scorecardresearch

La estrella de Navidad conduce al belén de Almarza

A.I.P.
-

Los montajes del Espacio Lavadero de San Andrés de Soria y de la iglesia parroquial de Almarza se han convertido en un referente navideño en la ruta que proponen siete localidades del entorno

La estrella de Navidad conduce al belén de Almarza - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

Belenes

El puente de diciembre es el preludio de la Navidad. La iluminación de calles y plazas, las atracciones para los más pequeños, las propuestas culturales para el público familiar, los primeros dulces típicos en la mesa... marcan estos días festivos que en la provincia de Soria, como en cientos de lugares, ha incorporado una Ruta de los Belenes, promocionada por la Diputación Provincial, que puede seguirse en siete localidades próximas a la capital y cercanas entre sí: Garray, Tardesillas, Fuentecantos, Tera, San Andrés de Soria, Almarza y La Póveda. 

En este itinerario navideño, El Día de Soria hace parada en El Valle, en los dos montajes más conocidos en este entorno. Es de obligada visita, sin desmerecer ninguna propuesta de los alrededores, el Belén en el Espacio Lavadero de San Andrés de Soria (horario de 10.00  a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas; cerrado, jueves y viernes). Es la sexta edición de este Belén compuesto por medio millar de figuras, en el que destacan los recursos naturales en composiciones y adornos, así como la ambientación con el sonido del agua y de los animales, que son los preferidos de los niños. 

Nieves es la informadora turística que, por segundo año consecutivo, se ocupa de guiar a los visitantes en este Belén, «el más grande de la provincia», asegura, que el año pasado recibió más de 4.000 visitas. Una cifra que, previsiblemente, se verá incrementada con creces en esta ocasión, teniendo en cuenta que desde el sábado unas 1.000 personas se han desplazado a este singular enclave para conocer todos los detalles del original montaje.

La alcaldesa de Almarza, Ascensión Pérez, es la autora de esta propuesta navideña que arrancó como una actividad más para darle contenido al lavadero centenario recuperado, en el que se suceden exposiciones de diferentes temáticas, y que cada año ha ido creciente hasta convertirse en todo un referente de la Navidad en la comarca y en la provincia de Soria. «El agua es el elemento principal del lavadero y ofrecía grandes posibilidades para hacer las cascadas [este año hay dos]. Además, tenemos elementos naturales suficientes en la zona, de nuestras señas de identidad, para destacar como la tierra de diferentes colores, el acebo, el muérdago, la madera, el musgo...», cuenta la regidora. Además, puntualiza, como las figuras que se van adquiriendo no están a la intemperie, les permite conservar y ampliar la colección. 

En este sentido, Ascensión Pérez avanza que la idea es sumar piezas en movimiento y Murcia cuenta con la mejor oferta de este tipo de artículos, de modo que en 2022 habrá una visita a los artesanos de aquella región para elegir nuevos elementos. Los donativos de los visitantes, que participan en un sorteo (para niños y adultos) en el árbol de los deseos, permiten ampliar anualmente la colección del Belén de San Andrés de Soria.

Entre las novedades de este año, además de las dos cascadas de agua, se ha sumado una cueva que «es como un paraíso a parte», en opinión de la informadora turística, y un curioso molino fabricado con una caja de vino. Porque muchos elementos son manualidades hechas a partir de materiales reciclados. La alcaldesa pone el acento, entre otros, en los productos de las huertas confeccionados con porcelana rusa.

un mes de trabajo. Montar este espectacular Belén, que ocupa toda la superficie del lavadero, requiere una inversión sustancial en tiempo y dedicación. La actuación se inició el pasado 4 de noviembre y durante todo el mes se ha ido completando el proceso, de forma más intensa durante la última quincena. «El sistema de bombeo de agua lo instala el personal municipal. Y, en general, también ayudan los vecinos. Este Belén lo hacemos entre todos», advierte la alcaldesa.

Así las cosas, Ascensión Pérez pone en valor el impulso a la Ruta de los  Belenes de las siete localidades, ya que, a su juicio, supone un revulsivo turístico y económico más para la zona. De hecho, la iglesia parroquial de Almarza es otra de las paradas obligadas en este trayecto belenista. «Es también un Belén precioso, totalmente distinto al de San Andrés, por lo que se complementan», apostilla la representante del municipio.

de casa a la iglesia. El autor del Belén de la iglesia de Almarza (también se podrá visitar hasta el 9 de enero, en horario de 12.00 a 15.00 y de 17.00 a 19.00 horas) es Álvaro Morales. Nos explica, mientras entran y salen niños y mayores a contemplar cada rincón de esta propuesta navideña, cómo la tradición hogareña dio al salto al templo parroquial, principalmente, porque las dimensiones que iba tomando la composición no resultaban adecuadas para una vivienda. «Empecé a montarlo aquí en 2013. Antes lo hacía en casa. El primer año que lo puse en la iglesia, lo que en casa era un mundo aquí se quedó pequeño, así que poco a poco lo fui haciendo más grande, incorporando cosas nuevas que hago yo», cuenta.

Este vecino almarceño relata que hay escenas que no son típicas de un Belén, como la vendimia o la matanza del cerdo, pero que forman parte de la idiosincrasia soriana. Las edificaciones también son obra de Álvaro Morales, que pone el acento en que la novedad de esta edición es la jaima egipcia, «una cueva que llega hasta el final, con las dunas del desierto, las pirámides, etcétera».

Las figuras que integran las distintas escenas las compra en Soria, aunque algunas se las han traído de Madrid, como las de conforman la panadería. «Además, este año un vecino donó su Belén, porque ya no lo ponía en casa», apunta.

Álvaro Morales comenzó con el montaje a finales de octubre, porque hay que sacar todas las piezas, montar cada una de las escenas y construir con papel de embalar la mayor parte de las estructuras que dan forma a este Belén, que tras el paréntesis 'COVID' de las Navidades de 2020, ha vuelto a la iglesia parroquial del pueblo. «Este puente ha venido muchísima gente, ha sido espectacular. Ya es típico visitar estos belenes desde hace años», sostiene.

Confiesa que la afición le viene desde que era niño y ponía el tradicional Nacimiento en casa. Ahora visita otros lugares en España donde son más populares los belenes para ver ideas y conocer las novedades que cada año surgen.

Envuelto en el ruido del agua, una grabación de fondo narra la historia de lo que pasó en Belén, acompasada por un juego de luces led que permiten contemplar el amanecer y el anochecer en este escenario navideño. «Ya no me supone mucha inversión, pero los primeros años sí hubo gasto. Aunque menos de 200 euros cada Navidad...», afirma, si bien resalta la generosidad en los donativos. «Hay gente que viene todos los años, ya es una tradición para ellos», agradece.