? Todavía no lo sabemos. Nosotros estamos esperando si los diputados socialistas de la Comunidad van a votar a favor o no de una Ebau única, de una financiación autonómica que tenga en cuenta la dispersión de esta Comunidad, etc.
Si el PSOE apostara por el cambio de esta Comunidad debería apostar obligatoriamente por eso. Es difícil sí, pero si Tudanca levanta el dedo a favor de la igualdad y en contra de Sánchez, nosotros le escucharemos.
¿Van a condicionar el apoyo en la Junta a las votaciones de los diputados en el Congreso?
A medidas reales a favor de la igualdad. Tudanca, imagino yo, tendrá la misma libertad en manifestarse a favor de la igualdad que tiene Iceta en manifestarse a favor de la desigualdad.
¿Echa en falta una mayor estructura territorial del partido en el territorio de Castilla y León?
Bueno, nosotros tenemos candidaturas en más de 450 municipios y con gente del pueblo porque hay partidos con gran estructura territorial que se traen candidatos de Tenerife. Nosotros no nos hacemos trampas al solitario. Nosotros cubrimos más del 90% de la población y hemos crecido muchísimo. 
Hace cuatro años propugnaban directamente su eliminación, ¿aún siguen planteando esto?
Seguimos proponiendo la eliminación de las diputaciones, pues nos sigue pareciendo una administración ineficaz, que gasta el 70 u 80 por ciento de sus recursos en mantenerse a sí misma. Es además una administración esencialmente clientelar.
Las diputaciones no han demostrado ser eficaces en la lucha contra la despoblación, ni en la promoción del desarrollo y la innovación... Y eso es incontrovertible.
¿Y qué proponen para los pequeños municipios?
Hay que eliminar niveles administrativos inútiles y procurar agrupar los servicios y ordenar el territorio. Esto se ha hecho en otras partes del mundo y ha funcionado. Aquí no se hace porque hay partidos políticos cuya estructura vive de estos niveles administrativos. Lo que proponemos es sentarnos a hablar del futuro de la Comunidad sobre los modelos de las Tierras Altas de Escocia y otros lugares en Europa, donde se han producido procesos de agrupación de servicios municipales y han funcionado.
Esto no condiciona nuestra política, ya que sabemos que a corto plazo no es posible, pero se mantiene.
En Castilla y León hay un modelo de ordenación territorial prácticamente aprobado a falta únicamente de los mapas rurales.
Hemos colaborado en ello y vamos a mantener nuestro apoyo. Eso no impide que nuestro objetivo a largo plazo sea más ambicioso.
La sanidad ha sido el caballo de batalla esta legislatura. Usted es médico y los propios profesionales proponen suprimir consultorios locales y reorganizar el servicio. ¿Cuál es su propuesta?
Es necesario reordenar las zonas de salud, acabar con los médicos de área y dar una medicina de calidad en el mundo rural, con medios y capacidad de diagnóstico. Hay que facilitar la vida a la gente del mundo rural no haciéndole desplazar cinco veces a un hospital, por lo que proponemos consultas de alta resolución para quienes viven a más de 50 kilómetros de su hospital. Hemos hablado con colectivos de médicos y hay que ser valientes y reordenar las zonas si queremos darle a la gente que vive en el mundo rural una sanidad más accesible, de mayor calidad y con mejores resultados.
¿Esto va en contra de miles de consultorios locales?
Hay que decir la verdad a la gente y es completamente irracional tener 3.260 consultorios locales y más de 7.000 camas. Los consultorios no tienen medios diagnósticos ni capacidad para resolver los problemas. Eso no es dar sanidad, eso es pasar la mano por el lomo a tus alcaldes para que te mantengan en la diputación. Nosotros queremos un mejor servicio de salud, más eficaz.
¿Esto también sucede con las escuelas rurales, abiertas con cuatro alumnos?
Vemos una diferencia con la sanidad. Nosotros somos partidarios de los resultados y en la escuela son muy buenos, según el informe Pisa, por lo que seremos muy prudentes en cambiar la organización y el funcionamiento de la enseñanza obligatoria. Aunque sean difícilmente sostenible hay que tomar medidas con más prudencia.
Las listas de espera también son medibles?
Son medibles, aunque se falsean de manera sistemática. Nosotros nos comprometemos a acabar, reducir progresivamente e igualar las listas de espera. La primera de ellas, evaluar el rendimiento de todos los centros, servicio a servicio, hacerlo público y transparente y que la gente dé explicaciones de los resultados en el Parlamento.
