El ERTE de la empresa frena la obra de la piscina de Ólvega

Henar Macho
-

La actuación se ha retomado después del parón provocado por el estado de alarma y debe quedar acabada antes del 30 de septiembre

El ERTE de la empresa frena la obra de la piscina de Ólvega

Ólvega ha retomado el proyecto de su piscina al aire libre, una obra que fue iniciada en febrero pero quedó paralizada tras la declaración del estado de alarma en marzo. El equipo de Gobierno tiene previsto finalizar las obras en el mes de septiembre, de modo que el próximo 2021 la localidad moncaína podría contar con una de las obras estrella de la legislatura para la piscina de verano. Es la previsión que maneja la alcaldesa de la localidad, Elia Jiménez, para una actuación valorada en 300.000 euros, mediante la unión de dos anualidades con cargo a Planes Provinciales, destinados a la mejora integral de las instalaciones. 
En la primera fase de reforma «se va ha hacer la parte del vaso y la parte de la playa de las piscinas», explica Jiménez. Se sustituirá, por tanto, el pavimento exterior y el revestimiento del pavimento interior y se construirá un aliviadero. Aunque al Consistorio le interesaba llevar a cabo las obras durante los meses de invierno, con la idea de tener finalizada la obra antes de la temporada estival, no ha sido posible, fundamentalmente, por la paralización provocada por el estado de alarma y, como consecuencia, las medidas adoptadas por la empresa adjudicataria de las obras, la sevillana Modo Castel, que hizo un ERTE en la plantilla que aún no ha finalizado.
El Ayuntamiento de Ólvega adjudicó las obras de remodelación de las piscinas de verano el pasado mes de diciembre por un importe de 237.150,00 euros, más 49.801,50 euros de IVA, ascendiendo a 286.951,50 euros. El proyecto salió a licitación por un importe de 336.371 euros (IVA incluido) y con un plazo de ejecución de tres meses.
RETRASO. El Consistorio esperaba tener a pleno rendimiento a los trabajadores en la piscina desde mediados de junio, pero «se retrasó la cosa, ellos tenían un ERTE en su empresa y hubo problemas con el reinicio y, de hecho, todavía no tienen toda la plantilla en activo, todavía tienen gente en ERTE». Así las cosas, el personal que sí ha vuelto a la actividad en Ólvega trabaja en los vasos y la playa de la piscina. 
Con esta primera intervención «se ganará un espacio de solarium», destaca la alcaldesa quien añade que las obras «van muy despacito». «Depende de la semana, hay días que están seis, hay días que están dos, otros días ocho, depende de la empresa», detalla. 
Llegados a este punto, desde el Consistorio esperan que, al menos, se cumplan los plazos e insiste Elia Jiménez en que la fecha marcada en el calendario es el 30 de septiembre y «únicamente se han llevado a cabo los trabajos de demolición y la preparación del armado de hormigón para empezar a hacer los muros», detalla. 
«Esperamos que a lo largo de estos días se pongan manos a la obra y que a partir de ahora sí que cumplan con los plazos y que realmente vaya como tiene que ir» y «ojalá las acaben, si no ya veremos a ver lo que haya que hacer», apunta Jiménez. En una segunda fase de las obras y con un nuevo proyecto, se realizará la adecuación del acceso desde la piscina climatizada a las piscinas de verano y la depuración.
En la piscina se han llevado a cabo actuaciones puntuales: en 2015 se ampliaron los espacios verdes y se incorporó el servicio de bar y en 2017 se hizo un vaso para los niños. No obstante, la actual reforma es la más «sustancial» de todas. Se trata de una de las obras más importantes del Ayuntamiento olvegueño en uno de los principales epicentros de actividades deportivas y de ocio de la localidad. 
Así las cosas y con la piscina climatizada cerrada, los vecinos se bañan estos días en piscinas particulares o en las de otras localidades cercanas, aguardando al próximo verano para disfrutar de la piscina.