Y luego permitiremos a la gente elegir hospital. Si tengo que esperar para hacer una colonoscopia 12 meses en un hospital, 8 en otro y dos en un tercero, por qué no puedo elegir... es un servicio público, los pago igual, mi tarjeta da los mismos derechos. Este sistema funciona en otros países y en la Comunidad de Madrid y nos permitirá igualar y reducir las listas de espera.
Ustedes hablan siempre de igualdad. ¿Cómo corregir los desequilibrios territoriales internos?
El sector público tendrá que estar más presente donde hay menos desarrollo, pero nosotros no somos nacionalistas ni de provincias. Hay sitios en la Comunidad que tienen un 20 por ciento de paro y mucha despoblación y otros con despoblación pero sin paro, y nos les podemos tratar igual. Nuestro objetivo es igualar las condiciones de vida de los ciudadanos independientemente de donde estén. Para eso hay que tomar a veces medidas locales, pero nosotros no seremos de Zamora, de Soria o de Burgos, seremos de la tasa de paro, de despoblación, de falta de servicios sanitarios. Lo que pretendemos es poner objetividad.
Todo el mundo ha descubierto ahora la ‘España vaciada’, ¿qué planteamiento tienen desde Cs para intentar combatir este problema?
Nuestra propuesta es el crecimiento. No habrá lucha eficaz contra la despoblación si no hay crecimiento y si no cubrimos de servicios e infraestructuras esenciales el medio rural. Hay cosas que son imposibles de frenar, que nadie piense que vamos a poder mantener los 2.248 municipios que tiene esta Comunidad y el que diga eso miente. Pero si queremos que la gente viva en el campo tiene que tener posibilidades de crecimiento económico y disfrutar de servicios. Así como las infraestructuras mínimas necesarias, entre otras la cobertura de internet de alta velocidad en todo el territorio. Y eso no será solamente con fibra óptica porque es imposible, tenemos que apostar por la tecnología de futuro y no ir siempre a remolque, y el futuro está en el inalámbrico, en el 5G y esa es la manera más rápida y eficaz de cubrir todo el territorio.
Ha hablado en varias ocasiones de candidatos libres. ¿Qué significa para un político ser libre?
Un político libre es el que tiene un oficio, un sitio donde volver, un criterio propio y que puede decir que algo no le parece correcto y manifestarse públicamente sin que eso conlleve deslealtad con la organización y las normas del partido. Gran parte del problema de los políticos en España es que tienen como objetivo permanecer en la vida política y la administración. Nuestro objetivo no es permanecer, sino cambiar las cosas. Esa es la diferencia entre los países que tienen limitación de mandatos y los que no.
¿Su estrategia pasa por entrar en el Gobierno o seguir apoyando puntualmente desde fuera?
Nuestra estrategia es cambiar las cosas, desde dentro o desde fuera. No obstante, lo que queremos es gobernar y presidir la Junta.
¿Y si no les da para presidir?
Nuestra idea es entrar en el Gobierno para cambiar las cosas, pero no entraremos a cambio de unas consejerías. El voto a Ciudadanos es un voto garantizado para cambiar las cosas.
¿Qué se puede hacer para que exista en Castilla y León un sentimiento de pertenencia?
Las encuestas dicen que el 47% de la población tiene ese sentimiento, pero en nuestro objetivo no está favorecer el sentimiento nacionalista. Queremos que los ciudadanos de Castilla y León sean más felices, vivan mejor, tengan mejores pensiones, más derechos y que se sientan ciudadanos de un proyecto común europeo. Nuestro objetivo es conseguir una igualdad de derechos y de oportunidades en una Europa unida. No somos un partido que llama a la resignación, llamamos al optimismo, al crecimiento, a la igualdad, pero ser castellano y leonés es tan importante como ser asturiano o de la Alsacia Lorena.
¿Después del 26 de mayo están dispuestos a hablar con todos los partidos, o excluye a alguno?
No nos negamos a hablar con nadie, pactar ya es otra cosa. Y pactaremos con quienes respeten nuestras condiciones y le aseguro que hay partidos que están tan alejados de eso que es muy difícil que pactemos con ellos. Personas que no creen en la UE, en la libertad de movimientos, en la tolerancia, en los valores que para nosotros son esenciales no pueden pactar con nosotros.